Archive for the ‘JUDAISMO’ Category

“La manipulación de los indignados”

4 diciembre 2012

HIRANIA... [04] europa89... hurania... montalbo...

Anunciamos la publicación del libro La manipulación de los indignados. Stéphane Hessel y la decadencia del movimiento 15 de mayo, que aparece este mes en Ediciones Barbarroja (Madrid).
Se trata de una obra anónima, firmada por “un indignado”, que recoge bajo pseudónimo las inquietudes planteadas por el blogFILOSOFIA CRÍTICA desde el año 2007 en que el sitio fuera fundado por Jaume Farrerons. Para resumir de la forma más sintética posible la intención del autor, estamos ante un precipitado filosófico-literario de las cuestiones que han caracterizado el quehacer teórico y crítico de nuestra bitácora, debidamente condensadas, estructuradas y puestas en relación con el Movimiento 15 de Mayo, las causas ideológicas de cuya decadencia analízanse a lo largo de 370 páginas.
Es evidente que FILOSOFÍA CRÍTICA comparte con los indignados su oposición a la oligarquía política corrupta que oprime a los trabajadores de la nación. Pero, al mismo tiempo,

Ver la entrada original 414 palabras más

Ariofobia, Odio al Blanco, Etnomasoquismo, etc., etc. …

23 julio 2012

Esclarecedor y muy inteligente artículo que nos abre los ojos ante  la realidad de que en Europa, defender nuestra propia cultura, nuestra identidad y las glorias de nuestro pasado está tipificado como delito de “racismo”.  Lo cual no ocurre entre otras razas y culturas, como por ejemplo semitas, negros y musulmanes…los cuales se enorgullecen de su historia y de sus creencias, incluso de su raza. Así, dicen ser “el Pueblo Elegido”, “Black is beautifull”, etc.

Por  consiguiente, con permiso –que presumo—de Leon Riente, reproduzco el siguiente post publicado en el blog Círculo Identitario Nietzsche:

Racismo contra los blancos en la propia Europa

¿Cómo es posible que en Europa, dónde los blancos aún somos mayoría, predomine el racismo contra los blancos sobre otros racismos? Pues a causa tanto del acusado sentimiento racista contra los blancos entre determinados inmigrantes, como de la complicidad de la casta política gobernante, y de la pasividad general de los que sufrimos este racismo creciente y que está en todas partes, los blancos.
El racismo anti-blanco es institucional, pero también simbólico, discursivo, factual, directo, indirecto, cotidiano, macro y microsociológico. En unos estados que se dicen democráticos y que pretenden pasar por tales, este racismo no puede ser explícito cuando es institucional, llegando así la hora triunfal de la neolengua, que invade el discurso público y hasta privado. A este respecto, aún no ha sido suficientemente estudiado el concepto de “discriminación positiva”, que es aquí la forma general y discursiva de encubrir el racismo institucional (que toma la forma de racismo económico, laboral, educativo, social, mediático, judicial) contra la población europea o eurodescendiente. Antes que la discriminación positiva, el propio desorden inmigratorio propiciado por los políticos que gestionan el gobierno, en beneficio de la hiperclase (propietarios y gerentes de multinacionales, financieros internacionales, traficantes de la Bolsa), de las naciones de Europa, supone una forma de racismo, por cuanto la inmigración masiva altera directamente la composición étnica de estas diferentes naciones europeas, es decir, su identidad, algo que no puede ni reivindicarse sin ser acusado de racista. Parece como si a los europeos, a diferencia del resto de grupos raciales, no nos fuera lícito poseer identidad étnica.
Los blancos, la población autóctona de Europa, aún no se ha organizado en masa, ni política ni social ni culturalmente, para su autodefensa. Sí se han organizado, en cambio, algunos inmigrantes, para seguir presionando a favor de más y más privilegios; muchos de estos cuentan con la complicidad de blancos traidores raciales (caso de los oenegetas inmigracionistas y los que les apoyan, los marxistas o los neoliberales). En muchas ocasiones determinados inmigrantes han logrado situarse por encima de la ley.
Encuentra a los blancos traidores
Cuando el racismo anti-blanco no es institucional y, en vez de por el estado, es ejercido por ciertos inmigrantes racistas, cuando escapa al control directo de las autoridades políticas, obligadas a mantener la ficción del respeto a todas las razas, este racismo antieuropeo muestra más claramente su auténtica cara, la de la crueldad y el desprecio, y se hace evidente incluso para algunos nativos sometidos a la propaganda inmigracionista permanente: agresiones gratuitas que algunos miembros de las poblaciones no europeas instaladas en los estados europeos cometen contra los europeos por el color de su piel (blanca), violaciones racistas contra nativas europeas por parte de determinados inmigrantes no europeos (que sistemática, y significativamente, son ignoradas por asociaciones feministas, las mismas que se autoproclaman, a bombo y platillo, defensoras de los “derechos de la mujer”), constantes insultos racistas (“blanquito”, “rubito”) en todo momento y lugar, abusos de todo tipo en la utilización de servicios públicos y privados (no respetar el turno por parte de ciertos inmigrantes que se cuelan en las filas formadas, zarandeos y empujones contra los blancos en el transporte público, control de institutos por parte de grupos de inmigrantes que imponen el terror sobre la mayoría, o minoría, de alumnos blancos, sobre el personal docente, y que revientan las clases, intimidación a funcionarios blancos para obtener trato preferente en distintas oficinas públicas, etc.), cobro, por parte de algunos inmigrantes, a niños españoles por utilizar canchas deportivas públicas. Sobra decir que en el discurso dominante, controlado por la élite, este racismo anti-blanco es, en primer lugar, ignorado; cuando esto es imposible es negado, relativizado, trivializado, ridiculizado e, incluso, en un acto de la más pura endofobia, a veces justificado (sobre todo si se utiliza, por parte de la élite, algún ideologema marxista).
     
¿Por ser blanca me insultas?

Es flagrantemente racista negar las formas de racismo en las que el agente racista no es blanco. En el discurso dominante (tanto político como mediático, académico, social, cultural, etc.) parece como si las creencias, actitudes y actos racistas fueran patrimonio exclusivo de los europeos, cuando sabemos que el racismo puede aparecer, y de hecho aparece, en cualquier pueblo, y que puede ser dirigido contra cualquier pueblo. El racismo no es monopolio europeo.

Si los hechos se desarrollaran al contrario, tendríamos a todos los grupos de presión (autodenominados ONGs) inmigracionistas denunciando el racismo y la xenofobia de los españoles, y a los medios de comunicación oficiales dándoles cancha y espacio propagandístico a mansalva. Por cierto, también es racismo institucional subvencionar, además generosamente, a grupos de presión inmigracionistas y endófobos que, bajo la argucia de presentarse como defensores de los derechos humanos, se dedican a insultar impunemente a los españoles y a calificarlos de racistas. En cambio, nadie habla del racismo más frecuente, del racismo anti-blanco. De hecho nadie, excepto algún medio de comunicación disidente, habla de nada de lo aquí descrito. Pero nosotros sí.
 Publicado también en Alerta Digital.
Publicado por León Riente en 27.3.12
====
Nota de IRANIA: Una demostración de que desde 1945 defender la raza europea es tabú y casi delito es que se ha terminado acuñando en el lenguaje popular que la palabra “racismo” significa actitud de menosprecio hacia otras razas, cuando su primera acepción sería afirmación de los valores o cualidades de una raza, sin que ello sea en menoscabo de otras razas; del mismo modo que el amor a la Tierra Patria no implica necesariamente odio a otras naciones ó patrias (de otros).

RELECTURA DE “LA GRAN NACIÓN” DE JEAN THIRIART (via Jean Thiriart)

16 noviembre 2010

un libro que deberían leer todos los europeos del Continente y también los de ulttramar…es decir,
las personas que siendo de ascendencia europea viven en América, Oceanía, Africa o Asia

POR UNA EUROPA LIBRE RELECTURA DE “LA GRAN NACIÓN” DE JEAN THIRIART de Adriano Scianca de Orion 236, mayo 2004; y la Nazione Eurasia diciembre 2004 La cultura no conformista europea posterior a 1945 presenta pocas figuras verdaderamente fundamentales. Una de éstas es seguramente Jean Thiriart, distinguido padre del europeismo nacional revolucionario. Thiriart ha contribuido de forma esencial en la formulación de los temas centrales de nuestra vis … Read More

via Jean Thiriart

sólo 11 países europeos defienden la Cruz como símbolo

5 junio 2010

Diez países europeos se suman a Italia en la defensa del crucifijo

Armenia, Bulgaria, Chipre, Grecia, Lituania, Malta, Mónaco, San Marino, Rumania y Rusia piden participar en el segundo juicio en el Tribunal Europeo de DD.HH. Es sobre la sentencia que prohibía el crucifijo en las aulas de las escuelas italianas.

 

Por primera vez en la historia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), diez Estados miembros, entre ellos Rusia, se han declarado como “amicus curiae” (es decir, tercera parte) ante la sentencia dictada contra el Estado italiano que prohíbe el crucifijo en las aulas de las escuelas y que será analizada por la Gran Sala de ese Tribunal el 30 de junio.

El Tribunal comunicó este martes al Centro Europeo para el Derecho y la Justicia (European Centre For Law And Justice, ECLJ), la lista de los miembros que han salido en defensa de Italia: Armenia, Bulgaria, Chipre, Grecia, Lituania, Malta, Mónaco, San Marino, Rumania, y la Federación Rusa.

Estos diez Estados, que forman parte de las 47 naciones del Consejo de Europa, han pedido formalmente al Tribunal presentarse oficialmente como “tercera parte” cuando el caso se presente ante la Cámara. La condición de “tercera parte” permite a los Estados convertirse oficialmente en parte de un caso y presentar al Tribunal sus observaciones escritas y orales.

Todos intervienen en apoyo al Estado italiano que trata de anular la sentencia del mes de noviembre pasado que prohíbe los crucifijos en las aulas de clase. Al mismo tiempo, doce organizaciones no gubernamentales (ONG’S) han sido admitidas por el Tribunal como “tercera parte”. Ningún Estado u ONG ha intervenido en apoyo de esa sentencia.

Además de esos diez Estados miembros, otros Estados se han pronunciado contra la sentencia del 3 de noviembre de 2009, como es el caso de Austria o Polonia, que emitieron pronunciamientos políticos el 19 de noviembre y el 3 de diciembre de 2009 respectivamente.

“Se trata de un precedente importante para la vida del Tribunal, pues en general los Estados miembros se abstienen de intervenir o intervienen sólo cuando el caso afecta a un ciudadano de su Estado”, explica a la agencia Zenit Gregor Puppinck, director del Centro Europeo para el Derecho y la Justicia.

“El ‘caso del Crucifijo’ es único y no tiene precedentes. Diez Estados han decidido explicar a la Corte cuál es el límite de su jurisdicción, cuál es el límite de su capacidad para crear nuevos ‘derechos’ contra la voluntad de los Estados miembros. Puede verse en todo esto un contra-balance de su poder”, añade Puppinck en declaraciones a Zenit.

No tiene precedentes esta alianza entre países católicos y ortodoxos frente a la ideología liberal y secular. Unen fuerzas para proteger su herencia religiosa y su libertad y poder reafirmar el derecho de los símbolos cristianos de estar presentes en el espacio público de sus respectivos países.

El juicio

El caso Lautsi, o “caso del Crucifijo” fue remitido a la Gran Cámara del tribunal después de que el Gobierno italiano apelara, el pasado 28 de enero, contra la sentencia emitida por la Sección Segunda del Tribunal el 3 de noviembre de 2009.

En esta primera decisión, el tribunal dictaminó que la presencia del crucifijo en las aulas es “contraria al derecho de los padres a educar a sus hijos en la línea de sus propias convicciones y al derecho de los niños a la libertad religiosa”, porque los alumnos italianos se sentirían “educados en un entorno escolar marcado por una determinada religión”.

El tribunal continuó afirmando que la presencia del crucifijo podría ser “emocionalmente perturbadora” para el hijo de la señora Lautsi (la demandante), y, lo más importante, que su exhibición no podría “fomentar el pensamiento crítico en los alumnos” ni “servir al pluralismo educativo” esencial para preservar una “sociedad democrática”.

El tribunal concluyó que eso había sido una violación del artículo 2 del Protocolo número 1 (Derecho a la educación), así como del artículo 9 (libertad religiosa) de la Convención.

Esta decisión ha sido duramente criticada por expertos políticos y juristas de varios Estados europeos como una imposición del “laicismo”. En concreto, se ha reafirmado que la Convención Europea de Derechos Humanos nunca ha requerido que el Estado deba “observar la neutralidad confesional en el contexto de la educación pública” o de cualquier otro sector público.

De hecho, varios Estados miembros del Consejo de Europa son “Estados confesionales” con una religión oficial o un reconocimiento de Dios en sus leyes y constituciones.

Al conceder el pasado 2 de marzo la remisión ante la Gran Cámara de la decisión de noviembre, el tribunal ha reconocido que la decisión de noviembre plantea graves problemas legales y debe ser reconsiderada por la formación del tribunal.

El pasado 29 de abril, el Gobierno italiano presentó su memorándum al Tribunal explicando que los jueces de Estrasburgo no tienen competencias para imponer el laicismo a un país, en particular a Italia, nación caracterizada por su mayoritaria práctica religiosa e identidad católica.

La decisión del tribunal, tras la audiencia pública de la Gran Sala que se celebrará el 30 de junio, será publicada a finales de año.

Fuente: Zenit y ReligionenLibertad.com

Un comentario:

Eremita TFP Enlace permanente
Viernes 4 Junio 2010 11:25 am

Salve Maria..!

En su infinita sabiduria Dios sabe por que hace las cosas.

Hoy dia son las naciones que vivieron el comunismo de cerca y tan recientemente, las mas fieles en salir a protestar para mantener la presencia del crucifijo: el simbolo de la presencia de Cristo en la sociedad.

Ver a Armenia, Lituania y Rusia es reconfortante. No ver a España, a Francia, a Alemania (otrora Sacro Imperio Romano Germanico), es vergonzoso.

Definitivamente la revolucion ha querido dar un golpe con el tema del retiro del crucifijo. Es posible que de un paso atras, pero para saltar dos pasos mas, probablemente en dos generaciones mas cuando sus politicos sean mas relajados en costumbres y cuyo pasado cristiano sea solo un recuerdo al estilo de lo que hicieron en España y Francia por ejemplo.

El objetivo de la revolucion es la apostasia de Cristo (en la Iglesia y el mundo), la adoracion a Satanas en un mundo tribal, sin religion, sin familia, sin propiedad, anestesiada por el chaman de turno y con la moral de “pan y circo” para las masas (pues elites no habran), tal como lo señalaran sus ideologos de todas las epocas.

Un abrazo in Jesu et Maria,

Nota de IRANIA:  En la actual situación de una Europa asediada por enemigos mortales el símbolo de la Cruz no es sólo exclusivo de la Iglesia Católica y de las demás Iglesias cristianas, como por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa, que también es católica, según el significado griego de esta palabra. Frente a la media luna, que es un símbolo de fuerzas invasoras desde hace más de mil años, la cruz –que figura en las banderas de Escandinabia, Islandia, Finlandia, Inglaterra, Grecia,– sirve como sígno aglutinador de Europa. Para quienes no lo sepan hay que decir que la Cruz es un signo anterior al cristianismo, y que como la estrella de David, la Cruz Swastika, el  Yan y el Yin de la bandera de Corea, etc. tienen simbología tradicional y pagana… De memoria, creo recordar, tienen connotaciones sagradas… que voy y debo investigar para aportar aquí la información pertinente…  También debemos recordar que la cruz es seguramente el símbolo más elemental (por su forma) y antiguo que existe:  La Verticalidad que une lo Alto (Cielo) y Bajo (Infierno?) y la Horizontalidad…(¿La Tierra…?).

SALUDOS

el único holocausto es el de Cristo

26 mayo 2009

Copiamos de radiocristiandad un arículo firmado pr Alberto Buela:

Continuamos develando si las opiniones de Monseñor Williamson fueron desgraciadas e inoportunas… O si por el contrario representan una tradicional defensa de la Verdad del Único y Verdadero HOLOCAUSTO, el de Nuestro  Redentor.
 

 

1 En filosofía el abordaje de un tema o asunto tiene que realizarse desde una primera aproximación filológica, esta es la enseñanza que nos han dejado filósofos contemporáneos como Zubiri, Heidegger o Wagner de Reyna. Pues esta primera y elemental razón hace que podamos barruntar a priori el sentido último del tema. Es ésta, una de las paradojas de la actividad filosófica que así como la natación donde se aprende a nadar nadando, de la misma manera se aprende a filosofar filosofando. Y la zambullida filosófica nos la facilita el sentido último o primero, según se interprete, de los términos del tema a estudiar que, en general, nos revelan el aspecto prístino del asunto.
 

 

 

 

 

En este caso podemos afirmar que la palabra holocausto proviene del griego holós, que significa todo o completamente y del término kausis, que significa acción de quemar, de modo tal que el sentido etimológico primario de holocausto es la acción por la cual se quema todo aquello que se somete. Así para los griegos un holocausto era un gran incendio que arrasaba con todo un bosque. Los antiguos israelitas cambiaron el sentido y lo limitaron a “un sacrificio en que se quemaba toda la víctima”. La caracterización de holocausto como sacrificio está vinculada a la historia bíblica de Abraham e Isaac cuando en el libro del Génesis se cuenta: “Y Dios puso a Abraham a prueba y le dijo: toma a tu hijo, tu hijo único, al que amas, Isaac; ve con él al país de Morija, y allí ofrécelo en holocausto sobre una de las piedras que te diré”
 

 

 

 

 

Y la historia sigue que Abraham se levantó temprano ensilló su burro y llevó a Isaac mientras “cortaba leña para el holocausto” al tercer día de marcha dejó su burro y a sus dos ayudantes y marchó al lugar del sacrificio “tomó también la leña para el holocausto y la cargó sobre su hijo Isaac”
2 cuando iba a degollar a éste un ángel de Dios lo detuvo y de repente vio un carnero enredado en un zarzal y “lo ofreció en holocausto en vez de su hijo” 3. 4, el grito de los sacerdotes judíos con que pidieron a Pilatos la muerte de Cristo. Y este odio a Cristo se proyectó luego al cristianismo que es, en la interpretación judía clásica, la principal fuerza motora, el principal responsable del antisemitismo que condujo al holocausto. Es por ello que nunca serán, a sus ojos, suficientes los perdones a granel solicitados por los sucesivos papados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, siempre exigirán más, nunca estarán conformes, jamás satisfechos.5Vemos como el término holocausto se repite en un breve relato al menos cuatro o cinco veces lo cual hace indudable su sentido de sacrificio con acción del fuego.Es que en un primer sentido teológico, el holocausto se entiende como la culminación de una larga historia de persecución y antisemitismo que sufrieron los judíos desde el martirio y muerte de Jesús, el Mesías por ellos no reconocido. El holocausto vendría así a acallar el horrible retumbo de dos mil años del: “crucifícale, crucifícale”
Esto explica el por qué de que las organizaciones judías (B´nai Brit, Consejo judío mundial, Gran Sanedrín, Rabinato de Israel, etc.) exijan la exclusividad del término holocausto para designar solo el genocidio nazi contra los judíos y critican la aplicación de la misma palabra para otros grupos de víctimas como los gitanos, los católicos, los prisioneros de guerra, los opositores políticos, o por extensión los genocidios de Armenia, Ruanda, Biafra, Camboya o Darfur.

 

Debemos en estos días, a propósito de las inoportunas declaraciones de Monseñor Williamson, al excelente y objetivo historiador valenciano Vicente Blanquer el develamiento del segundo sentido teológico del concepto de holocausto.

 
6 Las críticas contra monseñor Williamson olvidan que son los judíos los que irrumpen en el plano teológico al hablar de Holocausto (con mayúscula) y no lo hacen en forma inocente sino mesiánica, para dar a la segunda Guerra Mundial, el papel de momento concluyente de las profecías del canto del Siervo Sufriente de Yaveh -Is. 53- y sostener que los judíos y no Jesucristo son el Cordero de Dios del que habla Isaías”. Y es el capítulo 53 de Isaías uno de los más viscerales dentro de la polémica teológica entre judíos y cristianos (en la medida en que aún hoy quede algún teólogo católico strictu sensu), cosa que desconocemos. Allí en el canto IV se afirma: “Despreciado, rehecho de los hombres, varón de los dolores, maltratado y humillado como cordera que va al matadero por lo que no le hicimos ningún caso. Pero él mismo tomó sobre sí nuestras dolencias aunque nosotros lo reputamos como un leproso”. Los teólogos cristianos ven en este capítulo una referencia directa a Jesús el Cristo, esto es, el Mesías esperado por el pueblo de Israel desde el fondo de la historia, y una premonición de su sacrificio y crucifixión, mientras que los teólogos judíos sostienen que estos sufrimientos pueden ser entendidos perfectamente como una referencia al Holocausto.Vemos así claramente como la teología judía del holocausto termina por justificar la existencia del sionismo y consecuentemente del Estado de Israel.
Así el rabino Isajar Moshé Teijtel en su libro Alegre madre de hijos sostuvo que fue la reticencia de los judíos en aceptar al sionismo la que condujo a Auschwitz. Dios estaba dándole a Israel la gran oportunidad de recuperar su tierra ancestral para construir allí el hogar de los judíos perseguidos pero estos continuaron con su pecaminosa pasividad y les sobrevino por ello el castigo.

 

No obstante esto, existe, aunque minoritariamente, una corriente teológica judía contraria a esta teología del holocausto como la del rabino Ioel Teitelboim (1888-1979), jefe de la secta jasídica de Satmer, quien afirma en su libro Vaioel Moshe que el gran pecado de los judíos habría sido “la idolatría” del sionismo. Su fundamento es que el pueblo judío debería mantenerse privado de todo poder físico y entregarse a la guía de Dios, aun cuando esto le signifique persecuciones y matanzas. No deberíamos resistir la judeofobia puesto que el exilio es un castigo divino al pueblo de Israel, que podrá resolverse sólo cuando llegue el Mesías y lo disponga. Así lo explica uno de sus voceros más bulliciosos: “La verdadera actitud judía es la de la sumisión al decreto divino que concierne a nuestro exilio entre las naciones del mundo. Nos ha enviado al exilio a causa de nuestras injusticias unos contra otros y de nuestra infidelidad hacia El. La injusticia de las naciones en contra de nosotros, es nuestro castigo”. Esta misma actitud se aprecia en el reciente y valiente libro de Fabian Spollansky La mafia judía en la Argentina(2008) donde su autor les reclama a sionistas confesos como Eduardo Elsztain, el mayor terrateniente de Argentina, a su socio Marcelo Mindlin y al rabino Tzvi Grümblatt a quienes cuestiona diciendo: ¿Rebe, es de judíos hacerse millonarios en tan poco tiempo y hacerse dueños de la Argentina? Y ¿Rebe, es de judíos poner plata en todas las patas de las campañas políticas para estar bien con todos? .Desde nuestra ética varias veces milenaria no vamos a silenciar este abuso que nos hiere y nos humilla”.

Esta intención de querer igualar con el sacrificio de Jesucristo los sufrimientos del pueblo de Israel a manos de los nazis y entenderla como un Holocausto y no como un genocidio es específicamente anticristiana. Con razón afirma el citado Blanquer: “Y con la teología del Holocausto el pueblo judío se está forjando un nuevo becerro de oro. Se ha cansado de esperar y se ha escogido a sí mismo como ídolo. Lo cual pone de manifiesto que, lejos de ser custodios de la promesa, la han perdido, no porque alguien se las haya arrebatado, sino porque el pueblo judío ha renunciado consciente y voluntariamente a ella. Cayendo en el mismo pecado que el demonio en su pretensión de hacerse adorar. Y ese es el fondo de la cuestión”. Es por ello que los grandes teólogos católicos en la época que los hubo, Juan Maldonado; Sören Kierkegaard, Luís Billot,  Julio Meinvielle, no han dejado de remarcar siempre que el mesianismo hebreo es un mesianismo carnal. Y que como tal siempre ha exigido de Dios muestras palpables y evidentes. Y la infinita distancia que han puesto entre ellos y su dios Jehová “con temor y temblor se acercó Abraham al Señor”, ha hecho que vivan “al otro”, al cristiano como amenaza. Sin darse cuenta que: “Ellos son los signos vivientes, quiéranlo o no, que nos recuerdan la Pasión del Salvador” según enseña San Bernardo de Claraval.
Por todo ello y muchas y profundas razones más, este es solo un artículo breve de divulgación, es que debe hablarse de genocidio nazi sobre los judíos y no de holocausto. Incluso parece ser que ha ganado popularidad la palabra hebrea Shoáh que significa catástrofe y el Estado de Israel ha declarado el 12 de abril como su día, a pesar que su presidente Simón Péres en su última visita a Turquía sostuvo sin avergonzarse que el único genocidio es el del pueblo judío, dejando para los otros incluso mayores en número, como el caso de los ucranianos, el carácter de asesinatos masivos.
Además, y esto no es de menor valor teológico, la matanza de judíos por los nazis debe de entenderse como genocidio y no como Holocausto, para dejarles a ellos abierta la capacidad de conversión, pues la idea de Holocausto clausura esta posibilidad.
Ese esfuerzo extraordinario y maravilloso de los judíos conversos. Que en general son hombres muy bien dotados. De hecho la conversión es un don, pues el converso la pide al Señor. Si nos detenemos mínimamente en los conversos que han hecho filosofía en el siglo XX (Husserl, Edith Stein, Simone Weil, Bergson, cito al pasar) vemos que son hombres de una enjundia fuera de lo común y que ha sido su profunda y raigal metanoia aquella que les brindó, en definitiva, la posibilidad a su mejor realización filosófica. Es la conversión aquella que les permitió agotar su plenitud de ser, pues ellos rompieron la distancia infinita que los separaba del dios de “temor y temblor de Abraham” que es lo Absolutamente Otro, para entenderlo como “formando parte”, participando del Dios misericordioso, el Dios vivo de la gracia, que comprende acabadamente la naturaleza humana. Admiramos y respetamos sobremanera esa capacidad de conversión, de metanoia, que han tenido estos grandes hombres en el orden filosófico. Metanoia que los llevó luego a sus más grandes realizaciones. Así como deploramos esa actitud vergonzante de sedicentes teólogos católicos que abandonado el hablar de verdad con ellos abandonan “el bien de los judíos”, por el bienestar y la plaisenterie junto a ellos. Así recogen y llevan todas sus tesis (la de los judíos) en un amasijo de teología cristiana inaudito e incomprensible. En este sentido la última actitud de la jerarquía de la Iglesia con relación a este tema es de una liviandad (termino muy suave) teológica que impresiona, para mal, tanto a judíos como a cristianos.
Es lamentable que no haya un solo teólogo de nota o significativo que no levante estas dos importantísimas distinciones teológicas, que acabamos de hacer en este artículo, y que por el contrario la inmensa mayoría se sume, se someta y adopte las tesis judías sobre el sentido del holocausto como tesis católicas y lo peor es que las hayan salido a defender como verdades de fe. Un despropósito teológico absoluto.
1Génesis, 22, 22 Génesis, 22, 63 Génesis, 22, 134 Evangelio de San Juan, 19, 65 Blanquer, Vicente: A propósito de las polémicas declaraciones de monseñor Willamson, Bitácora Digital, agencia de Internet febrero 2009 6 Sepollansky, Fabián: La mafia judía en la Argentina, Buenos Aires, Ed. anibalgoransky.com

 
 http://radiocristiandad.wordpress.com/2009/05/26/%c2%bfimprudencia-o-providencia-el-sentido-teologico-del-holocausto/ 
 

 

 
 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 

 

Alberto Gonzalez

 Martes 26 Mayo 2009 a las 3:18 am

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Ave Maria Purissima”
-Sine Labe Originali Concepta-
+
Sr. Director, Caros hermanos, en la ünica fe verdadrera, saludos en los sagrados corazones de Nuestro Señor JesuCristo y la Santisima Virgen Maria.
+
+
Como ha sido ampliamente explicado, etimologicamente la acepcion “Holocausto”, viene del griego, que significa “todo abrazado” con una intención de denotar el llegar a ese abrazamiento, como “quemado” efectivamente el término quemado, indica la abrasión, sin embargo, un raspor por ejemplo, tambien denota abrasión, no seria de mucha trascendencia, la etimologia, de no ser por que Nuestro amado REDENTOR en su PASION, al “CONSUMATUM EST” estaba COMPLETAMENTE ABRAZADO, sin fuego.
+
En este orden de ideas, desde el antigüo testamento, se señalan a los sacrificios agradables por expiasion y propisiacion, al DIOS ETERNO, los que los sacerdotes ofrecian, con el termino “Holocaustos” Ese solo hecho, nos es indicativo, de la verdadera utilizacion, y al ser proferidos en PLURAL, HOLOCAUSTOS, indican que NO es el “HOLOCAUSTO” sino figuras del sumo sacrificio, para ser ofrecido por el Sumo SACERDOTE, al SUMO DIOS, el VERDADERO HOLOCAUSTO.
+
+
Es pués menester tener presente, de que el solo hecho de llamarle de ese modo, ya es blasfemo.
+
También se distigue en el particular, que Cualesquier Verdad, pertenece por estar contenida, a la SUMA VERDAD “YO SOY EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA”, Empero, en el particular, no se habla de la apología de una verdad menor, sino de la defensa de UNA VERDAD TRASCENDENTAL para misma SANTA RELIGIÓN, toda vez que el interés SIONISTA, es Inventarse un HOLOCUENTO, como se demuestra en blogs anteriores, desde el inicio mismo del siglo XX, para la posible coherencia con su Mesihaj económico, por lo que ahora tenemos una defensa de una UNA VERDAD TRASCENDENTAL, contra incluso una Blasfemia, y si a esto sumamos, que para el efecto Cabalistico, del hijos del DIABLO, se requieren especificamente una cantidad como 6 millones, resulta no solo necesario para un Obispo Catolico, sino para cuaesquier Cristiano, la defensa de la gran mentira, el mal uso, y la falseada cantidad, en el interes, SIONISTA antiCristiano, que impera.
+
+
Quiera DIOS, que ahora concientemente el Obispo Británico, No se conforme con denunciar desde las ramas la imposibilidad racional de acordar con Roma, y continuar con la verdad, en virtud de que fue obviamente sin saber las consecuencias que sus declaraciones tendrian.
+
+
+
SEA PARA GLORIA DE DIOS

la maniobra del cardenal Bertone…

4 febrero 2009

tarcisio_bertone1williamson-missa-y-gas-camaras1

 

 

 

 

 

 

 

 

  Panorama Católico publica, con comentarios, la nota de la Secretaria de Estado del Vaticano, cuyo titular es el cardenal Tarcisio Bertone y  que, al parecer da respuesta a las presiones internacionales y del Rabinato de Jerusalem sobre Benedicto XVI para que  se obligue al  obispo Williamson  a retractarse de sus declaraciones en relación a las consabidas “cámaras de gas”.

Esta es la traducción del italiano (*) de la citada nota:

Ante las reacciones suscitadas por el reciente Decreto de la Congregación para los Obispos, con el que se levanta la excomunión a los cuatro Obispos de la Fraternidad de San Pío X, y en relación a las declaraciones negacionistas o reduccionistas de la Shoah por parte del Obispo Williamson de la misma Fraternidad, se considera oportuno considerar algunos aspectos de la situación.

[Es decir, se admite que es una respuesta a “reacciones” {¿

del rabinato sin mencionarlo?} sin aclarar de quien y por qué razón estas son atendibles. Además se vuelve sobre el tema del “negacionismo de la Shoa”, es decir, los dichos imputados a uno de los cuatro obispos exonerados de pena canónica, aunque aplica las consecuencias a todos ellos sin distinción.]

 

 1. Remisión de la excomunión

Como ya se ha publicado con anterioridad, el Decreto de la Congregación para los Obispos, con fecha de 21 de enero de 2009, ha sido un acto con el que el Santo Padre fue benignamente al encuentro de reiterados pedidos por parte del Superior General de la Fraternidad de San Pío X.

Su Santidad ha querido quitar un impedimento que afectaba la apertura de una puerta al diálogo. Él ahora espera que una igual disponibilidad sea expresada por los cuatro Obispos en total adhesión a la doctrina y a la disciplina de la Iglesia.

La gravísima pena de la excomunión latae sententiae, en la que dichos Obispos incurrieron el 30 de junio de 1988, declarada luego formalmente el 1º de julio del mismo año, era una consecuencia de su ordenación ilegítima por parte de Monsenor Marcel Lefebvre.

El levantamiento de la excomunión ha liberado a los cuatro Obispos de una pena canónica gravísima pero no ha cambiado la situación jurídica de la Fraternidad de San Pío X que, al momento actual, no goza de ningún reconocimiento canónico en la Iglesia Católica. También los cuatro Obispos, si bien absueltos de la excomunión, no tienen una función canónica en la Iglesia y no ejercen lícitamente un ministerio en ella.

[Se sabía que el levantamiento de las excomuniones no significaba la regularización canónica de la FSSPX, la cual supone un tema de gran complejidad jurídica y política. Tampoco era pretensión de los obispos de la FSSPX dicha regularización, como lo han repetido reiteradamente. Se buscaba la recreación de un clima de confianza para llevar adelante encuentros de discusión sobre temas teológicos introducidos por el C.V.II en los que la FSSPX manifiesta reservas.]

2. Tradición, doctrina y Concilio Vaticano II

Para un futuro reconocimiento de la Fraternidad de San Pío X es una condición indispensable el pleno reconocimiento del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y del mismo Benedicto XVI.

Como ya se ha afirmado en el Decreto del 21 de enero de 2009, la Santa Sede no dejará de profundizar con los interesados, en los modos juzgados oportunos, las cuestiones que aún permanecen abiertas para poder alcanzar una plena y satisfactoria solución de los problemas que han dado origen a esta dolorosa fractura.

Se pide “el pleno reconocimiento del Concilio Vaticano II y del Magisterio…” etc. bajo las condiciones del decreto del 21 de enero, afirmando que “, la Santa Sede no dejará de profundizar con los interesados, en los modos juzgados oportunos, las cuestiones que aún permanecen abiertas para poder alcanzar una plena y satisfactoria solución de los problemas que han dado origen a esta dolorosa fractura”. [

Lo cual supone anteponer el carro al caballo, anticipando ya a qué conclusiones deberán llegar dichas conversaciones. Es un absurdo de todo diálogo partir de las conclusiones antes de las discusiones.]

 

 Las posiciones de Mons. Williamson sobre la Shoah son absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre, como Él mismo ha remarcado el 28 de enero pasado cuando, refiriéndose a aquel feroz genocidio, reiteró su plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos destinatarios de la Primera Alianza y afirmó que la memoria de aquel terrible genocidio debe inducir a “la humanidad a reflexionar sobre el imprevisible poder del mal cuando conquista el corazón del hombre”, añadiendo que la Shoah es “para todos advertencia contra el olvido, la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo ser humano es violencia contra todos”.

[El Santo Padre manifestó su adhesión a la teoría de la Shoá, Una opinión privada tan discutible como la de Mons. Williamson, puesto que su competencia como Doctor de la Iglesia, aunque sea el Doctor Supremo, no alcanza los temas que no son de Fe y/o moral. La parte de moral que el tema involucra ya está clarificada a partir del 5º mandamiento de la Ley Divina, no matar. Y respecto a otros temas, tanto históricos como técnicos, ninguno de los dos tiene autoridad por su mera condición de obispos. Sigue siendo un tema secular y discutible.]

El Obispo Williamson, para una admisión a funciones episcopales en la Iglesia, deberá también tomar distancia en un modo absolutamente inequívoco de sus posiciones sobre la Shoah, no conocidas por el Santo Padre al momento del levantamiento de la excomunión.

 [Es decir, para que Mons. Williamson pueda tener funciones episcopales regulares deberá aceptar que el número de judíos muertos en los campos de concentración alemanes fue de 6.000.000 exactamente, ni uno más ni uno menos. Y que además todos fueron muertos en cámaras de gas.]

Esta frase, si no fuera una trágica gaffe, movería a risa. Lo que afirma la carta de la Secretaría de Estado es una absoluta novedad teológica que por otra parte plantea la exigencia moral de que todos los obispos de mundo realicen un compromiso similar, sin la certeza de que se logre encontrar unanimidad sobre el tema, particularmente entre los obispos polacos.]

El Santo Padre pide el acompañamiento de la oración de todos los fieles para que el Señor ilumine el camino de la Iglesia. Que aumente el compromiso de los Pastores y de todos los fieles en apoyo de la delicada y pesada misión del Sucesor del Apóstol Pedro como “custodio de la unidad” en la Iglesia.

Desde el Vaticano, 4 de febrero de 2009.

[Naturalmente corresponde acompañar al Santo Padre con nuestras oraciones, por él así como por todos los pastores. Y en dicho acompañamiento debería hacer punta el propio Cardenal Bertone, absteniéndose exponer al Pontífice a las consecuencias de un documento tan absurdo. Pues no sólo frena su trabajo por la unidad de los cristianos, sino que desacredita la seriedad de su ministerio más importante.

Además, proporciona a la FSSPX la salida perfecta de la mesa de conversación, pues se han cambiado las condiciones pactadas y se ha roto nuevamente la confianza, confirmando que “con Roma no se puede hablar”.]

 

  3. Declaraciones sobre la Shoah(*): radiocristiandad publica hoy dia 4 de enero el texto original italiano de la citada Nota

Las posiciones de Mons. Williamson sobre la Shoah son absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre, como Él mismo ha remarcado el 28 de enero pasado cuando, refiriéndose a aquel feroz genocidio, reiteró su plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos destinatarios de la Primera Alianza y afirmó que la memoria de aquel terrible genocidio debe inducir a “la humanidad a reflexionar sobre el imprevisible poder del mal cuando conquista el corazón del hombre”, añadiendo que la Shoah es “para todos advertencia contra el olvido, la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo ser humano es violencia contra todos”.

[El Santo Padre manifestó su adhesión a la teoría de la Shoá, Una opinión privada tan discutible como la de Mons. Williamson, puesto que su competencia como Doctor de la Iglesia, aunque sea el Doctor Supremo, no alcanza los temas que no son de Fe y/o moral. La parte de moral que el tema involucra ya está clarificada a partir del 5º mandamiento de la Ley Divina, no matar. Y respecto a otros temas, tanto históricos como técnicos, ninguno de los dos tiene autoridad por su mera condición de obispos. Sigue siendo un tema secular y discutible.]

El Obispo Williamson, para una admisión a funciones episcopales en la Iglesia, deberá también tomar distancia en un modo absolutamente inequívoco de sus posiciones sobre la Shoah, no conocidas por el Santo Padre al momento del levantamiento de la excomunión.

 

[Es decir, para que Mons. Williamson pueda tener funciones episcopales regulares deberá aceptar que el número de judíos muertos en los campos de concentración alemanes fue de 6.000.000 exactamente, ni uno más ni uno menos. Y que además todos fueron muertos en cámaras de gas.

Esta frase, si no fuera una trágica gaffe, movería a risa. Lo que afirma la carta de la Secretaría de Estado es una absoluta novedad teológica que por otra parte plantea la exigencia moral de que todos los obispos de mundo realicen un compromiso similar, sin la certeza de que se logre encontrar unanimidad sobre el tema, particularmente entre los obispos polacos.]

El Santo Padre pide el acompañamiento de la oración de todos los fieles para que el Señor ilumine el camino de la Iglesia. Que aumente el compromiso de los Pastores y de todos los fieles en apoyo de la delicada y pesada misión del Sucesor del Apóstol Pedro como “custodio de la unidad” en la Iglesia.

Desde el Vaticano, 4 de febrero de 2009.

[Naturalmente corresponde acompañar al Santo Padre con nuestras oraciones, por él así como por todos los pastores. Y en dicho acompañamiento debería hacer punta el propio Cardenal Bertone, absteniéndose exponer al Pontífice a las consecuencias de un documento tan absurdo. Pues no sólo frena su trabajo por la unidad de los cristianos, sino que desacredita la seriedad de su ministerio más importante.

Además, proporciona a la FSSPX la salida perfecta de la mesa de conversación, pues se han cambiado las condiciones pactadas y se ha roto nuevamente la confianza, confirmando que “con Roma no se puede hablar”.]

 

¡Dios salve a la Razón!”

4 enero 2009

bueno 

 

 

 

 

 

 

 

Gustavo Bueno   comenta el discurso pronunciado en Ratisbona por el Papa Benedicto XVI y,  una vez más, escandaliza a  los profesionales del ateísmo al decir  que está “traduciendo”  el pensamiento del pontífice al lenguaje de su “materialismo filosófico”.

El diario de Oviedo “La Nueva España” (4 enero 09) publica una crónica en la que dice:

«Es el Dios de los cristianos quien ha salvado a la razón humana a lo largo de la historia de Occidente». La frase, literalmente apoteósica, es la culminación del capítulo que el filósofo Gustavo Bueno ha titulado «¡Dios salve la Razón!», dentro del libro del mismo título en el que ocho pensadores de diferentes países glosan la célebre conferencia del Papa Benedicto XVI en la Universidad de Ratisbona, en septiembre de 2006.

Aquella alocución pontificia se hizo famosa por haber desatado las iras de amplios sectores del Islam, ya que el Papa resaltó la relación de razón y fe, y la racionalidad del cristianismo, frente a la irracionalidad posible de otras creencias.
En el citado capítulo, Bueno sostiene que esa racionalidad ha consistido en que el Dios de los cristianos ha salvado a la razón de sucumbir en «desviaciones o trastornos» como las supersticiones -fetiches, talismanes, horóscopos, adivinaciones, sectas-, «que renacen con inusitado vigor en las sociedades industriales de nuestros días». Pero la razón también ha sido salvada, agrega Bueno, de «mitologías o ideologías delirantes», de «desviaciones escépticas o nihilistas», del «relativismo, la trivialización y el posmodernismo», o de «dogmatismos y fundamentalismos institucionales».

Si en la presentación del referido libro, el pasado 12 de diciembre, Gustavo Bueno afirmó que «extiendes la vista por el mundo y ves que el Papa Benedicto XVI es de lo poco aprovechable que anda por ahí», en el preámbulo de su capítulo reconoce una «admiración no meramente retórica» por el Papa, y de ahí que «el mejor homenaje que creo poder rendir a S. S. Benedicto XVI» es «este mi comentario, amablemente pedido por Ediciones Encuentro, a la lección magistral por él pronunciada en la Universidad de Regensburg (Ratisbona en alemán)».

Además de la de Bueno, la obra contiene las reflexiones al respecto de Wael Farouq, André Gluksmann, Jon Juaristi, Sari Nusseibeh, Javier Prades, Robert Spaemann y Joseph Weiler. En el capítulo introductorio, Prades, sacerdote y catedrático de Teología Dogmática en la Facultad de Teología San Dámaso (Madrid), destaca del filósofo asturiano que «no podemos menos que compartir una por una tales denuncias» de Gustavo Bueno, puesto que «en el clima cultural de nuestra España es inusitado encontrar una postura así, que por ello mismo desvela un espíritu libre y amante de la razón».

Metido ya en materia, Bueno explica al comienzo de su capítulo que trata de «traducir» la conferencia papal «a las coordenadas del materialismo filosófico que profeso». Por tanto, lo primero que hace el filósofo es «poner mis cartas boca arriba» a la hora de precisar cuál es su idea de razón y cuál su idea de Dios. Por tanto, Gustavo Bueno, ateo, no se va a referir a Dios, sino a la idea de Dios, acortando para ello las distancias respecto a la Teología y a la Iglesia católica con simpatía y ninguna virulencia.

Así, en la primera parte de su escrito establece que «la racionalidad no puede ser predicada de Dios», porque «Dios no necesita hacer silogismos», lo que en palabras de Santo Tomas equivale a decir que «in scientia divina nullus est discursus». En esta línea, «el universo no puede recibir el atributo de racional». Sin embargo, «el dios del monoteísmo es acaso originariamente, antes que una idea religiosa, una idea filosófica, prefigurada». Ahora bien, al avanzar sobre la idea de Dios, Bueno afirma que «el cristianismo representa una auténtica subversión de la Teología natural aristotélica, porque el Dios de los cristianos ya no es una sublime soledad, sino una trinidad de tres personas divinas, la segunda de las cuales, además, se une hipostáticamente con el hombre a través de Cristo».

Tras dichos preámbulos, Bueno aclara cómo abordar el asunto de la razón salvada por Dios según «posiciones materialistas». Y lo plantea al considerar un «proceso de degeneración de la razón», no individual -demencias, esquizofrenias…-, sino «a escala histórica», y consistente en esos episodios en los que la razón cae por la pendiente de supersticiones, nihilismos, fundamentalismos, etcétera. En esas caídas, es posible «atender a la fórmula teológica que reconoce a Dios como un principio de salvación de la razón humana degenerada», ya que se trata de «desviaciones susceptibles de recibir la influencia correctora de instituciones también precisas, y, entre ellas, la influencia de esa “institución divina” característica que es la Iglesia católica».

Por ejemplo, respecto a las supersticiones, la Inquisición supuso un «principio de racionalidad», ya que, «frente a los ardides perversos de los genios malignos capaces de aterrorizar a los hombres, el Dios cristiano ofrecía una garantía de economía, de sobriedad y de seguridad entonces inexpugnable».

Lo mismo sucedió frente al «delirio gnóstico», pues «la supresión de la Inquisición y de otros controles comparativamente más racionales del Antiguo Régimen permitió, sin duda, el desbordamiento, en la época industrial de los dos pasados siglos, de las corrientes más delirantes que actúan todavía en nuestro siglo: espiritismo, mormonismo, satanismo, culto a los extraterrestres, cienciología, teosofía, parapsicología, horóscopos, adivinaciones, quiromancias, profecías, escatologías, etcétera».

Y ello afecta «no solamente a los grupos analfabetos de nuestra sociedad, sino también a los grupos semicultos, y aun a los que están provistos de una formación tecnológica especializada, incluso científica». Por ello, Bueno critica «el panfilismo humanista» de «los gobiernos que encuentran en el laicismo el cauce infalible para una educación racional».

En otro apartado, el filósofo se refiere al «fundamentalismo religioso en su forma de fideísmo dispuesto a acatar las revelaciones y mandatos de un Dios voluntarista, irracional y atrabiliario -el Dios de Calvino, que Max Weber puso en los orígenes de un capitalismo movido por la desesperación». Este fundamentalismo «encontró su correctivo salvador en el Dios sensato, racional y prosaico de la Teología católica». Se trata de «un Dios que está mucho más cerca del racionalismo económico desplegado en el curso del capitalismo moderno, tal como lo explicó, no ya Max Weber, sino Carlos Marx».

En definitiva, va concluyendo Gustavo Bueno, «el Dios trino del cristianismo tiene una estructura similar a la de las personas humanas, que han desarrollado formas de racionalidad más potentes a través de su instituciones históricas», gracias a que la racionalidad «no es solitaria, ni autista, como lo es el Dios de Aristóteles o el de Mahoma».

Y hay reglas para el mundo halladas en el Dios cristiano, «ante las cuales las grandes masas populares pueden mantenerse dentro de unos límites capaces de defenderse del pánico, del delirio, de la superstición, del horror».

Y el Dios cristiano «podrá seguir salvando la razón en los momentos impredecibles, pero inexcusables, en los cuales los contactos de las sociedades occidentales con las sociedades orientales, o de cualquier otra estirpe, pongan a la racionalidad históricamente conquistada ante el peligro de sus mayores extravíos», pronostica finalmente Gustavo Bueno.

 

 

 

¿Será beatificado el Papa Pio XII?

11 diciembre 2008

200px-piusxii240px-papa_benedetto-265-papa-de-la-iglesia

3075736330_222096dbb8_m

En un blog alojado en PeriodistaDigital, Juan Fernández Krohn, escribe un ilustrativo artículo titulado 

 Pio XII: una beatificacion controvertida…y comprometida (prueba crucial para el pontifice alemán) 

y que aquí reproducimos casi íntegramente:

El diario francés « Le Figaro », en su número de hoy, publica en su segunda página un artículo/reportaje a todo destaque bajo el titulo ruidoso (se me reconocerá) : «¿Por qué Benedicto XVI no acaba de decidirse a beatificar a Pío XII ? » Y lo menos que se puede decir es que el tema -y el articulo igualmente- se prestan a comparaciones…Pio XII forma parte de la infancia de muchos católicos españoles, a mi generación me refiero por supuesto. Cuando falleció en 1958 -tenía yo nueve años- el luto que se impuso por todas parte, al interior incluso de muchas familias españolas (como la mía), quedaría grabado a fondo en la memoria colectiva. (…/…) Pio XII –aun secretario de Estado al estallar la guerra civil española- quedaría asociado en el recuerdo a la pastoral colectiva del episcopado español que refrendarían todos los obispos católicos en el mundo entero (con una o dos..tres excepciones -tres-… españolas y harto ilustrativas cada una de ellas). Pero Pio XII –en mi opinión- fue sobre todo el papa que contribuyó decisivamente a salvar y a garantizar la sobrevivencia del régimen de Franco, aislado internacionalmente tras la derrota de los nazi/fascismos a seguir al 45. Fue el que le prestó al régimen de Franco gran parte de la poca cobertura internacional de que disfrutar pudo en todos aquellos aquellos años difíciles del bloqueo, hasta la firma –en el 53- del acuerdo con los Estados Unidos. Se dirá que no podía hacer menos que eso pero no es cierto, porque mantener una actitud como aquella, tan atípica, tan insólita, en el clima hostil a España y a su régimen que se respiraban por todas partes en aquellos años de la postguerra no fue sin duda tarea fácil, de cara a extraños como tampoco de puertas a dentro. Un detalle altamente sigificativo: la actitud apenas oficiosa del entonces Nuncio en Paris, justo terminada la guerra (mundial) el cardenal Roncalli, futuro Juan XXIII (el ”buen papa” Juan) que no disimulaba sus aversión a los representantes diplomáticos españoles a los que no ahorraba desplantes en las recepciones diplomáticas, algo que yo empecé a oir como moneda en curso de labios de algunos de mis compañeros (franceses) en el seminario de Econe con todos los visos de credibilidad en principio : no eran españoles ¿que interés tendrían en decir aquello? Y de hecho –signos de los tiempos entonces- con el buen papa Juan empezaron a soplar en España vientos de guerra (psicológica)…Un chascarrillo que corría en Italia en los años que siguieron al Concilio tras la introducción (en 1965) de su causa de beatificación se pasa de comentarios y fue que el mayor « milagro » del buen papa Juan lo eran las montañas de papeletas electorales de votantes católicos -« in crescendo » durante los años de su pontificado- que iban a engrosar en cada elección las listas de los partidos de izquierda. Un grandioso milagro electoral desde luego. Se habla sobre todo –fuera de España mucho más que dentro, es mi impresión al menos- « del silencio de Pio XII », lo cual traduce si no una ambigüedad si una ambivalencia, y es que si Pio XII no condenó el antisemitismo nazi como después «a posteriori » se le reclamaría, tampoco se prestó nunca a explicarse de modo ninguno sobre su pasado personal –de una primera fase de su carrera- de nuncio en Munich (puesto clave, de envites cruciales y delicados de siempre para la diplomacia vaticana pero sobre todo en aquel entonces, en donde fue testigo directo de primera mano (super) privilegiado del ascenso irresistible del nacional/socialismo a seguir a la derrota de los imperios centrales en la gran guerra. ¿Por qué ese silencio, sobre su propio pasado, sobre si mismo? ¿Lapsus de memoria como tantos de los que adoleció la Iglesia –que me diga la Roma pontificia- a lo largo de su historia o más bien sintomático y revelador de secretos de iglesia (y de Estado) que el papa Pacelli se llevaria consigo a la tumba? En un articulo en « ABC » un tanto sibilino, calco de su estilo mas tipico, por vuelta del dos mil, venia a decir Carlos Luis Alvarez (« Candido ») que muchos católicos habian sido en el siglo XX victimas de los complejos de culpa –de autoimmolacion decía- que la Iglesia les habia legado y sin duda alguna que hablaba en primer lugar « pro domo », de sí mismo, hijo de padre fusilado por los rojos durante la guerra civil española… Los católicos españoles y, a imágen de ellos, el resto de la grey católica a escala del planeta acabarían –salvo excepciones (que confirman la regla)- « fascistizando » (o fascitizandose) más o menos en la década de los treinta….En zona nacional la fusion simbólica e ideológica se produjo a gran escala y con intensidad variable pero no menos intensa… A unos partidos « fascistizados » (la expresión, acertada, la acuño Ramiro Ledesma) corresponderian unos electorados igualmente fascistizados que lo llegarían a ser mucho mas (o del todo) con el estallido de la guerera civil española. Y la ilustración immejorable la ofrece esa imagen o más bien esa matriz fotografica –reproducida en un sin fin de fotos de periódico de los largos años del régimen de Franco- de manifestaciones, actos y ceremonias y solemnidades publicas, civiles como religiosas, con el telón de fondo siempre presente de muchedumbres, católicas por propia definición todas ellas, saludando (siempre) el brazo en alto, el saludo fascista (o fascistizado)… Los vascos nacionalistas que también eran católicos, no cuentan ya digo sino en confirmación de la regla, e incluso una actitud tan insólita igualmente, de católicismo antifascista militante (a partir solamente « grosso modo » de 1942) como la de Plinio Correa de Oliveira –el profesor Plinio -, a la que en este blog se habrá hecho ya alusión, fue bastante excepcional por no decir (casi) única en el seno del catolicismo…en el mundo (luso) hispánico por lo menos. Y sin duda que los motivos profundos que llevaron a aquella actitud al conjunto del catolicismo mundial se verían rodeadas hasta hoy de tabúes espesos e inviolables, a la medida sin duda del envite histórico e iedeológico que suponen o representan : y es por lo que ocultan o traicionan (a la vez) del conjunto de medias verdades…o para decirlo en crudo –sin eufemismos- del poso o del fondo de verdad, de verdades ca-to-li-cas, indesmentible y operante de una forma u otra en los totalitarismos vencidos tanto en el fascismo como en el nacional/socialissmo aleman incluso…
¿Malo todo él, conjunto de maldades sin mezcal de bien alguno, el nacionalsocialismo? «¿ Intrinsecamente perverso » (Divinis redemptoris) igual que el comunismo ateo; tal y como se propagó en la grey universal –y en España no digamos…- a seguir al concilio vaticano segundo? En materia de arte, del arte que floreció en Alemania durante los años del régimen nazi hay que atreverse a decir ya –al calor de esta polémica iconoclasta que estamos viviendo- que las artes plásticas del periodo nazi marcaron una ruptura neta, liberadora, con la iconoclasia rampante que destilaba el arte contemporáneo al nacer -por vuelta de la primera guerra mundial y de la inmediata postguerra- en todas y casi todas sus tendencias, como acabó (ya queda dicho tambien) por denunciarlo en un memorable ensayo el maestro Ortega. El estatuario gigantesco que acabaría plagando plazas y calles y todo tipo de recintos y lugares públicos de la Alemania nazi al borde de la guerra seria más tarde denunciado y convicto de leso paganismo desde todas los cuadrantes y todas las esquinas; no estaba menos provisto de credenciales artísticas de una Europa barroca y renacentista (y no menos católica)…Pero el argumento «a contrario » irrebatible lo ofrecería el bombardeo (por su perversidad arquetípica) de Dresde, que fue un holocausto de inocentes –ancianos, mujeres y niños en su inmensa mayoría, como lo habrá demostrado en sus escritos el historiador británico David Irving-…y a su vez una hecatombe inconoclasta (como lo serían también en cierto modo los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki) : en Dresde precisamente, joya barroca a orillas del Elba, florón sin igual en suelo alemán de Contrarreforma (católica, y española…)…Una tragedia que vino sin duda a « enmurar » (aun mas, con razón) al papa Pio XII… en sus silencios… El papa Pio XII –es un hecho- no tenía en Econe, entre mis compañeros seminaristas, muy buena prensa. Sin duda en el fondo –algo que sólo vendría a calibrar mucho más tarde- por el tufo germanizante que –justificado o no- sentían en él, pero se le reprochaba en concreto algo que hoy se le alaba y elogia en cambio «urbi et orbe» –incluso entre sus detractores- y lo es la herencia doctrinal y disciplinar que le dejaría a la Iglesia institucional como legado, que iba a preparar de cierta manera el concilio y las reformas que de él se seguirían (es cierto): en materia de estudios bíblicos, en liturgia, en doctrina (en el tema –melindroso- de la evolución) o en muchas de sus directrices pastorales…. Toda una serie de trincheras de las que los católicos integristas franceses habían hecho su principal caballo de batalla, en torno a una revindicación primera e irrevocable, la defensa del misal de San Pio X –«codificado según el rito de San Pío V »- en el que se venían a requintar y a condensar siglos de tradición litúrgica (francesa, y galicana). La misa real de Henri Dumont, las piezas litúrgicas para órgano de Marc-Antoine Charpentier, los polifonistas barrocos (franceses solo, Couperin sobre todos ellos) en pleno auge del galicanismo en la Iglesia de Roma, en el « Grand Siècle » ; incluso la música romántica de Cesar Franck, belga (y francófono, o afrancesado) –en honor todos ellos a Econe cada domingo en el seminario d Econe cuando yo allí estuve- apenas unos botones de muestra en la lista larga de agravios (litúrgicos) que los integristas franceses le reprochaban a Pío XII… Pero Pío XII fue sobre todo el papa de la “guerra fría”, del no (« niet ») al comunismo (de Stalin), de la encíclica « Divini redemptoris », de la cruzada católica anti-comunista de la posguerra europea que salvó lo que salvarse podía…En Italia para comenzar, donde un partido comunista en pleno auge (de ferrea obediencia estaliniana) se aprestaba ya al asalto al poder; lo que pareció a punto de consumarse tras el atentado (fallido) contra Palmiro Togliatti, en el 48. ¿Y qué fue lo que lo impidió, lo que hizo « in extremis » que cambiasen las tornas, hasta el punto que el malherido líder comunista acabase sintiendose obligado a hacer aquel llamamiento tan dramático a través de las ondas radiofónicas («¡Italianos volveros a vuestras casas, todavía no ha llegado la hora! »)? A ciencia cierta no se sabe sin duda aun hoy y el tema permanece al alcance y merced de investigadores pero no es gratuito el afirmar que detrás del anticomunismo resuelto de una mayoria de italianos que acabaron oponiendo un dique salvador se encontró entonces no tanto el partido mayoritario llamado entonces a representarlos sino la Iglesia misma, la iglesia católica de Pío XII. Y lo que ocurrió en Italia se vería reflejado en otros países católicos o en el catolicismo de países oficialmente protestantes como lo fue el de los Estados Unidos. Catolicismo militante de conversiones (a la fe católica) del primado de los Estados Unidos, el cardenal Spelman bendiciendo las tropas norteamericanas a punto de embarque cuando la guerra de Corea… Y la misma actitud de firmeza y de intransigencia (anti/comunista) fue la suya también en lo que se llamoó« la Iglesia del silencio », de los paises católicos caídos en la órbita soviética de resultas del desenlace de la segunda guerra mundial o en virtud de los acuerdos de Yalta. El húngaro Miszendty, el ucraniano Slipy, el croata Stepinac, pudieron contar todos ellos con el apoyo y el respaldo sin fallas del Vaticano y de la santa/sede…(solo) hasta la muerte de Pío XII… Un argumento «a contrario» tal vez me oponga aqui algún experto o erudito en el tema, y lo es el pacto –o « protocolo » discreto –que denuncie siempre desde mi detencion en Fátima yo solo (casi) hasta hoy («vox clamantis in deserto»), que concluyó el primado de Polonia cardenal Stefan Wyszinski con el régimen comunista (estaliniano) en Polonia, firmado –pequeño detalle que no escapará a algunos de mis lectores- el 14 de Abril del 1950 (aniversario de la proclamación de la II República española…) Pero cabe decir de inmediato («sed contra») que fue algo que el primado polaco impuso –o le hizo tragar- a la Curia vaticana y de rebote al mismísimo Pío XII al socaire de una serie de medidas equívocas, de concesiones sospechosas que acabaron desembocando en el apartamiento de la curia y en el cese en sus funciones del sustituto en la secretaria de estado, monseñor Montini, futuro Pablo VI (algo que te explicaban con pelos y señales –y documentacion copiosísima acompañando) en el seminario de Econe de Monseñor Lefebvre, que sin duda sabía mucho de aquello… Comparaciones odiosas. La causa de beatificación del sucesor de Pío XII, Juan XXIII, incoada al mismo tiempo que la suya –el 18 de noviembre del 1965- hace ya que llegó a buen puerto en cambio, en el 2000 «annus horribilis» bajo el pontificado (interminable) del papa polaco. Juan XXIII, el “buen papa” Juan fue –dicho sea de entrada- bien acogido de españoles, (…/…). Juan XXXIII- hay que reconocerlo- trajo consigo una imágen de rejuvenecimiento inmortalizada en aquella frase de «abrid las puertas para que entre el viento fresco» lo cual suponía una dosis de autocrítica excepcionalmente osada (e inaudita) para la época (¿Por qué no hacían igual autocritica los demás, las demás iglesias ? ¿Por qué sobre todo no se preguntaria el papa Juan, eso precisamente, nunca ?). El «quid » -el pero- es que el aire, la atmósfera que se respiraba entonces en las relaciones internacionales, no estaba poco cargada de radioactividad como la vista retrospectiva tras medio siglo ya transcurrido as exige el reconocerlo…. Como quiera que fuese, al viento fresco del buen papa Juan (por las puertas de par en par) sucedería apenas una década más tarde -y ni siquiera- « el humo de Satanás » que con acentos tan patéticos denunciaría su sucesor el papa Pablo VI, en el interior de la iglesia «di Dio». Y es que la figura de Juan XXIII –beatificaciones aparte- permanece indisociada en la memoria de la de su sucesor Pablo VI (…).
(…/…) Pablo VI, ya lo he declarado hace poco en una estrevista pubicada en Religiondigital (en youtube) pasaria a la historia como un papa (legitimo)…de izquierdas, para muchos católicos españoles que lo sufrieron de una manera tan sufrida…y tan española a la vez (porque quisieron). (…/…)
Tampoco muchos católicos españoles parecieron recibirle tan bien como lo habían hecho con su predecesor, digamos que se las atragantaría desde el principio no poco; y otro chascarrillo que muchos recordaran hizo fortuna entonces, y era aquello que «a Montini lo habían hecho papa y a Franco papilla», en alusión al pasado político (conocido) del que había sido arzobispo de Milán hasta, antes de ser elegido papa, cuando la campaña internacional en contra del régimen con motivo del juicio y posterior ejecución del comunista Julian Grimau en la que se habia visto asociado (por su pedido de indulto) para nadie era un secreto –y no pretendo escandalizar a nadie aquí- que el candidato del régimen español lo fue entonces el cardenal Siri, arzobispo de Génova, representante del ala derecha del cónclave como también del concilio en curso entonces (a quien se prestaba el propósito de suspender por las buenas la marcha de la asamblea en cuanto que resultase elegido…) Ciertos lobbies pujantes (judíos) se oponen de siempre como de todos es sabido a la beatificación de Pio XII –y algunas personalidades concidas entre ellos incluso- y para llevar a buen fin hasta el final su designio no dudarán en tener bien preparadas sus baterias para cuando llegue el momento decisivo, apuntando todas ellas sin pestañear lo mas mínimo hacia la figura –y la persona- de Benedicto XVI, y sobre todo hacia su pasado controvertido, en concreto a su militancia de muy jóven en las filas de las Juventudes Hitlerianas, grabada al agua fuerte, «in aeternum », en una foto celebre. Y aquí es donde cobran actualidad las palabras -proféticas pese a su estilo oscuro y siblino- de Carlos Lus Alvarez («Candido») a las que aludí antes. ¿Le vencerá, se dejará sepultar una vez más Benedicto XVI y con él el catolicismo a escala del planeta- por ese pesado sentimiento de culpa que acompaña a los católicos del mundo entero –con pocas excepciones- desde el final de la Segunda Guerra Mundial en relación con el nacional/socialismo? Benedicto XVI dicho sea de entrada no tiene por que sentirse culpable de nada. Por muchisismas razones históricas, ideológicas, doctrinales, morales de todo tipo, pero sobre todo porque él también tiene sus valedores, como los demás tenemos los nuestros (y como yo tengo los míos). Y en su caso concreto Bendicto XVI cuenta con unos abogados, valedores -en lo universal-, ante lo Alto y ante la Historia, él que sirvió de adolescente en la defensa anti-aerea al final de la guerra… Y lo son las víctimas inocentes de Dresde y de todos los bombardeos salvajes de objetivos y blancos civiles durante la II Guerra Mundial por cuenta de la democracia, en Alemania, y no sólo…En Bélgica también por ejemplo. En zona flamenca sobre todo, -como dejó testimonio de ello, lo más crudo y estremecedor- la obra narrativa de Hugo Claus, el más grande escritor belga flamenco contemporáneo; pero también (pequeño detalle… todo, menos trivial) el saldo mortífero de cerca de doscientas cincuenta victimas civiles de un bombardeo «por error» de la aviación aliada junto a la estación ferroviaria de Etterbeek (de cercanias), en el centro de Bruselas…. La beatificacion de Pío XII: piedra de escándalo y envite supremo (de órdago a la grande) para el pontificado actual. De su desenlace dependerá la actitud de muchos católicos sin duda hacia el pontificado actual y también –apuesto- la suerte del pontificado… ¿Batalla perdida de antemano (como siempre en esos casos…)?: gran ocasión más bien al alcance de la mano, al tiempo. Ordalía (grande) como quiera que sea en el campo sagrado de la memoria… (Dresde, 13 de Febrero del 45: holocausto de inocentes y hecatombe iconoclasta. Sus víctimas todas ellas, se yerguen hoy de oráculos de la Memoria y de valedores –en lo universal, todas ellas- del papa alemán, Benedicto XVI)

Sexo Kosher (para el fin de semana)

29 noviembre 2008

 kosher-sex-shmuley-boteach

Con este titular, en blogbis, Raquel Reznik publica un muy interesante texto sobre las normas bíblicas acerca de la sexualidad,  tan instructivo  que lo reproducimos íntegramente:

Bueno, hay cosas que me gustan, y creo que en este post -aprovechando que todos están durmiendo la siesta- abusaré de la infinita paciencia de los comprensivos administradores y de los pacientes lectores del blog.
Quiero decir -desde mis creencias- que no me siento mal frente a regulaciones y prohibiciones que si bien en lo personal no cumplo ni remotamente, me resultan muy simpáticas.
Lo más importante es que son voluntarias, o sea que nadie puede obligarte a seguirlas.
Y desde lo voluntario y opcional -sería inadmisible otra cosa- incluso confieso que me agradan.
Una de las más misteriosas esferas de las prácticas sexuales judías es la ley de niddah, la separación del marido y la mujer durante el período menstrual.
Estas leyes también son conocidas como ‘taharat ha-mishpachah’, o sea la familia de la pureza.
Pocas personas judías fuera de la comunidad ortodoxa saben que estas leyes existen, aunque los sabios aseguran que el seguimiento de estas leyes proporcionan muchos beneficios.
Las leyes de niddah no son secretas sino simplemente desconocidas, porque la mayoría de los judios no-ortodoxos no continúan su educación religiosa más allá de Bar Mitzvah.
Según la Torá, un hombre tiene prohibido tener relaciones sexuales con una niddah, es decir, con una mujer que está menstruando.
Esto es parte de la extensa ley de pureza ritual de la Torá.
Hace mucho tiempo una gran parte de la ley judía giró en torno a las cuestiones de pureza ritual y la impureza.
La ley de niddah es la única ley de pureza ritual que sigue siendo observada hoy.
Todas las otras leyes se aplicabam sólo cuando el Templo existía, y hoy ya no tienen vigencia.
El tiempo de separación comienza con la primera señal de la sangre menstrual y termina en la noche del séptimo ‘día limpio’ de la mujer.
Esta separación dura un mínimo de 12 días, y en la práctica un promedio de 15.
La Torá prohíbe solamente el coito, pero los rabinos ampliaron esta prohibición, o sea que un hombre no puede ni siquiera tocar a su esposa o dormir en la misma cama con ella durante este tiempo.
Así que… al sofá.
Al final del período de niddah -tan pronto como sea posible- después de la noche después del séptimo día limpio, la mujer debe sumergirse en una mikvah kosher, una piscina ritual.
El mikvah se utiliza tradicionalmente para limpiar a una persona de las impurezas.
Hoy en día, se utiliza principalmente con este propósito, y como parte del ritual de la conversión.
La mikvah es sólo un ritual de purificación, no de limpieza física.
Obvio, se construye un mikvah antes que una sinagoga.
La Torá no especifica la razón de las leyes de niddah, pero este período de abstención tiene sus beneficios, que sería muy extenso detallar aquí.
Las relaciones sexuales entre varones son claramente prohibidas por la Torá. (Lev. 18:22).
Es importante señalar, hablando del sexo Kosher, que los actos homosexuales están prohibidos, no la orientación homosexual.
Porque el judaísmo se centra en las acciones y no en los deseos.
Un hombre que desea tener relaciones sexuales con otro hombre no está pecando, siempre y cuando no lo materialice.
De hecho, podría decirse que un hombre que siente tales deseos pero no actúa es más digno de mérito en ese sentido que un hombre que no siente ese deseo, al igual que una que se abstiene de carne de cerdo porque está prohibido merece más méritos de la que se abstiene porque no le gusta.
Pero hay muy poca discusión sobre la homosexualidad femenina en el Talmud.
Se encuentran escasas fuentes que apenas mencionan las relaciones lésbicas.
Hay una sorprendente falta de debate de cuestiones tales como si el lesbianismo sería -por ejemplo- un motivo válido para que un hombre se divorciarse de una mujer.
Algunos dicen que estas prácticas están prohibidas porque provienen de Egipto y señalan ‘rebeldía’, y posiblemente tengan razón.
Ahora bien, la ley judía prohíbe claramente la masturbación masculina.
Esta ley se deriva de la historia de Onán (Gen. 38:8-10), que practicó el coitus interruptus como un medio de control de la natalidad para evitar la paternidad de un niño de su hermano fallecido.
Dios mató a Onán por este pecado.
Aunque el acto de Onán no era realmente una masturbación, la ley judía prohíbe cualquier acto de ha-sh’cha’tat zerah -destrucción de la semilla- o sea la eyaculación fuera de la vagina.
La cuestión es algo menos clara para las mujeres.
Obviamente, las mujeres cuando nos masturbamos no derramamos óvulos, por lo que la Torah no incluye para nosotras una prohibición explícita sobre la masturbación.
Sólo puede decirse -a lo sumo- que es algo así como ‘una acción impura’, pero incluso eso puede discutirse, y mucho.
Lo curioso de todo esto es que algunas personas sienten rechazo y se indignan por este tipo de cosas, porque imaginan que una mañana un déspota se levantó y dispuso arbitrariamente estas regulaciones.
Y nada que ver.
La ley siempre es la resultante de la cultura previa, y solamente la explicita.
Por ejemplo, el sabbath es nuestro día.
Y comienza cuando aparece la primera estrella del viernes a la noche.
La primera mención del sabbath se conecta con la caída del maná (Ex 16,22,ss) pero ya era algo conocido por el pueblo.
La legislación sólo dio fuerza a una costumbre pre-existente.
Pero si buceamos en su origen todo se pondrá muy confuso.
Los egipcios desconocían la semana de siete días terminando con un día de descanso.
Algunos dicen que el sabbath tiene un origen babilónico.
Hay una tabla cuneiforme que nos habla del shabattu como el equivalente a ‘nunh libbi’, o sea el ‘día de apaciguamiento del corazón de los dioses’.
Parece ser que en esos días el rey, el mago y el médico debían abstenerse de realizar ciertos actos, que no mencionaré porque sería más que abusar.
Era -de alguna manera- como un equivalente al sabbath.
Por otra parte, Caldea era la patria de los hebreos.
Pero esos eran días de penitencia, no de júbilo.
De hecho, el sabbath no deriva de la fiesta de la luna llena de los babilonios, así que todo el asunto -como siempre- se pierde en la noche de los tiempos.
Bueno, el ejemplo era por el tema del domingo y los cristianos.
Según yo tengo entendido -lo digo respetuosamente y si me equivoco espero que me avisen- el cambio al domingo fue únicamente para diferenciarse de los judíos.
Obviamente, la palabra ‘domingo’ no existe en los textos sagrados.
En hebreo, shevah es siete.
La raíz savah significa satisfecha, o tener suficiente.
Shavath es descanso, y Shabbath es sábado, siete, el día de descanso, el día que estamos satisfechas, el día que las mujeres encendemos dos velas: Zachor (para recordar el día de reposo) y Shamor (para observar el sábado).
Después bebemos vino dulce, pero eso ya es otra historia que no me atrevo a contar aquí.

[Publicado por Raquel Reznik en www.blogbis.blogspot.com]

 

llega la CENSURA y nos manda callar

11 septiembre 2008

Resulta irónico y muy significativo que en los blogs independientes que tienen la valentía de denunciar los abusos y debilidades de los gobiernos “democráticos” a la vez que tratan de que la gente tome conciencia de lo que llaman la invasión islamista estén siendo silenciados, perseguidos, acosados por los poderes políticos. De nada les sirve que proclamen que son no sólo acérrimos enemigos de cualquier ideología totalitaria tipo hitlerismo, de nada les vale que se manifiesten adalides de la causa israelita e incluso que se declaren projudíos sin condiciones: son censurados bajo la sospecha o acusación de que promueven el único delito de opinión que existe: “racismo”, palabra tabú … y  algunos poderes quieren erradicar de los diccionarios incluso la palabra “raza”.

Este comentario viene a cuento de una información aparecida en Eurabian News:

“Comprobé que mi blog sigue estando censurado en

 

el CAPI de la Comunidad

de Madrid. Las derechas tienen un sentido especial  para despreciar a sus

simpatizantes“, escribe AMDG.

 

Añade que han sido filtradas por Canguro.net  los blogs siguientes:

www.noticiasdeeurabia.wordpress.com

www.yahel.wordpress.com

http://alianzacivilizaciones.blogspot.com/ 

 

 

.

UNOS JUDIOS QUEMAN LIBROS DEL EVANGELIO

2 junio 2008

Realmente, desde siempre es una costumbre universal la quema de los

librosque se consideran dañinos o inconvenientes. Es famosa la quema

dela biblioteca de Alejandría por los musulmanes e incluso hasta a

Don Quijotele quemaron los libros de caballeria. En la euforia del

triunfo electoral algunoslibros de autores judíos o de ideas que se

consideraron decadentes odesmoralizadoras fueron quemados en el

Berlin de 1933. Y aunque sólo se suelehablar de este hecho, lo cierto

es que hoy, y desde 1945, miles de libros si no se queman es porque

sencillamente no se editan e incluso se prohibe su difusión.

Sin embargo, la práctica incendiaria prosigue y ha sido noticia en

Israel: algunos judíos ultraortodoxos han hecho una requisa de

ejemplares del Nuevo Testamento cristiano y los han quemado.

Lo cual es perfectamente coherente con su ideología, pues están en

contra del proselitismo cristiano en Israel. Por supuesto, en los países

de mayoría musulmana el difundir ejemplares de la biblia ni se plantea,

pues hay graves castigos para quienes posean libros cristianos.

———

Sobre este tema informa el blog www.radiocristiandad.wordpress.com

 2 de Junio de 2008

 

 


A %d blogueros les gusta esto: