Archive for 29 diciembre 2008

el etnomasoquismo o el desprecio de la propia identidad

29 diciembre 2008

El etnomasoquismo es, aunque mucha gente no es consciente, es el  pensamiento igualitario llevado hasta las últimas consecuencias: Está previamente autocensurada cualquier crítica y denuncia  que pueda molestar a cualquier raza, cultura, religión, etc. que no sea la propia. Es decir, por ejemplo: está mal considerada la “islamofobia” pero es perfectamente legal la “cristofobia”; es casi delito el “antisemitismo” y es casi obligada la “albofobia”, es decir la crítica feroz contra la civilización, cultura o raza de los “blancos”. 

Esto es más o menos lo que viene a decir Guillaume Faye en un artículo que hemos copiado de fuegofrío y cuyo título es:

EL ANTIRACISMO COMO RELIGIÓN DE ESTADO

El antirracismo tiene la misma obsesión por la raza que el cura puritano por el sexo. Hoy, el sexo se muestra tanto como una industria como la raza es violada y disimulada. Pero en realidad este disimulo esconde una presencia obsesiva del concepto. El antirracismo ha devenido una especie de meta-religión, una forma perversa e inconsciente de racismo, en todo caso el signo de una obsesión racial. ¿Pero qué es en el fondo el racismo? Nadie lo sabe explicar ni definir. Como en todos los vocablos abusivos y con fuertes cargas afectivas, la palabra en sí carece de significación. Se le confunde con la xenofobia, y se habla así del racismo mutuo de los croatas, los serbios y los albaneses, cuando sus disputas son de carácter nacional y religioso, pero no racial

Aquí las posiciones interesantes son las de Claude Lévi-Strauss en su opúsculo “Raza e Historia” y de Zoulou Kredi Mutwa, autor del famoso ensayo “My People”, que fue la más pertinente crítica tanto del apartheid sudafricano como del modelo de la sociedad multirracial. Pero esta fue igualmente la opinión de Léopold Sedar Senghor, que teorizó sobre las nociones de “civilización negro-africana” y “albo-europea”. Estas opiniones son clasificadas en la actualidad como gravemente incorrectas. Sus tesis pueden resumirse en estos puntos:

1) La diversidad biológica de las grandes familias de la población humana es un hecho incontestable; esta diversidad es una riqueza, es el núcleo de civilizaciones diferentes.

2) Negar el hecho racial es un error intelectual peligroso, pues niega los mismos fundamentos de la antropología e instala el concepto “raza” en el rango de tabú, en paradigma mágico, cuando en realidad es una realidad banal.

3) El antirracismo obsesivo es al racismo lo que el puritanismo a la obsesión sexual. Una sociedad multirracial es por necesidad una sociedad multirracista. No se puede hacer cohabitar sobre el mismo territorio y sobre la misma área de civilización mas que a poblaciones biológicamente emparentadas, con un “mínimum” de diferencias étnicas Globalmente, las tesis de Levy-Strauss, de Kredi Mutwa y de Léopold Senghor concluyen que la humanidad no es una “mobylette”, y que no marcha con mixturas. Así, mientras que la ideología oficial niega el concepto de raza, en verdad lo está reconociendo y fortificando. La sociedad francesa no reconoce que el hecho racial se le impone, se proclama por todos sitios, empezando por los inmigrantes. En los suburbios y en las “zonas sin derecho”, los franceses autóctonos son tachados despectivamente como “galos”, o, más frecuentemente, como “quesitos” (“petit fromages”).Mientras que las razas son censuradas como inexistentes y no se les reconoce ninguna realidad, la cuestión racial está más presente que nunca.

Es evidente que las “razas puras” no existen y que el concepto no tiene sentido biológico, pues toda población es producto de un “phylum” genético muy diverso. Pero esto no quita existencia al “hecho racial”, ni a las razas. Incluso una población mestiza constituye un hecho racial, y no se puede decir que en Sudamérica o en las Antillas el mestizaje haya creado nuevas razas. Los antirracistas, que niegan la realidad del concepto de raza, son favorables al “mestizaje”, militan por la “mezcla de las razas”, y niegan por tanto su propia realidad. ¿Entienden quizás que con el mestizaje las razas dejarán de existir? De forma dogmática se empeñan en demostrar “científicamente” que las razas no existen, y que por lo tanto la modificación del sustrato biológico en Europa no tendrá consecuencia alguna, sino tan solo influencias benéficas. Esta es la tesis envenenadora del “totum cultural”, en la que ni siquiera sus propagadores creen con seriedad.

De una parte la ideología oficial niega la existencia de las razas humanas, señalan las diferencias insignificantes en los cromosomas personales, pero por el otro la ley prohibe las discriminaciones raciales “en nombre de la pertenencia o no pertenencia a una raza, étnia o religión”. Entonces, ¿las razas existen o no existen? En la simple lógica aristotélica o leibniziana, es un absurdo reprimir a quienes cometen un delito contra un sujeto jurídico que no existe de hecho. Por otra parte se proclama la inutilidad de las distinciones raciales, pero se aplican legalmente cuotas de favoritismo racial. Se niegan las “diferencias raciales” pero se pone el punto en las “discriminaciones raciales positivas”. (…) Como toda realidad antropológica y, más generalmente, natural, el hecho racial no es un “hecho absoluto”, pero es un hecho. Su negación actual por la ideología dominante constituye el signo y la prueba de que la cuestión racial ha devenido fatídica. Toda civilización enferma tiende a censurar la realidad de su mal y a hacer de ella un tabú. No se habla de sogas en la casa del ahorcado. La ideología hegemónica procede así con un trabajo de silencio, con un secreto de familia

El sociólogo negro sudafricano, de etnia zulú, Kredi Mutwa, escribía en su revelador libro “My People” (Penguin Books, Londres, 1977): “Negar las diferencias fundamentales entre los negros y los blancos, las dos grandes familias raciales de la humanidad, es negar la naturaleza y la vida. Es tan estúpido como afirmar que la feminidad y la masculinidad no existen. Aquí se descubre una falta de sentido común en el espíritu occidental. El hombre negro acusa en sí mismo más que el blanco su personalidad racial, y es por naturaleza más reticente a aceptar la utopía de un hombre universal”

En el mismo sentido, Léonine N´Diaye, en su obra “Le Soleil” (Dakar, 021121987), escribe: “Al igual que existen diferencias entre los pueblos blancos, entre los hispanos y los nórdicos, por ejemplo, también existe esa diferencia entre las etnias tribales africanas. La humanidad está dividida en grandes familias con su propia personalidad, cultura y hecho biológico”. Entre los africanos, como entre los asiáticos la naturalidad del hecho racial no ofrece problemas. Se reivindica con toda tranquilidad. La negación psicótica del hecho racial en Europa se apoya en la esperanza de que disimulando el hecho racial puede purgar el pecado original del racismo y crear al mismo tiempo una sociedad idílica, un paraíso extraterrestre. (…)

En el censo de la población francesa de 1999, el Instituto Nacional de Estadística no hizo ninguna referencia al origen étnico ni a la religión. Los franceses no debían conocer las cifras reales, Max Clos, presidente del instituto, explicó en Le Figaro (05/03/99): “Una comisión de sociólogos explicó que la menor referencia sobre el carácter étnico o religioso de una ciudad o un barrio podría provocar reacciones racistas. Las gentes tienden a creer que una mayoría de población magrebí o africana crea inseguridad”. ¡Fantástico!… como si “las gentes” no se percataran ellas mismas de la realidad al andar por las calles. Este es un perfecto ejemplo de engaños al pueblo, de negligencia del poder y de “transparencia democrática”

¿Por qué el enfermo desconoce su fiebre, por qué se niega a mirar el termómetro? ¿Porqué los poderes niegan que la inmigración es de hecho un cataclismo social, que está en marcha una colonización, por qué se comportan como si la emigración no existiese?. El estado se ha vuelto de nuevo censor, a veces se refiere a las poblaciones afro-magrebíes como “representantes de la población que vive en la periferia”… asombroso eufemismo. El Instituto de Estadística niega el hecho étnico y racial y se niega a hacerse pregunta alguna sobre este hecho. Los poderes públicos, atontados por la psicosis antirracista y el tabú étnico, disimulan voluntariamente las cifras de la inmigración. Pero al mismo tiempo, remarca sus contradicciones, como corresponde a toda ideología alejada de la realidad, pues implícitamente reconocen el carácter étnico de la colonización, reconocen que los inmigrantes rechazan la asimilación. Los poderes públicos colaboran con los inmigrantes colonizadores para moldear la opinión pública. Pues en una sociedad mediática las gentes creen menos en lo que ven que en lo que les inculcan los mass-media.

 

denunciemos el tráfico de mujeres eslavas

27 diciembre 2008

ukrania-aesyd

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre tantas injusticias y crímenes sociales que se cometen en el mundo, rara vez los medios de comunicación informan de  algo archisabido: las bellas mujeres del Este de Europa son objeto del asedio de mafias y organizaciones relacionadas con la prostitución. Por esta razón merece recogerse lo que  en dos blogs se denuncia. Uno es de Ukrania y el otro es aesyd, del cual recojo algunos párrafos referentes a una manifestación (foto de arriba) contra el llamado “turismo sexual” :

Una de las estudiantes explica: “Muchos de los extranjeros vienen aquí (a Ucrania) por sexo …. No queremos que nuestro país se convierta en un gran burdel. Es una vergüenza y es avergonzante” (en el sentido de humillante).

“(…) Para que nos demos cuenta de lo intolerable que es el ambiente, otra de las estudiantes cuenta que, durante las noches de verano (el 2007, Ucrania contó con 22 millones de turistas): “no pasaban dos minutos después de salir a la calle y se veía rodeada de cinco extranjeros que me tocaban y ofrecían dinero”.

un humorista muy judío (no muy jodío!)

25 diciembre 2008

woody-allen

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Woody Allen,… que no es su verdadero nombre, tuvo problemas judiciales porque se llegó a casar con su hijastra… bastante más jóven…  Lo cual no es de extrañar en alguien con antecedentes bíblicos.

La razón de este posts es su peculiar filosofia, sarcástica e irónica, desvergonzadamente judía.  Para quienes tenemos sentido del humor y filosofía incluso opuesta a la suya nos satisface recrearnos con su cine, y por eso nos es grato saber que se ha publicado, en inglés,  un libro sobre las geniales frases del humorista. En efecto:

“El periodista barcelonés Víctor Fernández recoge en el libro ‘Desmuntant Woody Allen’ (‘Desmontando a Woody Allen’, en castellano) las frases más célebres del pensamiento del cineasta neoyorquino, extraídas de toda su obra (…).El periodista asegura que “en ningún otro sitio, ni siquiera en Estados Unidos, donde se pueden leer libros sobre diálogos de los Hermanos Marx o discursos de George W. Bush, existe un libro similar con las frases más conocidas de Woody Allen”.  (…).

Con todo, detrás del título ‘Desmuntant Woody Allen’, podemos encontrar el pensamiento ‘alleniano’ en estado puro, estructurado en los grandes temas recurrentes de su cine: el sexo y el amor, los judíos y la religión, el psicoanálisis y Freud, la vida en general y el mismo cine.

El autor del libro  recuerda “aquel memorable diálogo en el que Allen pregunta a su “ligue”,  ‘Annie Hall’,  qué hará el sábado por la noche, y cuando ésta le responde que suicidarse, entonces él repone: ¿Y el viernes por la noche?”.

 Víctor Fernández opina que Allen exhibe una “capacidad extraordinaria para reírse de su propia fe y del nazismo, y pone como ejemplo una frase en la que Allen señala: “Hace más de un año que no tenemos relaciones (sexuales, of course) y lo sé porque la última vez que lo hicimos [ what?] era un 20 de abril, día del cumpleaños de Hitler”.

Fuente:

 

 

 

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/17/cultura/1184687760.html

 Nota de YRANIA: No creemos que Woody Allen se burle de la religión judía o de su identidad  judía… tan sólo es la coartada para dar rienda suelta a sus fobias anti-nazis, o anti cristianas. Uno de sus filmes es una sátira descarada contra el culto católico a la virgen Maria, pero es una de sus obras menos conocidas y de menor calidad.

Fuente:  

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/17/cultura/1184687760.html

admirables libertinas

23 diciembre 2008

el tabaco esclaviza y mata

21 diciembre 2008

https://tresmontes.wordpress.com/2008/12/09/el-tabaquismo-esclaviza-y-enferma/

 

Aquí podemos leer cómo durante el III Reich se inició una cruzada seria

y con fundamentos científicos y morales contra la adicción al tabaco.

Después de 1945 el tabaquismo se expandió ferozmente a todo el mundo con la complicidad de todos los medios de “comunicación”.

Hoy aunque tarde, se reconoce que millones de personas mueren anualmente a causa el cancer pulmonar y se intenta erradicar el tabaco, quizás con el secreto fin de que su lugar lo ocupe otra droga más rentable económicamente. Lo cierto es que la mayoria de la gente, en Occiente, ignora que ya la Iglesia Católica condenó el tabaco, como hábito nocivo e inmoral, en el siglo XVI. Los “ilustrados” tomaron a broma esa sabia medida e incluso difundieron la idea de que fumar es “moderno y progresista”. Después de la guerra mundial II incluso se consideró infamante no fumar “ya que ni Hitler ni Franco fumaban”.

una iglesia que progresa hacia la ruina

19 diciembre 2008

Una imágen vale por mil palabras.  Si en los años treinta ( en Alemania) se habló de “arte degenerado”, hoy, en 2008 habría que hablar de “iglesia degenerada”.  Si en el primer caso se contraponía, por ejemplo, un Durero o un Velazquez, con un Picasso o un Matisse; en el segundo el contraste está entre  fotografías del clero católico y ortodoxo de antes del Vaticano II y fotografías como está:curas_parroquia_san_carlos_borromeo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos tomado esta fotografía del blog reflexionesdelaerazp.

Sobre el grado de autenticidad cristiana que se podría hallar en la “iglesia progre” de Entrevías  … (en Madrid) habla el hecho de que a los “servicios religiosos” acudian, al parecer, feligreses  musulmanas.

En efecto, en revolucion_che , el 4 de octubre de 2007, se decía:

“Javier Baeza, el párroco de la iglesia de San Carlos Borromeo, en Entrevías (Madrid), ha anunciado que el próximo sábado 6 de octubre acogerán a jóvenes musulmanes para celebrar con ellos un día de Ramadán.”

La guerra de David Irving

17 diciembre 2008

di_kw_0703_150davidirving

 

 

 

 

 

 

 

 

En esta sala de un hotel de Madrid, se celebró el domingo, día 14 de diciembre, según informa el diario “El Mundo”, el lunes 15, la conferencia del historiador británico David Irving acerca de su libro “La guerra de Hitler”, voluminoso tratado sobre la SGM. Adelantó que en la actualidad está preparando una biografía sobre Himmler.

Debido a amenazas anónimas, a última hora hubo que cambiar el lugar de la conferencia.

¿Será beatificado el Papa Pio XII?

11 diciembre 2008

200px-piusxii240px-papa_benedetto-265-papa-de-la-iglesia

3075736330_222096dbb8_m

En un blog alojado en PeriodistaDigital, Juan Fernández Krohn, escribe un ilustrativo artículo titulado 

 Pio XII: una beatificacion controvertida…y comprometida (prueba crucial para el pontifice alemán) 

y que aquí reproducimos casi íntegramente:

El diario francés « Le Figaro », en su número de hoy, publica en su segunda página un artículo/reportaje a todo destaque bajo el titulo ruidoso (se me reconocerá) : «¿Por qué Benedicto XVI no acaba de decidirse a beatificar a Pío XII ? » Y lo menos que se puede decir es que el tema -y el articulo igualmente- se prestan a comparaciones…Pio XII forma parte de la infancia de muchos católicos españoles, a mi generación me refiero por supuesto. Cuando falleció en 1958 -tenía yo nueve años- el luto que se impuso por todas parte, al interior incluso de muchas familias españolas (como la mía), quedaría grabado a fondo en la memoria colectiva. (…/…) Pio XII –aun secretario de Estado al estallar la guerra civil española- quedaría asociado en el recuerdo a la pastoral colectiva del episcopado español que refrendarían todos los obispos católicos en el mundo entero (con una o dos..tres excepciones -tres-… españolas y harto ilustrativas cada una de ellas). Pero Pio XII –en mi opinión- fue sobre todo el papa que contribuyó decisivamente a salvar y a garantizar la sobrevivencia del régimen de Franco, aislado internacionalmente tras la derrota de los nazi/fascismos a seguir al 45. Fue el que le prestó al régimen de Franco gran parte de la poca cobertura internacional de que disfrutar pudo en todos aquellos aquellos años difíciles del bloqueo, hasta la firma –en el 53- del acuerdo con los Estados Unidos. Se dirá que no podía hacer menos que eso pero no es cierto, porque mantener una actitud como aquella, tan atípica, tan insólita, en el clima hostil a España y a su régimen que se respiraban por todas partes en aquellos años de la postguerra no fue sin duda tarea fácil, de cara a extraños como tampoco de puertas a dentro. Un detalle altamente sigificativo: la actitud apenas oficiosa del entonces Nuncio en Paris, justo terminada la guerra (mundial) el cardenal Roncalli, futuro Juan XXIII (el ”buen papa” Juan) que no disimulaba sus aversión a los representantes diplomáticos españoles a los que no ahorraba desplantes en las recepciones diplomáticas, algo que yo empecé a oir como moneda en curso de labios de algunos de mis compañeros (franceses) en el seminario de Econe con todos los visos de credibilidad en principio : no eran españoles ¿que interés tendrían en decir aquello? Y de hecho –signos de los tiempos entonces- con el buen papa Juan empezaron a soplar en España vientos de guerra (psicológica)…Un chascarrillo que corría en Italia en los años que siguieron al Concilio tras la introducción (en 1965) de su causa de beatificación se pasa de comentarios y fue que el mayor « milagro » del buen papa Juan lo eran las montañas de papeletas electorales de votantes católicos -« in crescendo » durante los años de su pontificado- que iban a engrosar en cada elección las listas de los partidos de izquierda. Un grandioso milagro electoral desde luego. Se habla sobre todo –fuera de España mucho más que dentro, es mi impresión al menos- « del silencio de Pio XII », lo cual traduce si no una ambigüedad si una ambivalencia, y es que si Pio XII no condenó el antisemitismo nazi como después «a posteriori » se le reclamaría, tampoco se prestó nunca a explicarse de modo ninguno sobre su pasado personal –de una primera fase de su carrera- de nuncio en Munich (puesto clave, de envites cruciales y delicados de siempre para la diplomacia vaticana pero sobre todo en aquel entonces, en donde fue testigo directo de primera mano (super) privilegiado del ascenso irresistible del nacional/socialismo a seguir a la derrota de los imperios centrales en la gran guerra. ¿Por qué ese silencio, sobre su propio pasado, sobre si mismo? ¿Lapsus de memoria como tantos de los que adoleció la Iglesia –que me diga la Roma pontificia- a lo largo de su historia o más bien sintomático y revelador de secretos de iglesia (y de Estado) que el papa Pacelli se llevaria consigo a la tumba? En un articulo en « ABC » un tanto sibilino, calco de su estilo mas tipico, por vuelta del dos mil, venia a decir Carlos Luis Alvarez (« Candido ») que muchos católicos habian sido en el siglo XX victimas de los complejos de culpa –de autoimmolacion decía- que la Iglesia les habia legado y sin duda alguna que hablaba en primer lugar « pro domo », de sí mismo, hijo de padre fusilado por los rojos durante la guerra civil española… Los católicos españoles y, a imágen de ellos, el resto de la grey católica a escala del planeta acabarían –salvo excepciones (que confirman la regla)- « fascistizando » (o fascitizandose) más o menos en la década de los treinta….En zona nacional la fusion simbólica e ideológica se produjo a gran escala y con intensidad variable pero no menos intensa… A unos partidos « fascistizados » (la expresión, acertada, la acuño Ramiro Ledesma) corresponderian unos electorados igualmente fascistizados que lo llegarían a ser mucho mas (o del todo) con el estallido de la guerera civil española. Y la ilustración immejorable la ofrece esa imagen o más bien esa matriz fotografica –reproducida en un sin fin de fotos de periódico de los largos años del régimen de Franco- de manifestaciones, actos y ceremonias y solemnidades publicas, civiles como religiosas, con el telón de fondo siempre presente de muchedumbres, católicas por propia definición todas ellas, saludando (siempre) el brazo en alto, el saludo fascista (o fascistizado)… Los vascos nacionalistas que también eran católicos, no cuentan ya digo sino en confirmación de la regla, e incluso una actitud tan insólita igualmente, de católicismo antifascista militante (a partir solamente « grosso modo » de 1942) como la de Plinio Correa de Oliveira –el profesor Plinio -, a la que en este blog se habrá hecho ya alusión, fue bastante excepcional por no decir (casi) única en el seno del catolicismo…en el mundo (luso) hispánico por lo menos. Y sin duda que los motivos profundos que llevaron a aquella actitud al conjunto del catolicismo mundial se verían rodeadas hasta hoy de tabúes espesos e inviolables, a la medida sin duda del envite histórico e iedeológico que suponen o representan : y es por lo que ocultan o traicionan (a la vez) del conjunto de medias verdades…o para decirlo en crudo –sin eufemismos- del poso o del fondo de verdad, de verdades ca-to-li-cas, indesmentible y operante de una forma u otra en los totalitarismos vencidos tanto en el fascismo como en el nacional/socialissmo aleman incluso…
¿Malo todo él, conjunto de maldades sin mezcal de bien alguno, el nacionalsocialismo? «¿ Intrinsecamente perverso » (Divinis redemptoris) igual que el comunismo ateo; tal y como se propagó en la grey universal –y en España no digamos…- a seguir al concilio vaticano segundo? En materia de arte, del arte que floreció en Alemania durante los años del régimen nazi hay que atreverse a decir ya –al calor de esta polémica iconoclasta que estamos viviendo- que las artes plásticas del periodo nazi marcaron una ruptura neta, liberadora, con la iconoclasia rampante que destilaba el arte contemporáneo al nacer -por vuelta de la primera guerra mundial y de la inmediata postguerra- en todas y casi todas sus tendencias, como acabó (ya queda dicho tambien) por denunciarlo en un memorable ensayo el maestro Ortega. El estatuario gigantesco que acabaría plagando plazas y calles y todo tipo de recintos y lugares públicos de la Alemania nazi al borde de la guerra seria más tarde denunciado y convicto de leso paganismo desde todas los cuadrantes y todas las esquinas; no estaba menos provisto de credenciales artísticas de una Europa barroca y renacentista (y no menos católica)…Pero el argumento «a contrario » irrebatible lo ofrecería el bombardeo (por su perversidad arquetípica) de Dresde, que fue un holocausto de inocentes –ancianos, mujeres y niños en su inmensa mayoría, como lo habrá demostrado en sus escritos el historiador británico David Irving-…y a su vez una hecatombe inconoclasta (como lo serían también en cierto modo los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki) : en Dresde precisamente, joya barroca a orillas del Elba, florón sin igual en suelo alemán de Contrarreforma (católica, y española…)…Una tragedia que vino sin duda a « enmurar » (aun mas, con razón) al papa Pio XII… en sus silencios… El papa Pio XII –es un hecho- no tenía en Econe, entre mis compañeros seminaristas, muy buena prensa. Sin duda en el fondo –algo que sólo vendría a calibrar mucho más tarde- por el tufo germanizante que –justificado o no- sentían en él, pero se le reprochaba en concreto algo que hoy se le alaba y elogia en cambio «urbi et orbe» –incluso entre sus detractores- y lo es la herencia doctrinal y disciplinar que le dejaría a la Iglesia institucional como legado, que iba a preparar de cierta manera el concilio y las reformas que de él se seguirían (es cierto): en materia de estudios bíblicos, en liturgia, en doctrina (en el tema –melindroso- de la evolución) o en muchas de sus directrices pastorales…. Toda una serie de trincheras de las que los católicos integristas franceses habían hecho su principal caballo de batalla, en torno a una revindicación primera e irrevocable, la defensa del misal de San Pio X –«codificado según el rito de San Pío V »- en el que se venían a requintar y a condensar siglos de tradición litúrgica (francesa, y galicana). La misa real de Henri Dumont, las piezas litúrgicas para órgano de Marc-Antoine Charpentier, los polifonistas barrocos (franceses solo, Couperin sobre todos ellos) en pleno auge del galicanismo en la Iglesia de Roma, en el « Grand Siècle » ; incluso la música romántica de Cesar Franck, belga (y francófono, o afrancesado) –en honor todos ellos a Econe cada domingo en el seminario d Econe cuando yo allí estuve- apenas unos botones de muestra en la lista larga de agravios (litúrgicos) que los integristas franceses le reprochaban a Pío XII… Pero Pío XII fue sobre todo el papa de la “guerra fría”, del no (« niet ») al comunismo (de Stalin), de la encíclica « Divini redemptoris », de la cruzada católica anti-comunista de la posguerra europea que salvó lo que salvarse podía…En Italia para comenzar, donde un partido comunista en pleno auge (de ferrea obediencia estaliniana) se aprestaba ya al asalto al poder; lo que pareció a punto de consumarse tras el atentado (fallido) contra Palmiro Togliatti, en el 48. ¿Y qué fue lo que lo impidió, lo que hizo « in extremis » que cambiasen las tornas, hasta el punto que el malherido líder comunista acabase sintiendose obligado a hacer aquel llamamiento tan dramático a través de las ondas radiofónicas («¡Italianos volveros a vuestras casas, todavía no ha llegado la hora! »)? A ciencia cierta no se sabe sin duda aun hoy y el tema permanece al alcance y merced de investigadores pero no es gratuito el afirmar que detrás del anticomunismo resuelto de una mayoria de italianos que acabaron oponiendo un dique salvador se encontró entonces no tanto el partido mayoritario llamado entonces a representarlos sino la Iglesia misma, la iglesia católica de Pío XII. Y lo que ocurrió en Italia se vería reflejado en otros países católicos o en el catolicismo de países oficialmente protestantes como lo fue el de los Estados Unidos. Catolicismo militante de conversiones (a la fe católica) del primado de los Estados Unidos, el cardenal Spelman bendiciendo las tropas norteamericanas a punto de embarque cuando la guerra de Corea… Y la misma actitud de firmeza y de intransigencia (anti/comunista) fue la suya también en lo que se llamoó« la Iglesia del silencio », de los paises católicos caídos en la órbita soviética de resultas del desenlace de la segunda guerra mundial o en virtud de los acuerdos de Yalta. El húngaro Miszendty, el ucraniano Slipy, el croata Stepinac, pudieron contar todos ellos con el apoyo y el respaldo sin fallas del Vaticano y de la santa/sede…(solo) hasta la muerte de Pío XII… Un argumento «a contrario» tal vez me oponga aqui algún experto o erudito en el tema, y lo es el pacto –o « protocolo » discreto –que denuncie siempre desde mi detencion en Fátima yo solo (casi) hasta hoy («vox clamantis in deserto»), que concluyó el primado de Polonia cardenal Stefan Wyszinski con el régimen comunista (estaliniano) en Polonia, firmado –pequeño detalle que no escapará a algunos de mis lectores- el 14 de Abril del 1950 (aniversario de la proclamación de la II República española…) Pero cabe decir de inmediato («sed contra») que fue algo que el primado polaco impuso –o le hizo tragar- a la Curia vaticana y de rebote al mismísimo Pío XII al socaire de una serie de medidas equívocas, de concesiones sospechosas que acabaron desembocando en el apartamiento de la curia y en el cese en sus funciones del sustituto en la secretaria de estado, monseñor Montini, futuro Pablo VI (algo que te explicaban con pelos y señales –y documentacion copiosísima acompañando) en el seminario de Econe de Monseñor Lefebvre, que sin duda sabía mucho de aquello… Comparaciones odiosas. La causa de beatificación del sucesor de Pío XII, Juan XXIII, incoada al mismo tiempo que la suya –el 18 de noviembre del 1965- hace ya que llegó a buen puerto en cambio, en el 2000 «annus horribilis» bajo el pontificado (interminable) del papa polaco. Juan XXIII, el “buen papa” Juan fue –dicho sea de entrada- bien acogido de españoles, (…/…). Juan XXXIII- hay que reconocerlo- trajo consigo una imágen de rejuvenecimiento inmortalizada en aquella frase de «abrid las puertas para que entre el viento fresco» lo cual suponía una dosis de autocrítica excepcionalmente osada (e inaudita) para la época (¿Por qué no hacían igual autocritica los demás, las demás iglesias ? ¿Por qué sobre todo no se preguntaria el papa Juan, eso precisamente, nunca ?). El «quid » -el pero- es que el aire, la atmósfera que se respiraba entonces en las relaciones internacionales, no estaba poco cargada de radioactividad como la vista retrospectiva tras medio siglo ya transcurrido as exige el reconocerlo…. Como quiera que fuese, al viento fresco del buen papa Juan (por las puertas de par en par) sucedería apenas una década más tarde -y ni siquiera- « el humo de Satanás » que con acentos tan patéticos denunciaría su sucesor el papa Pablo VI, en el interior de la iglesia «di Dio». Y es que la figura de Juan XXIII –beatificaciones aparte- permanece indisociada en la memoria de la de su sucesor Pablo VI (…).
(…/…) Pablo VI, ya lo he declarado hace poco en una estrevista pubicada en Religiondigital (en youtube) pasaria a la historia como un papa (legitimo)…de izquierdas, para muchos católicos españoles que lo sufrieron de una manera tan sufrida…y tan española a la vez (porque quisieron). (…/…)
Tampoco muchos católicos españoles parecieron recibirle tan bien como lo habían hecho con su predecesor, digamos que se las atragantaría desde el principio no poco; y otro chascarrillo que muchos recordaran hizo fortuna entonces, y era aquello que «a Montini lo habían hecho papa y a Franco papilla», en alusión al pasado político (conocido) del que había sido arzobispo de Milán hasta, antes de ser elegido papa, cuando la campaña internacional en contra del régimen con motivo del juicio y posterior ejecución del comunista Julian Grimau en la que se habia visto asociado (por su pedido de indulto) para nadie era un secreto –y no pretendo escandalizar a nadie aquí- que el candidato del régimen español lo fue entonces el cardenal Siri, arzobispo de Génova, representante del ala derecha del cónclave como también del concilio en curso entonces (a quien se prestaba el propósito de suspender por las buenas la marcha de la asamblea en cuanto que resultase elegido…) Ciertos lobbies pujantes (judíos) se oponen de siempre como de todos es sabido a la beatificación de Pio XII –y algunas personalidades concidas entre ellos incluso- y para llevar a buen fin hasta el final su designio no dudarán en tener bien preparadas sus baterias para cuando llegue el momento decisivo, apuntando todas ellas sin pestañear lo mas mínimo hacia la figura –y la persona- de Benedicto XVI, y sobre todo hacia su pasado controvertido, en concreto a su militancia de muy jóven en las filas de las Juventudes Hitlerianas, grabada al agua fuerte, «in aeternum », en una foto celebre. Y aquí es donde cobran actualidad las palabras -proféticas pese a su estilo oscuro y siblino- de Carlos Lus Alvarez («Candido») a las que aludí antes. ¿Le vencerá, se dejará sepultar una vez más Benedicto XVI y con él el catolicismo a escala del planeta- por ese pesado sentimiento de culpa que acompaña a los católicos del mundo entero –con pocas excepciones- desde el final de la Segunda Guerra Mundial en relación con el nacional/socialismo? Benedicto XVI dicho sea de entrada no tiene por que sentirse culpable de nada. Por muchisismas razones históricas, ideológicas, doctrinales, morales de todo tipo, pero sobre todo porque él también tiene sus valedores, como los demás tenemos los nuestros (y como yo tengo los míos). Y en su caso concreto Bendicto XVI cuenta con unos abogados, valedores -en lo universal-, ante lo Alto y ante la Historia, él que sirvió de adolescente en la defensa anti-aerea al final de la guerra… Y lo son las víctimas inocentes de Dresde y de todos los bombardeos salvajes de objetivos y blancos civiles durante la II Guerra Mundial por cuenta de la democracia, en Alemania, y no sólo…En Bélgica también por ejemplo. En zona flamenca sobre todo, -como dejó testimonio de ello, lo más crudo y estremecedor- la obra narrativa de Hugo Claus, el más grande escritor belga flamenco contemporáneo; pero también (pequeño detalle… todo, menos trivial) el saldo mortífero de cerca de doscientas cincuenta victimas civiles de un bombardeo «por error» de la aviación aliada junto a la estación ferroviaria de Etterbeek (de cercanias), en el centro de Bruselas…. La beatificacion de Pío XII: piedra de escándalo y envite supremo (de órdago a la grande) para el pontificado actual. De su desenlace dependerá la actitud de muchos católicos sin duda hacia el pontificado actual y también –apuesto- la suerte del pontificado… ¿Batalla perdida de antemano (como siempre en esos casos…)?: gran ocasión más bien al alcance de la mano, al tiempo. Ordalía (grande) como quiera que sea en el campo sagrado de la memoria… (Dresde, 13 de Febrero del 45: holocausto de inocentes y hecatombe iconoclasta. Sus víctimas todas ellas, se yerguen hoy de oráculos de la Memoria y de valedores –en lo universal, todas ellas- del papa alemán, Benedicto XVI)

el tabaquismo esclaviza y enferma

9 diciembre 2008

Es sorprendente que en nuestro siglo XXI, cuando por doquier se promocionan drogas químicas para embrutecer…, como la cocaína, etc, en muchos  países occidentales se esté poniendo en práctica una política de erradicación del tabaquismo que, como se sabe es causante de más muertes que los accidentes de automóvil, aunque menos que las causadas por el “aborto”, forma eufemística de llamar al asesinato de niños en el vientre materno. Dado que nuestros gobiernos “democráticos”  hacen sistemáticamente una política contraria a la eugenesia y a la salvaguardia de la moral tradicional, habrá que preguntarse qué persiguen con la política anti-tabaco.

En todo caso,  interesa conocer que el mayor esfuerzo realizado en favor de la salud popular y de la erradicación del tabaquismo lo realizó ya el III Reich. El siguiente artículo trata de la política anti-tabaco en Alemania:

Con el comienzo del año 2006 ha entrado en vigor una ley en España que regula el consumo de tabaco en lugares públicos, transportes públicos y centros de trabajo. Con motivo de ello, algunos de los detractores de esta ley han hecho circular por la red un texto titulado “La ley antitabaco la inventaron los nazis”, con el propósito de desacreditar esta nueva ley, porque como al ciudadano medio, sometido al bombardeo de los medios de desinformación, le han hecho creer que todo lo “nazi” es intrínsecamente malo por naturaleza, si se le muestra que medidas similares se aplicaron durante el III Reich pensará que leyes de este tipo son propias de fascistas que sólo buscan coartar su libertad individual, su derechos como ciudadano del mundo y blablabla.
De todos modos por lo que hemos podido leer, la ley española es muy poco restrictiva comparada con las leyes que por ejemplo hay en el Estado de California donde no se permite fumar en los parques públicos ni en lugares públicos cerrados, como bares, restaurantes y oficinas. Tampoco se puede fumar en las playas, ni en un piso de alquiler si no lo autoriza el  propietario, y en la calle los fumadores pueden encenderse un cigarrillo sólo si se encuentran, como mínimo, a seis metros de distancia de un edificio público. Podemos poner también como ejemplo un sitio que gustará más a los progres de salón, el “paraíso comunista” de Cuba, donde se prohíbe fumar en todos los lugares públicos cerrados incluyendo oficinas, teatros, autobuses, taxis, trenes, escuelas, zonas de manipulación de alimentos y estadios deportivos.
El tabaco sigue representando el mayor problema de salud pública de nuestro tiempo, ya que interviene en una de cada cinco muertes de la población general y en la mitad de los fallecimientos entre 35 y 69 años. El tema del tabaco nunca se había tomado en España con la seriedad que merecen los 55.000 muertos que ocasiona anualmente. Se legislaba para lograr su control, pero se olvidaba desarrollar aspectos tan elementales como los mecanismos necesarios para que las leyes se cumpliesen.
Es por ello que hemos considerado interesante hacer un artículo sobre esta materia para conocimiento de nuestros lectores.
Los historiadores y epidemiologistas apenas acaban de empezar a explorar el movimiento anti-tabaco desarrollado en Alemania durante el gobierno de Adolf Hitler. Alemania tuvo el más fuerte movimiento antifumador del mundo en la década de los 30 y la primera mitad de la década de los años 40, con medias tales como la prohibición de fumar en lugares públicos, prohibiciones de anunciarse, restricciones para las raciones de tabaco para las mujeres, y la más refinada investigación mundial sobre los efectos del tabaco, aportando pruebas científicas de la ya evidente relación entre el tabaco y el cáncer de pulmón.
En la última década los historiadores médicos han aportado estudios que mejoran nuestro conocimiento sobre la medicina y la salud publica en la Alemania del III Reich. Sabemos gracias a ello que aproximadamente la mitad de los médicos del sistema sanitario público estaban afiliados al NSDAP.
Muchos lideres nacionalsocialistas se oponían claramente al consumo de tabaco, como el Doctor Robert Ley, del Frente Alemán del Trabajo, siendo Adolf Hitler uno de los más férreos en su oposición.
El primer caso de un estudio controlado sobre la relación entre cáncer de pulmón y tabaquismo se llevo a cabo en Alemania en 1939. Esto fue posible con el respaldo de la Oficina Contra los Riesgos del Alcohol y el Tabaco, establecida en 1939 por el Doctor Leonard Conti, responsable de los Asuntos de Salud del Reich, al que había precedido en el cargo Gerhard Wagner. El Instituto de Investigación de los Riesgos del Tabaco, establecido en la Universidad de Jena, desarrolló un segundo estudio en 1942. Este Instituto fue financiado con 100.000 marcos del Reich provenientes de las finanzas personales de Adolf Hitler.

Además de investigaciones sobre el tabaquismo, también había muchas campañas de promoción de lo saludable de no fumar. Las Juventudes Hitlerianas y la Liga de Muchachas Alemanas repartieron abundante propaganda anti-tabaco. En 1942 la Federación de Mujeres Alemanas (BDM) lanzó una campaña contra el consumo de tabaco y alcohol. El Frente Alemán del Trabajo también desarrollo muchas campañas donde se hacia hincapié en los efectos dañinos del tabaco para la salud.
Estas campañas estaban apoyadas también por una legislación, que prohibía fumar tanto a alumnos como a profesores en muchas escuelas. Se consideraba como negligencia criminal si los conductores involucrados en accidentes iban fumando. Se controló estrictamente la publicidad del tabaco, y se creó una discusión sobre si los pacientes con enfermedades derivadas del tabaquismo debían recibir el mismo trato que los pacientes con enfermedades no derivadas de el consumo de tabaco.
La lucha contra el tabaquismo fue sólo uno de los asuntos de salud que recibieron atención por parte de la Alemania nacionalsocialista. También se llevaron a cabo campañas contra el consumo de alcohol. Se recomendaba consumir frutas y verduras, pan integral y no abusar de las grasas. Una destacada figura de la medicina del III Reich, Erwin Klein, predijo que en el futuro se descubriría que el cáncer era un resultado de una dieta inconveniente. El consumo en exceso de nata montada era también particularmente desaprobado. El periódico oficial de las SS, ‘Das Schwarzes Korps’, habló en una ocasión sobre los turistas alemanes en Austria que visitaban los cafés, que daban una imagen “donde se podía pensar que la Gran Alemania se creó sólo para que sus ciudadanos pudiesen atiborrarse de tortitas con nata montada”. Un prominente eslogan pro-militarista rezaba “¿Poder de combate o… nata?”.
Otro factor sobre el que se mostró mucho interés de sobre la noción de que un ambiente intrauterino afectado por la nicotina y el alcohol tendría consecuencias en el desarrollo de los hijos. Un manual de salud de 1942 para mujeres embarazadas proclamaba “Madres, debéis evitar absolutamente el alcohol y la nicotina durante el embarazo y la lactancia del vuestros hijos. Estos elementos dificultan, dañan y trastornan el curso normal del embarazo. Bebed zumo de frutas”.

(…/…)

Las políticas anti-tabaco en Alemania se aceleraron a finales de los años 30, y en los primeros años de la IIGM el consumo de tabaco ya había empezado a declinar. La Luftwaffe prohibió fumar en sus instalaciones en 1938, al igual que el Servicio Postal. La prohibición de fumar se extendió a muchos centros de trabajo, oficinas del gobierno, hospitales y casas de reposo.

 

El NSDAP prohibió fumar en su oficinas en 1939, y ese mismo año el jefe de las SS, Heinrich Himmler anunció la prohibición de fumar para todos los policías uniformados y oficiales de las SS mientras estuviesen de servicio, lo que no impidió que, durante la guerra, uno de los regalos que entregaba Himmler a miembros de las Waffen SS que habían destacado, fuese una pitillera de plata con su firma personal.

 

También en el año 1939 la revista de la Asociación de Médicos Americanos reflejó un decreto de Hermann Goering donde se prohibía fumar a los soldados en la calle mientras estuviesen de servicio, en marchas y desfiles, y en los periodos de permiso.

 

60 de las principales ciudades alemanas prohibieron fumar en los transportes públicos en 1941, y en 1944 la prohibición se extendió a todas las ciudades alemanas, incluyendo a los trenes, viniendo esta iniciativa del propio Hitler, que estaba preocupado por la exposición al tabaco de las jóvenes conductoras. También se prohibió fumar en los refugios antiaéreos, aunque en algunos de ellos había zonas separadas para fumadores. Durante los años de la guerra los cupones de racionamiento de tabaco se denegaban a las mujeres embarazadas y a todas las que tuviesen menos de 25 años, y los restaurantes y cafés tenían prohibida la venta a sus clientas. Estas medias tenían como fin preservar la salud de las mujeres. A partir de 1943 se decreto la prohibición de fumar en público para todos los menores de 18 años. Todas estas políticas se enmarcaban dentro de una campaña que pretendía marcar “el principio del fin” del consumo de tabaco en Alemania.

 

La epidemiología sobre el tabaco Alemana en aquella época era la más avanzada en su época. Los doctores Franz H Muller en 1939 y Eberhard Schairer y Erich Schoniger en 1943 fueron los primeros en utilizar grupos de estudio siguiendo métodos epidemiológicos para documentar la relación entre el cáncer de pulmón y los cigarrillos, como hemos mencionado más arriba. Muller concluyo que “el importante aumento en el consumo de tabaco es la principal y mas notoria causa del incremento de la incidencia de cáncer de pulmón”. Las enfermedades del corazón también se mencionaban como unas de las dolencias más graves producidas por el consumo de tabaco. En los últimos años de la guerra, se sospechaba de la nicotina como la causante de los fallos coronarios sufridos por un sorprendente número de soldados en el frente del Este. En 1944 un informe de un medico militar reflejo que 32 jóvenes soldados a los que había examinado una vez muertos en el frente por ataques al corazón habían sido todos “fumadores entusiastas”. Este medico citaba en su informe al patólogo de Friburgo Franz Buchner que consideraba que los cigarrillos debían ser considerados “un veneno coronario de primer orden”.

El 20 de Junio de 1940 Adolf Hitler ordenó que las raciones de tabaco fuesen distribuidas entre los soldados “de un modo que disuadiese a los soldados de fumar”. Las raciones de cigarrillos estaban limitadas a 6 cigarrillos por persona al día, con raciones alternativas disponibles para los no fumadores, como chocolate o comida extra. En ocasiones muy limitadas había cigarrillos extra disponibles para fumar, pero estaban limitados a 50 al mes por persona. Las raciones de tabaco no se podían proporcionar a las mujeres de la Wehrmacht. Una ordenanza del 3 de noviembre de 1941 aumentó la tasas sobre el tabaco a un nivel tan alto como nunca había estado, siendo entre el 80% y el 95% del precio de venta, con el fin de aumentar el precio y desincentivar el consumo. Tras la muerte de Adolf Hitler tuvieron que pasar más de 25 años para que las tasas sobre el tabaco se volviesen a incrementar.

 

Los efectos netos de estas y otras medidas, como las lecturas por parte de médicos para desincentivar el consumo de tabaco entre los soldados, consiguieron reducir el consumo de tabaco entre los militares durante los años de la IIGM. Una encuesta efectuada en 1944 entre 1.000 miembros del ejercito mostró que mientras la proporción de soldados fumadores había aumentado (solo el 12,7% eran no fumadores), el consumo de tabaco había decrecido (un 14%). Más militares eran fumadores (de ellos 10 habían adquirido el habito durante la guerra, mientras que solo 7 lo habían dejado), pero la media de consumo por cabeza de cada soldado había bajado casi un 25% (23,4%) un consumo mucho menor que el de los años de preguerra entre el mismo colectivo. El numero de fumadores ‘intensivos’ (más de 30 cigarrillos al día) se había reducido del 4,4% al 0,3%, y desciendo similares se registraron para los fumadores de ‘intensidad media’

La pobreza de la posguerra provocó que el consumo no aumentase. De acuerdo a las estadísticas oficiales alemanas, el consumo de tabaco no volvió a los niveles de preguerra hasta mediados de los años 50. La caída fue muy significativa: el consumo alemán per capita descendía a más de la mitad entre 1940 y 1950, mientras que por ejemplo el consumo en los EE.UU. se dobló durante ese periodo. En Francia también aumentó, aunque durante los cuatro años de ocupación alemana el consumo de cigarrillos descendió aun más que en Alemania.

Tras la guerra, Alemania perdió su posición como la nación con unas campañas y una ciencia anti-antitabaco más agresiva. Tras la muerte de Hitler, muchos de los doctores que trabajaron en la campaña anti-tabaco o bien perdieron su trabajo o fueron silenciados. Karl Astelm director del Instituto de Jena de Investigación de los Riesgos del Tabaco, que era además el rector de la Universidad de Jena y oficial de las SS, se suicidó en su oficina la noche del 3 al 4 de Abril de 1945. El responsable de los Asuntos de Salud del Reich, Leonardo Conti, otro activista antitabaco, se suicidó el 6 de octubre de1945 en una prisión aliada donde estaba a la espera de juicio por su participación en el programa de eutanasia. Hans Reiter, presidente de la Oficina de Salud del Reich, que en una ocasión definió a la nicotina como “el mayor enemigo de la salud del pueblo” y “el estorbo numero uno de la economía alemana” fue internado durante dos años en una prisión americana, y posteriormente trabajó como médico en una clínica de Kassel, no volviendo jamás a ejercer en la sanidad pública. El Gauleiter Fritz Sauckel, la cabeza del movimiento anti-tabaco de Turingia y avalista en sus comienzos del Instituto de Investigación de los Riesgos del Tabaco, fue ejecutado el 1 de Octubre de 1946. Es sorpréndete que todos los esfuerzos para reducir y eliminar el tabaquismo en Alemania fuesen olvidados después de la guerra.

Claramente había unos vínculos considerables entre la promoción de unos estilos de vida sanos y la idea de defensa de la raza. El tabaco y el alcohol se consideraban como “venenos genéticos” que llevaban a la degeneración del pueblo alemán, ya que afectaban a la fertilidad y podían causar daño cromosológico. Quizás por este motivo, la promoción de hábitos saludables durante el III Reich no se ha dado a conocer al gran público, que como resultado de 70 años de propaganda sigue pensando que todo lo “nazi” es malo y detestable por naturaleza.

GRAMSCI…. ¿ATEO?

8 diciembre 2008

antonio-gramsci-bbbmmmgustavo-bueno-bbb

El periódico La Nueva España, de Oviedo (6.XII.08), ha publicado la siguiente información:

El arzobispo italiano Luigi de Magistris, durante la presentación del nuevo «Catálogo de santos y estampitas», en Radio Vaticana, ha revelado que Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano en el año 1921, abrazó la fe católica antes de morir en el año 1937.

El filósofo y presidente de la Fundación del Instituto Gramsci, Beppe Vacca, ha indicado que «los documentos éditos e inéditos sobre las últimas horas y la muerte de Antonio Gramsci son muchos y en ninguno de ellos consta la tesis de su conversión.

“La Nueva España” ha recabado la opinión al respecto de Gustavo Bueno:
«No me sorprende nada». Bueno explicó que Gramsci veía a la Iglesia católica como un conjunto de intelectuales orgánicos. «Su materialismo está muy influido por Croce que a su vez está influido por Hegel. Considera que tenemos conciencia del mundo exterior porque nos lo han enseñado no porque lo sepamos y eso es bastante raro en un materialista. Enlaza con el pensamiento cristiano de Malebranche, según el cual sabemos del mundo por lo que dice la Biblia. Es su tesis frente a Descartes para quien el mundo es pura deducción. Para Malebranche es pura revelación. Incluso se dice que en Malebranche está el embrión del idealismo. De ahí deduce Gramsci su teoría de la superestructura y de los intelectuales orgánicos».
Bueno cree que «el materialismo dialéctico comete un gran error al ver el arte y demás como resultado de los planes quinquenales. Es interesante que, al contrario que Gramsci, Lenin consideraba tonto combatir a la Iglesia, a la religión, porque iba a desaparecer sin más como resultado de la revolución. Pero Gramsci, no. En su día, a inicios de los 70, cuando se publicaron los “Grundrisse” de Marx escribí en “Sistema” un artículo diciendo que el materialismo histórico tiene el mismo campo que la Filosofía del Espíritu de Hegel. Me tacharon de pequeño burgués. Pero es que el marxismo no tiene sentido sin Hegel. Esa tesis me situaba frente a Althusser y su conocida teoría del corte epistemológico. Por eso no me extraña que Gramsci se haya convertido al catolicismo al final de su vida».

Por otra parte, con fecha de 28 de noviembre de 2008, en un blog se informa de lo siguiente:

Roma. La presunta vuelta al cristianismo, en el lecho de muerte, de Antonio Gramsci (1891-1937), fundador del Partido Comunista Italiano, ha ocupado numerosas páginas de la prensa italiana en la última semana. En realidad, no existen documentos que certifiquen tal conversión, sino varios relatos –de hace unos decenios– que fueron rememorados por el arzobispo Luigi de Magistris, penitenciario emérito de la Santa Sede, en el curso de la presentación del primer catálogo internacional de estampas de santos.
Según esos relatos, en los largos meses que pasó ingresado en la clínica romana Quisisana, que concluirían con su muerte, el 27 de abril de 1937, Gramsci mantuvo junto a sí una estampa de Santa Teresa de Lisieux. Además, durante su última Navidad quiso besar la imagen del Niño Jesús que las monjas que atendían la clínica ofrecían a los enfermos y que, en un primer momento, no llevaron a su habitación hasta que el propio Gramsci lo pidió. Las fuentes citadas por De Magistris son dos testigos presenciales: sor Gertrude, de origen suizo, y otra monja, hermana de monseñor Giovanni Maria Pinna, que fue secretario de la Segnatura Apostólica. A diferencia de los testimonios anteriores, monseñor De Magistris habló explicitamente de conversión.

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: