Archive for 27 diciembre 2018

El juicio en el que la URSS condenó a Dios por «genocidio» en 1918

27 diciembre 2018


Lenin, en una imagen de 1917 – ABC
————————————————————————————-

Poco después de instaurarse la Revolución comunista de 1917, un comisario de Lenin se dedicó a perseguir a la Iglesia, convencido de que podía erradicar sus casi dos mil años de historia de un plumazo. Este fue su episodio más rocambolesco
ISRAEL VIANA
MADRIDActualizado:27/12/2018 18:34h

33
Cinco años después del episodio que les vamos a contar, su protagonista, Anatoly Lunacharski, aseguró: «La religión es como un clavo. Cuanto más se la golpea en la cabeza, más penetra». El comisario de Instrucción Pública de Lenin llevaba cinco años dedicado en cuerpo y alma a perseguir a la Iglesia, convencido de que podía erradicar sus casi dos mil años de historia de un plumazo. Desde el triunfo de la Revolución Rusa, en 1917, apoyado por el aparato del recién creado estado comunista, se dedicó a destruir monasterios, decapitar y quemar efigies del Papa Benedicto XV en pomposas performances públicas, confiscar bienes eclesiásticos y ridiculizar a los apóstoles en procesiones simbólicas.


Lunacharski, durante su estancia de incógnito en París, en 1930
– ABC
El ataque más rocambolesco e insólito de todos se produjo a comienzos de 1918, con el llamado «Juicio del Estado Soviético contra Dios». El episodio coincidió con el comienzo de la época iconoclasta de la URSS. El zar Nicolán II había sido derrocado un año antes, aunque faltaban aún seis meses para quefuera fusilado y acuchillado junto a su familia.

En esta vorágine de acontecimientos se organizó en Moscú un tribunal popular al que el primer Gobierno bolchevique declaró absolutamente competente para juzgar al Todopoderoso por sus «crímenes contra la Humanidad» y «genocidio». Su presidente fue precisamente Lunacharski, el mismo que declaró en su libro «Religión y socialismo» que «Karl Marx es el profeta más grande del mundo». Uno que, decía, «ya no necesita hacer referencia a Dios, ya que la nueva sociedad no está basada en un pacto con él».

Un juicio «divino»
El 16 de enero de 1918 fue el día elegido para que se celebrara aquel acto sin precedentes que se alargó durante cinco horas y fue presenciado por una gran cantidad de público. A simple vista no parecía haber diferencias entre aquel juicio «divino» y otro terrenal. Los detalles estaban perfectamente cuidados, como si de un proceso legal se tratara, con una una Biblia en el banquillo de los acusados.

En primer lugar se produjo la lectura de todos los delitos que el pueblo ruso, en supuesta representación del resto de la especie humana, atribuía el «reo». Los fiscales presentaron una gran cantidad de pruebas basadas en testimonios históricos, según los cuales la imputación principal estaba clara: Dios era culpable. Los defensores designados por el Estado soviético, por su parte, aportaron pruebas de su inocencia. Llegaron incluso a pedir la absolución del acusado, alegando que padecía una «grave demencia y trastornos psíquicos» y que, por lo tanto, no era responsable de los hechos que se le achacaban.

Lunacharski no era exactamente un ignorante en lo que a cuestiones religiosas se trataba. Todo lo contrario. El presidente del tribunal había aprovechado sus años en París y las largas temporadas que había pasado en la cárcel antes de 1917, para estudiar intensamente la historia de las religiones. De ahí surgió la idea de su ensayo «Religión y socialismo», cuya intención no era otra que incorporar al marxismo los preceptos sobre la salvación humana que encontró en el cristianismo. Esto provocó una violenta condena por parte de sus camaradas del partido comunista ruso, algunos de los cuales acabaron convirtiéndose en sus enemigos.

Cinco horas de apelaciones
Tras cinco horas de testimonios, apelaciones y protestas, el tribunal declaró finalmente «culpable» a Dios de los delitos por los que era juzgado. A continuación, Lunacharski leyó la sentencia: el Señor era condenado a muerte y debía ser fusilado a la mañana siguiente. Hasta entonces, sus abogados no tendrían derecho a interponer ningún tipo de recurso ni establecer el más mínimo aplazamiento. Al amanecer, un pelotón llevó a cabo los deseos del juez disparando varias ráfagas al cielo de Moscú.

Pocos años después, entre 1923 y 1929, la astucia del pensamiento bolchevique aconsejó no repetir este tipo de actos ni la persecución abierta contra la Iglesia de los años anteriores. El mismo Lunacharski condenó los excesos cometidos en este sentido. Lo hizo poco antes de morir, el 26 de diciembre de 1933, justo durante su viaje a España, donde acudía para ocupar el cargo de embajador ruso en la Segunda República.

FUENTE:

ABC, Madrid, 27 diciembre de 2018

Manuel Lamas: informe sobre la criminalidad en el mundo

23 diciembre 2018

No, la violencia no tiene sexo: 6 gráficos

 

El trágico asesinato de la joven Laura Luelmo ha vuelto a aflorar una serie de manidos argumentos que, por mucho que se repitan a través de los medios de comunicación, no dejan de ser un compendio de patrañas y tergiversaciones cuyo único fin es manipular a la opinión pública para tratar de imponer las tesis propias de la “ideología de género”.

La particular tesis que pregonan sus precursores se resume, básicamente, en tres mensajes: en primer lugar, que todas las mujeres corren un gravísimo peligro en España, ya que el riesgo de sufrir una agresión sexual o, en última instancia, ser víctima de homicidio es muy alto, transmitiendo así una situación de absoluta indefensión; en segundo término, que la responsabilidad última de estos delitos no recae en el asesino en cuestión, sino en el género masculino, dando a entender que todos los hombres son potenciales violadores y homicidas por culpa de esa dominante cultura opresora llamada “heteropatriacado”, según la cual el hombre mata a la mujer “por ser mujer”; y, por último, pero no menos importante, que la fémina es, siempre y en todo lugar, una víctima, contribuyendo a proyectar una imagen de la sociedad dividida en dos, donde las mujeres son santas y los hombres verdugos.

¿Qué hay de cierto en esta nueva campaña feministoide urdida a raíz de este terrible suceso? Simplemente, nada, tal y como demuestran los datos.

1. Uno de los países más seguros del mundo

El hashtag #TodasSomosLaura, que se ha viralizado en las redes en los últimos días, recoge buena parte de esa percepción, según la cual todas las mujeres corren un gran riesgo cuando salen de casa debido a la nutrida presencia masculina que registran las calles.
Yo vivo en #NYC y mi hija en #Madrid. A veces me llama por teléfono hasta que entra en casa y se siente segura. No podemos vivir con este miedo. Cada asesinato nos mata un poco a todas. Y si reivindicamos nuestro espacio y nuestra libertad nos llaman feminazis. #TodasSomosLaura

10,4 mil

20:21 – 17 dic. 2018
Información y privacidad de Twitter Ads
4.180 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
Pero la realidad es que ese interesado alarmismo no está, en ningún caso justificado. En España, el número de violaciones por cada 100.000 habitantes se sitúa en 2,65, veinte veces menos que en Suecia, cuya tasa asciende a 57, y a una distancia aún mayor de las 62 registradas en Inglaterra y Gales, según Eurostat. España, por tanto, se sitúa a la cola de la UE en este tipo de delitos. Y lo mismo sucede con los abusos sexuales, con 18,6 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 145 de Escocia, los 121 de Suecia, los 117 de Irlanda del Norte o los 66 de Bélgica.

En cuanto a los homicidios, la imagen que presenta España también es diametralmente opuesta a esa selva llena de peligros que trata de dibujar el feminismo patrio. En 2012, se registraron un total de 437.000 víctimas de homicidio en todo el mundo, pero más de una tercera parte acontecieron en América (36%), seguido de África (31%) y Asia (28%), mientras que Europa y Oceanía presentaron los porcentajes más bajos (5% y 0,3% respectivamente).

En términos relativos -en comparación con la población-, la tasa global de homicidios fue de 6,2 muertes por cada 100.000 habitantes, estando América (16,3) y África (12,5) muy por encima de la media. Europa es la zona más segura del mundo, tal y como muestra el siguiente mapa.
Y dentro de la UE, España destaca especialmente por su baja tasa de homicidios, con apenas 0,63 por cada 100.000 habitantes, frente a la media comunitaria de 0,99, según los datos oficiales del Ministerio del Interior correspondientes a 2016. Tan sólo Austria registra una menor incidencia.
Además, la tendencia, por si fuera poco, es decreciente. Entre 2000 y 2015, el número de víctimas de homicidio sumaron un total de 7.179, lo que deja una media de 449 al año, pero la evolución es claramente a la baja.
2. Los hombres matan, sobre todo, a hombres
Por otro lado, las feministas y sus “aliados” varones insisten en señalar a todos los hombres como potenciales asesinos, descargando con ello la responsabilidad de tales crímenes no en el homicida en cuestión, sino en el género masculino en su conjunto, exacerbando con ello la aberrante “guerra de sexos” que pretende imponer la ideología de género. Pero, una vez más, los datos desdicen tal sinrazón.

Lucia Etxebarria@LaEtxebarria
Por un 2019 en el que los hombres y chicos que salgan de casa vuelvan sin haber agredido, acosado o violado a una mujer. #TodasSomosLaura

2.280

14:09 – 18 dic. 2018
Información y privacidad de Twitter Ads
4.545 personas están hablando de esto
Información y privacidad de Twitter Ads
Por ejemplo, el número de violadores (832 casos en 2017) y de parejas o exparejas que han terminado asesinando a una mujer (48 casos) es mínimo en comparación con la población masculina (casi 15,5 millones de personas entre 15 y 64 años). En concreto, tan sólo el 0,006% de los hombres son culpables de tales tropelías o, lo que es lo mismo, el 99,994% restante es inocente de tales delitos.

Asimismo, el estudio pormenorizado que acaba de publicar Interior, tras analizar una muestra de 632 homicidios cometidos entre 2010 y 2012, señala que los hombres matan más, pero también mueren en mayor número que las mujeres. En concreto, el 89% de los asesinos son hombres frente al 11% de las mujeres, al tiempo que representan al 62% de las víctimas en comparación con el 38% de las féminas. El cruce de datos arroja el siguiente cuadro: el 62% de los homicidios son de hombres a manos de hombres; el 28% son mujeres asesinadas por hombres; el 8% son hombres muertos a manos de mujeres; y el 3% mujeres que acaban con la vida de otras mujeres.

Es decir, hay más probabilidades de que un hombre muera a manos de un hombre a que lo haga una mujer. Además, la mayoría de homicidios son de tipo interpersonal (entre conocidos) y se producen , sobre todo, en el contexto de discusiones y reyertas en el caso de los hombres, y en el ámbito familiar en el caso de las mujeres. Todo ello desmonta la ridiculez de que el hombre mata a la mujer “por ser mujer”, ya que sería tan absurdo como decir que mata en mayor medida a otros hombres por ser hombres. El género de la víctima no determina, por tanto, el móvil del crimen.

3. Mujeres asesinas
Por último, si bien la cifra de mujeres homicidas es mucho más baja, oscilando entre el 5% y el 10% en los países analizados, cabe señalar diferencias significativas con respecto a los hombres. Los estudios internacionales que cita el trabajo de Interior indican que los hombres matan en mayor medida a conocidos no familiares, y, si bien ambos sexos asesinan un porcentaje similar de parejas sentimentales, las mujeres matan mucho más que los hombres en el ámbito del hogar, es decir, a miembros de la familia.

De hecho, la mayoría de víctimas de edad inferior a 18 años (86,7%) fueron asesinadas por mujeres. El Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Crimen, por ejemplo, muestra cómo un 80% de las víctimas a manos de mujeres son familiares (parejas y menores), y otro informe de investigadores suecos añade que las homicidas, con mayor frecuencia que los hombres, matan a familiares o parejas íntimas (75% de los casos frente al 35,2% en los hombres).

Capítulo aparte merece la violencia intrafamiliar contra menores, generalmente los propios hijos, ya que otro informe concluye que el 61% de los homicidios de menores en el hogar fue obra de la madre frente al 37% de los casos en los que fue el padre o padrastro. Los menores asesinados por sus madres solían ser de menor edad que los asesinados por los padres y los medios más frecuentes eran los golpes, ahogamientos y estrangulaciones.

Basta de criminalizar colectivos
Basta de criminalizar colectivos
Frente a la obsesión del feminismo por criminalizar a los hombres, culpándoles de todo lo malo que les sucede a las mujeres, los datos demuestran que la violencia no tiene sexo, puesto que se da, en mayor o menor grado, en ambos colectivos. Y, al igual que resultaría estúpido culpabilizar a todas las madres de los asesinatos que protagonizan algunas mujeres con sus hijos, es aberrante escuchar que la muerte de Laura es culpa del colectivo masculino, desvirtuando con ello el papel jugado por su asesino. La responsabilidad de tales crímenes no es colectiva, sino individual

Ni todos los hombres son homicidas y violadores (sólo el 0,006%) ni todas las mujeres inocentes (cometen el 11% de los asesinatos), y por mucho que políticos y medios de comunicación intenten sembrar el miedo entre la población, la realidad es que España es uno de los países más seguros del mundo, especialmente para las mujeres.

FUENTE:

https://www.libertaddigital.com/opinion/manuel-llamas/no-la-violencia-no-tiene-sexo-86772/

tasa de homicidios en el mundo…

23 diciembre 2018

El trágico asesinato de la joven Laura Luelmo ha vuelto a aflorar una serie de manidos argumentos que, por mucho que se repitan a través de los medios de comunicación, no dejan de ser un compendio de patrañas y tergiversaciones cuyo único fin es manipular a la opinión pública para tratar de imponer las tesis propias de la “ideología de género”.

La particular tesis que pregonan sus precursores se resume, básicamente, en tres mensajes: en primer lugar, que todas las mujeres corren un gravísimo peligro en España, ya que el riesgo de sufrir una agresión sexual o, en última instancia, ser víctima de homicidio es muy alto, transmitiendo así una situación de absoluta indefensión; en segundo término, que la responsabilidad última de estos delitos no recae en el asesino en cuestión, sino en el género masculino, dando a entender que todos los hombres son potenciales violadores y homicidas por culpa de esa dominante cultura opresora llamada “heteropatriacado”, según la cual el hombre mata a la mujer “por ser mujer”; y, por último, pero no menos importante, que la fémina es, siempre y en todo lugar, una víctima, contribuyendo a proyectar una imagen de la sociedad dividida en dos, donde las mujeres son santas y los hombres verdugos.

¿Qué hay de cierto en esta nueva campaña feministoide urdida a raíz de este terrible suceso? Simplemente, nada, tal y como demuestran los datos.

1. Uno de los países más seguros del mundo

El hashtag #TodasSomosLaura, que se ha viralizado en las redes en los últimos días, recoge buena parte de esa percepción, según la cual todas las mujeres corren un gran riesgo cuando salen de casa debido a la nutrida presencia masculina que registran las calles.

Almudena Ariza

@almuariza

Yo vivo en y mi hija en . A veces me llama por teléfono hasta que entra en casa y se siente segura. No podemos vivir con este miedo. Cada asesinato nos mata un poco a todas. Y si reivindicamos nuestro espacio y nuestra libertad nos llaman feminazis.

4.180 personas están hablando de esto

Pero la realidad es que ese interesado alarmismo no está, en ningún caso justificado. En

violaciones.jpg

España, el número de violaciones por cada 100.000 habitantes se sitúa en 2,65, veinte veces menos que en Suecia, cuya tasa asciende a 57, y a una distancia aún mayor de las 62 registradas en Inglaterra y Gales, según Eurostat. España, por tanto, se sitúa a la cola de la UE en este tipo de delitos. Y lo mismo sucede con los abusos sexuales, con 18,6 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 145 de Escocia, los 121 de Suecia, los 117 de Irlanda del Norte o los 66 de Bélgica.

En cuanto a los homicidios, la imagen que presenta España también es diametralmente opuesta a esa selva llena de peligros que trata de dibujar el feminismo patrio. En 2012, se registraron un total de 437.000 víctimas de homicidio en todo el mundo, pero más de una tercera parte acontecieron en América (36%), seguido de África (31%) y Asia (28%), mientras que Europa y Oceanía presentaron los porcentajes más bajos (5% y 0,3% respectivamente).

En términos relativos -en comparación con la población-, la tasa global de homicidios fue de 6,2 muertes por cada 100.000 habitantes, estando América (16,3) y África (12,5) muy por encima de la media. Europa es la zona más segura del mundo, tal y como muestra el siguiente mapa.

vioge1.jpg

Y dentro de la UE, España destaca especialmente por su baja tasa de homicidios, con apenas 0,63 por cada 100.000 habitantes, frente a la media comunitaria de 0,99, según los datos oficiales del Ministerio del Interiorcorrespondientes a 2016. Tan sólo Austria registra una menor incidencia.

vioge2.jpg

Además, la tendencia, por si fuera poco, es decreciente. Entre 2000 y 2015, el número de víctimas de homicidio sumaron un total de 7.179, lo que deja una media de 449 al año, pero la evolución es claramente a la baja.

vioge3.jpg

2. Los hombres matan, sobre todo, a hombres

Por otro lado, las feministas y sus “aliados” varones insisten en señalar a todos los hombres como potenciales asesinos, descargando con ello la responsabilidad de tales crímenes no en el homicida en cuestión, sino en el género masculino en su conjunto, exacerbando con ello la aberrante “guerra de sexos” que pretende imponer la ideología de género. Pero, una vez más, los datos desdicen tal sinrazón.

Lucia Etxebarria@LaEtxebarria

Por un 2019 en el que los hombres y chicos que salgan de casa vuelvan sin haber agredido, acosado o violado a una mujer.

4.545 personas están hablando de esto

Por ejemplo, el número de violadores (832 casos en 2017) y de parejas o exparejas que han terminado asesinando a una mujer (48 casos) es mínimo en comparación con la población masculina (casi 15,5 millones de personas entre 15 y 64 años). En concreto, tan sólo el 0,006% de los hombres son culpables de tales tropelías o, lo que es lo mismo, el 99,994% restante es inocente de tales delitos.

Asimismo, el estudio pormenorizado que acaba de publicar Interior, tras analizar una muestra de 632 homicidios cometidos entre 2010 y 2012, señala que los hombres matan más, pero también mueren en mayor número que las mujeres. En concreto, el 89% de los asesinos son hombres frente al 11% de las mujeres, al tiempo que representan al 62% de las víctimas en comparación con el 38% de las féminas. El cruce de datos arroja el siguiente cuadro: el 62% de los homicidios son de hombres a manos de hombres; el 28% son mujeres asesinadas por hombres; el 8% son hombres muertos a manos de mujeres; y el 3% mujeres que acaban con la vida de otras mujeres.

Es decir, hay más probabilidades de que un hombre muera a manos de un hombre a que lo haga una mujer. Además, la mayoría de homicidios son de tipo interpersonal (entre conocidos) y se producen , sobre todo, en el contexto de discusiones y reyertas en el caso de los hombres, y en el ámbito familiar en el caso de las mujeres. Todo ello desmonta la ridiculez de que el hombre mata a la mujer “por ser mujer”, ya que sería tan absurdo como decir que mata en mayor medida a otros hombres por ser hombres. El género de la víctima no determina, por tanto, el móvil del crimen.

vioge4.jpg

3. Mujeres asesinas

Por último, si bien la cifra de mujeres homicidas es mucho más baja, oscilando entre el 5% y el 10% en los países analizados, cabe señalar diferencias significativas con respecto a los hombres. Los estudios internacionales que cita el trabajo de Interior indican que los hombres matan en mayor medida a conocidos no familiares, y, si bien ambos sexos asesinan un porcentaje similar de parejas sentimentales, las mujeres matan mucho más que los hombres en el ámbito del hogar, es decir, a miembros de la familia.

De hecho, la mayoría de víctimas de edad inferior a 18 años (86,7%) fueron asesinadas por mujeres. El Consejo Nacional Sueco para la Prevención del Crimen, por ejemplo, muestra cómo un 80% de las víctimas a manos de mujeres son familiares (parejas y menores), y otro informe de investigadores suecos añade que las homicidas, con mayor frecuencia que los hombres, matan a familiares o parejas íntimas (75% de los casos frente al 35,2% en los hombres).

Capítulo aparte merece la violencia intrafamiliar contra menores, generalmente los propios hijos, ya que otro informe concluye que el 61% de los homicidios de menores en el hogar fue obra de la madre frente al 37% de los casos en los que fue el padre o padrastro. Los menores asesinados por sus madres solían ser de menor edad que los asesinados por los padres y los medios más frecuentes eran los golpes, ahogamientos y estrangulaciones.

Basta de criminalizar colectivos

Frente a la obsesión del feminismo por criminalizar a los hombres, culpándoles de todo lo malo que les sucede a las mujeres, los datos demuestran que la violencia no tiene sexo, puesto que se da, en mayor o menor grado, en ambos colectivos. Y, al igual que resultaría estúpido culpabilizar a todas las madres de los asesinatos que protagonizan algunas mujeres con sus hijos, es aberrante escuchar que la muerte de Laura es culpa del colectivo masculino, desvirtuando con ello el papel jugado por su asesino. La responsabilidad de tales crímenes no es colectiva, sino individual

Ni todos los hombres son homicidas y violadores (sólo el 0,006%) ni todas las mujeres inocentes (cometen el 11% de los asesinatos), y por mucho que políticos y medios de comunicación intenten sembrar el miedo entre la población, la realidad es que España es uno de los países más seguros del mundo, especialmente para las mujeres.


FUENTE:

https://www.libertaddigital.com/opinion/manuel-llamas/no-la-violencia-no-tiene-sexo-86772/

Manolete” Su muerte imagen a imagen

23 diciembre 2018

…‘pacto migratorio’ de la ONU…

18 diciembre 2018

Hoy se ha firmado el ‘pacto migratorio’ de la ONU que

ampara la invasión; Et tu, VOX?

José González
El Daily Stormer
10 diciembre, 2018

El objetivo real del ‘pacto migratorio’ que hoy se ha firmado en Marraquech no es otro que legitimar la invasión de los países occidentales por hordas de negros y moros infinitos.

El documento afirma, literalmente, que la “migración” es un derecho humano.

Por supuesto el pacto no dice literalmente que busque “legitimar la invasión de Occidente para acelerar el reemplazo étnico necesario para la agenda globalista judía”; para engañar a los goyim incautos, utiliza el lenguaje ambiguo, aparentemente neutral, tan característico de los eslóganes de la izmierda. En la práctica, sin embargo, los derechos en él contenidos solo beneficiarán a los marrones que invaden nuestras fronteras. Los blanquitos vamos a seguir estando obligados a tener los papeles en regla para entrar en cualquier país del tercer mundo.

El País:

El llamado Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular fue adoptado formalmente esta mañana en Marrakech mediante consenso por la conferencia intergubernamental de la ONU.  Al encuentro han asistido representantes de 165 países de los 193 que integran la ONU. El texto contiene 23 objetivos no vinculantes para los Estados que lo suscriben. Y a pesar de que no compromete jurídicamente a ningún Gobierno, Estados Unidos se opuso a él desde un principio y ha ejercido hasta el último momento notables presiones para que ciertos países no asistan, según indicaron a este diario fuentes diplomáticas, de la sociedad civil y de la organización.

Hasta el momento, solo una decena de países han expresado abiertamente su oposición al pacto.  Además de Estados Unidos destacan Austria, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Bulgaria, Australia y Chile, país que se descolgó justo un día antes de que comenzara el encuentro de Marrakech. En Bélgica la derecha nacionalista flamenca se negó a respaldar el acuerdo y ha roto la coalición de Gobierno de la que formaba parte. Así que finamente, la delegación belga asistió a Marruecos, pero con su Gobierno roto.

Israel tampoco lo ha firmado, porque “tenemos que proteger nuestras fronteras de infiltrados ilegales. Es lo que hemos hecho, y continuaremos haciendo“, en palabras de Netanyahu. Una posición muy legítima y comprensible. También es comprensible que intereses judíos en todo el globo estén presionando en favor del pacto migratorio. Lo que no es comprensible es que la mayoría de los países occidentales, entre ellos España, hayan decidido firmar lo que equivale a una sentencia de muerte.

El pacto no es vinculante, pero es una declaración seria de intenciones que la dictadura progre que domina toda Europa occidental ya ha comenzado a llevar a la práctica.

En España, por ejemplo, Pedro Sánchez aprobó la sanidad “gratuita” —entre comillas, porque la pagan los españoles— el pasado agosto, en el marco del objetivo 15 del pacto migratorio. Ningún medio de comunicación señaló que esta decisión tan polémica estuviera relacionada con el pacto migratorio de la ONU. Tampoco lo harán cuando Pedro decida también criminalizar las críticas a la invasión.

 

¿Dónde está VOX?

Es decepcionante que VOX no haya denunciado la firma de este documento. El pacto migratorio de la ONU choca de frente con sus promesas electorales en materia de inmigración, así que que hayan decidido mantenerse callados al respecto es injustificable. No les haría perder votos, todo lo contrario. Con el silencio cómplice de la prensa, el PP y Ciudadanos, es una oportunidad única con la que VOX puede volver a convertirse en el foco de atención, y reforzar su posición como única alternativa posible a los partidos del Establishment.

Numerosos países europeos, entre ellos Austria, Estonia, Hungría, Bulgaria, Polonia y la República Checa, se han negado a firmar el documento. Otros, como Italia y Suiza, han dicho que primero lo consultarán en el parlamento. Lo más probablemente es que tampoco lo firmen. En Bélgica el pacto migratorio ha provocado la ruptura del Gobierno.

Es inadmisible que en España, la vía principal de entrada a Europa para los ilegales, no exista ningún debate sobre un documento que blanquea la invasión. VOX, ¿dónde estás?—

FUENTE:

https://es.dailystormer.name/2018/12/10/hoy-se-ha-firmado-el-pacto-migratorio-de-la-onu-que-ampara-la-invasion-et-tu-vox/


5 Comments

Juan Manuel Brea Rivera

Recuerda que Vox está financiada por Israel, por eso no dijo nada, aparte que aun no tiene voz en el parlamento español aunque ya tiene presencia en Andalucía.
De todos modos poco valdría lo que digan y es mejor ahorrar energías para las elecciones españolas.
Yo de todos modos voté a la Falange que es uno de los componentes de ADÑ sabiendo que no iba a tener presentación y siendo la menos votada de mi provincia aunque tivo más votos que en las anteriores elecciones que ya es algo. No haberse presentado ninguno de ADÑ habría votado a Vox.
LikeReply21w

Cristhian Perez

Mi pais Republica Dominicana tambien se ha negado a firmarlo, tenemos a Haiti al lado. Firmarlo seria un suicidio, hasta para nuestra basura de presidente. Pero por fin ha hecho algo para los intereses del pais, aunque mas bien creo que fue para sus intereses de reeleccion.
LikeReply11w
…..

Santiago Abascal

@Santi_ABASCAL

Pedro Sánchez y otro montón de progres han firmado en Marrakech cargarse nuestra soberanía, nuestras fronteras y nuestra prosperidad. Y amordazar a los ciudadanos occidentales y medios de comunicación que critiquen la inmigración ilegal que ellos han convertido en derecho humano

Ivan@ivanedlm

Entre tanto ruido mediático por otros temas, ha pasado casi desapercibido un asunto del que ya alertábamos la semana pasada. Hoy se ha aprobado, con la aprobación de España y otros 150 países, el Pacto migratorio de Naciones Unidas. Es grave. Hilo va https://gaceta.es/mundo/aprobado-por-150-paises-el-pacto-migratorio-de-naciones-unidas-20181210-1046/ 

el anti…. es anti….

15 diciembre 2018

EL ANTISEMITISMO ES UN JUDAÍSMO. El autor del artículo se apellida Palmero, quizá no por casualidad. En todo caso, más allá de las alabanzas al “pueblo escogido” por parte del palmero de Sión, insisto una vez más en que es menester condenar el antisemitismo, una pulsión de procedencia cristiana —es decir, judía— que convierte a “los judíos” —de hecho, la secta de los fariseos, opuesta a la de los nazarenos— en demonios, seres satánicos, reptilianos e incluso extraterrestres que practican sacrificios rituales, se alimentan de sangre y cosas por el estilo. Algo tan ridículo y estúpido que, en el fondo, resta toda credibilidad a una crítica ilustrada y racional del judaísmo como forma de oscurantismo cultural. Creo, aunque por el momento no lo puedo demostrar, que los Protocolos de los Sabios de Sión pertenecen a la “listeza” judía de los rabinos ultraortodoxos: con dicho panfleto y los escritos del abate Barruel, el antisemitismo judeo-cristiano ocupa el lugar del iluminismo científico en el desmantelamiento de esta religión profundamente retrógrada y racista, mientras, al mismo tiempo, para perjuicio de Europa, ensálzase a la Iglesia católica como “víctima” de la modernidad masónica. Con ello la crítica del judaísmo abandona su molde racional para convertirse, a su vez, en una forma de oscurantismo peor incluso que el propio judaísmo.

FUENTE:

https://www.facebook.com/jaume.farrerons.5?__tn__=%2CdC-R-R&eid=ARDfj87JvqAYmt0iq_H5tB-HZHwPX2w7ehVa_Yokc3aWh2WSVURkb3ijGrne6pAXWkSrIK6PBJVVL5lf&hc_ref=ARSMtJ1NqhOdct_WAH1KGtjbLF8xC2C2T4ARy447St2TJvLHOI12LFDwUY_eM87BTLI&fref=nf


A %d blogueros les gusta esto: