Archive for the ‘Rusia’ Category

Vladimir Volfovich Zhirinovsky

11 febrero 2019

VLADIMIR ZHIRINOVSKY / artículo de Xavier Colás en el diario “EL MUNDO”, 10 feb 2019

FUENTE: diario “El MUndo”, Madrid 10 de febrero de 2019
====

Vladimir Volfovich Zhirinovsky (RussianВлади́мир Во́льфович Жирино́вский Eidelstein (Russian: Эйдельште́йн); born 25 April 1946) is a Russian politician and leader of the LDPR party (formerly Liberal Democratic Party of Russia). He is fiercely nationalist and has been described as “a showman of Russian politics, blending populist and nationalist rhetoric, anti-Western invective and a brash, confrontational style”.[1] His views have sometimes been described by western media as fascist.[2][3][4]

EARLY LIFE AND POLITICS[EDIT]

Zhirinovsky was born in Almaty, the capital of the Kazakh Soviet Socialist Republic, modern-day Kazakhstan. His father, Volf Isaakovich Eidelshtein (or Wolf Andreyevich Eidelshtein), was a Polish Ashkenazi Jew, and his mother, Alexandra Pavlovna (née Makarova), was of Russian background.[5][6][dead link][7][8] His paternal grandfather was a wealthy industrialist from Kostopil,[9] who owned the largest timber factory in (what is now) Ukraine and was head of the Jewish community.[10] His grandfather’s mill today has an income of $32 million a year, and over the years Zhirinovsky has demanded successive Ukrainian governments return it to him.[11]
Four of Zhirinovsky’s relatives had been killed during the Holocaust. Zhirinovsky’s parents split while he was still an infant. Abandoning the family, Zhirinovsky’s father, Wolf Eidelstein, emigrated to Israel in 1949 (together with his new wife Bella and his brother), where he worked as an agronomist in Tel Aviv. Zhirinovsky’s father was a member of the right-wing nationalist Herut party in Israel, and died in 1983 when he was run over by a bus near Dizengoff Street in Tel Aviv.[9] Zhirinovsky did not find out the details of his father’s life in Israel until many years later, or even that he had died.[9][10] Zhirinovsky says that he is an Orthodox Christian.[12]
In July 1964, Zhirinovsky moved from Almaty to Moscow, where he began his studies in the Department of Turkish Studies, Institute of Asian and African Studies at Moscow State University (MSU), from which he graduated in 1969. Zhirinovsky then went into military service in Tbilisi during the early 1970s. He would later get a law degree and work at various posts in state committees and unions. He was awarded a Dr.Sci. in philosophy by MSU in 1998. Although he participated in some reformist groups, Zhirinovsky was largely inconsequential in Soviet political developments during the 1980s. While he contemplated a role in politics, a nomination attempt for a seat as a People’s Deputy in 1989 was quickly abandoned.[13] In 1989, he served as a director of Shalom, a Jewish cultural organization; unknown in Jewish circles before, he is thought to have been invited to join by the Anti-Zionist Committee of the Soviet Public, but subsequently forcefully opposed its influence in the group.[14]

FOUNDING OF THE LIBERAL DEMOCRATIC PARTY[EDIT]

Zhirinovsky with Vladimir Putin in 2000

In April 1991 Zhirinovsky, along with Vladimir Bogachev, took initiatives which led to the founding of the Liberal Democratic Party, the second registered party in the Soviet Union and therefore the first officially sanctioned opposition party. According to the former CPSU Politburo member Alexander Nikolaevich Yakovlev, this party started as a joint project of the Communist Party of the Soviet Union(CPSU) leadership and the KGB.[15][16] Yakovlev wrote in his memoirs that KGB director Vladimir Kryuchkov presented the project of the puppet LDPR party at a meeting with Mikhail Gorbachev and informed him about the selection of the LDPR leader. According to Yakovlev, the name of the party was chosen by KGB General Philipp Bobkov. However, Bobkov said that he was against the creation of “Zubatov’s pseudo-party under KGB control that would direct the interests and sentiments of certain social groups”.[17]

Zhirinovsky in 2004 freely handing out money to the public and random passersby, in a famous gesture.

Zhirinovsky’s first political breakthrough came in June 1991 when he came third in Russia’s first presidential election, gathering more than six million votes or 7.81%. Afterwards, the LDPR garnered a reputation as an ineffective vehicle for opposition against the government, and one that lacked either credibility or authenticity,[citation needed] particularly given Zhirinovsky’s vocal support for the Soviet coup attempt of 1991. This view was further encouraged by rumors, denied by Zhirinovsky,[18] that he was an agent of the KGB and that the LDPR was a farcical creation meant to either discredit or distract earnest opposition to the government. Such impressions would last even as the Soviet Union was dissolved and the Russian Communist Party itself took an opposition role. In 1992 Zhirinovsky made contact with Jean-Marie Le Pen, leader at that time of France’s Front National (FN). Eduard Limonov of the National-Bolshevik Party introduced the men to each other and the FN later “provided logistical support [to the LDPR], including computers and fax machines”. Zhirinovsky suggested establishing the International Centre of Right-wing Parties in Moscow and invited Le Pen to Moscow.[19]
The Liberal Democratic Party remained an important force in Russian politics. At the height of its fortunes, the LDPR gathered 23% of the vote in the 1993 Duma elections and achieved a broad representation throughout the country – the LDPR being the top vote-getter in 64 out of 87 regions. This fact encouraged Zhirinovsky to once again vie for the presidential office, this time against incumbent Boris Yeltsin. The fact that Yeltsin’s candidacy seemed seriously challenged by Russian nationalist groups and a rejuvenated Communist Party alarmed many outside observers, particularly in the Western world, who expressed concern that such developments posed a serious threat to the survival of Russian democracy, already in a very fragile state. Zhirinovsky became a focal point of harsh criticism and seemed the living embodiment of authoritarianism and militarism in modern Russia. While some observers inclined to consider his controversial statements as stark efforts to drum up nationalist support, not viewable as anything more serious than electoral fodder meant for domestic consumption, there was great consternation at the fact that in February 1996, months before a presidential election, Zhirinovsky placed second in opinion polls, behind Communist Gennady Zyuganov and ahead of Boris Yeltsin. In the end, however, Zhirinovsky placed fifth with a 5.7% share in the first round of voting. Since then, the party’s fortunes have stabilized somewhat, with the 2003 election seeing a LDPR vote share of 11.7%. In 2004, Zhirinovsky declined to even be nominated by the party, leaving that role to Oleg Malyshkin, who received 2% support from voters.

Zhirinovsky and Vladimir Putin at the Kremlin in 2000

For his own part, Zhirinovsky has done a great deal to foster a reputation as a loud and boisterous populist who speaks on behalf of the Russian nation and people, even when the things he says are precisely what many people, at home or abroad, do not want to hear. Zhirinovsky infamously promised voters in 1991 that if he were elected, free vodka would be distributed to all. Similarly, he once remarked, during a political rally inside a Moscow department store, that if he were made president, underwear would be freely available.[20]Zhirinovsky has on several occasions become involved in altercations with other politicians and debate opponents. As a candidate, he also took part in the 2000 and 2008 presidential elections, promising a “police state“,[16] and to institute summary executions. A BBC documentary from 1995 showed Zhirinovsky telling the crowd at a campaign rally: “Help us, and you’ll never have to vote again! I’m not saying, “Vote for us and maybe in 20 years’ time somebody will do something”. No, these will be the last elections! The last ones!”.[21] Some commentators call Zhirinovsky a fascist or a neo-fascist.[2][3][4]

Antes de Trump existió Zhirinovski

 

El líder del ultranacionalista Partido Liberal Demócratico de Rusia cumple 70 años. Entre otras cosas, propuso invadir Alaska, arrojar bombas nucleares en Chechenia, abolir el sistema de partidos, vender por 50.000 millones de dólares las islas Kuriles a Japón

Con todo, el “fenómeno Zhirinovski” merece una mayor atención. Vladímir Volfovich Zhirinovski nació en Alma Atá, capital de la República Socialista Soviética de Kazajistán. Su padre, Volf Isaakovich Eidelshtein, era un judío polaco que cambió su nombre por el de Zhirinovski. Tras divorciarse de su madre, emigró en 1949 a Israel, donde trabajó como agrónomo hasta su muerte, en 1983, en un accidente de tráfico. Vladímir Zhirinovski creció creyendo que su padre era abogado y había muerto en su automóvil en un accidente en 1946. Tras conocer la verdad, enterró sus anteriores comentarios anti-israelíes y su flirteo con el antisemitismo (“Mi madre era rusa y mi padre era abogado”).
La madre de Zhirinovski, Aleksandra Zhirinóvskaya, hubo de hacerse cargo de seis hijos en solitario. En su biografía, Zhirinovski habla de una infancia y juventud infeliz. “Crecí sin conocer la calidez de nadie, ni de amigos ni de familiares. Era como si fuese superfluo para ellos, una carga y un objeto de crítica. Nunca recibí ningún cumplido, solo regañinas, una tras otra”. Ahí no termina la cosa: el joven Zhirinovski no tiene éxito entre las mujeres, tiene problemas para conseguir un piso y, cuando lo consigue, es caro y no le gusta, el trabajo le aburre y no ser miembro del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) no le ocasiona más que problemas.
De su experiencia formativa y laboral, afirma, surgiría su rechazo al sistema soviético
A pesar de sus quejas, Zhirinovski tuvo una carrera respetable de acuerdo con los estándares soviéticos: consiguió el acceso a la Facultad de Idiomas Orientales de la Universidad Estatal de Moscú, donde se licenció en 1970 en el departamento de estudios túrquicos y en derecho; trabajó como experto en asuntos europeos en el Comité soviético para la Defensa de la Paz (1972-1975); y más tarde en el departamento de estudiantes extranjeros de la Universidad de Sindicatos (1975-1977), en el Departamento de Justicia de la Unión Soviética (1977-1983) y en el departamento legal de la editorial Mir (1983-1990). Según su propio relato, de esta experiencia formativa y laboral surgiría su rechazo al sistema soviético.

¿ESPÍA DEL KGB?

Aprovechando las reformas legales de la perestroika, Zhirinovski fundó el Partido Liberal Democrático de la Unión Soviética (LPDSS) –el segundo partido de oposición registrado en el país– junto con el compositor Vladímir Bogachov. Bogachov, que había sido investigado con anterioridad por distribuir “propaganda antisoviética”, fue uno de los organizadores de la Unión Democrática, el primer partido registrado en la URSS. A pesar de que el LDPSS no alcanzaba la veintena de miembros, Zhirinovski conseguía gracias a su verbosidad entrevistas y contactos en el extranjero, provocando la envidia de sus correligionarios. El 6 de octubre de 1990 Bogachov forzó la convocatoria de un congreso extraordinario del partido donde anunció la expulsión de Zhirinovski, acusado de colaborar con el KGB. La respuesta de Zhirinovski no se hizo esperar: reagrupó a sus partidarios y, dos días después, expulsó al propio Bogachov y a todos los defensores de la línea “centrista”, abandonada en favor de otra nacionalista, sin relación ninguna con el nombre del partido.
Miembros del Politburó afirman que el LDPR recibió directamente de las arcas
del PCUS tres millones de rublos para su fundación
La sospecha de colaborar o incluso ser un topo del Estado siempre ha planeado sobre Zhirinovski. Según Alexander Yakovlev, miembro del Politburó durante los últimos años de su existencia, el LDPR –el nombre que adoptaría el partido tras la desintegración de la URSS– fue concebido, hasta en el nombre, por el PCUS y el KGB como un falso partido de oposición para anular a potenciales disidentes. En sus memorias, Yakovlev incluso aportó un documento que demostraría, según él, que el LDPR recibió directamente de las arcas del PCUS tres millones de rublos para su fundación. Este tipo de acusaciones eran, ni que decir tiene, muy del gusto de Zhirinovski, quien se acercaba a la oficina del KGB más próxima, pedía que le expidiesen un certificado que declarase que no trabajaba para ellos y presentaba una demanda en los tribunales, ganándola. Y, con ello, conseguía para el partido publicidad y fondos.

EL IRRESISTIBLE ASCENSO DE ZHIRINOVSKI

Tras la desintegración de la URSS, Zhirinovski radicalizó su discurso. Su nacionalismo dejó paso rápidamente al irredentismo y una política desvergonzadamente imperialista. “Sueño con soldados rusos lavando sus botas en las cálidas aguas del Océano Índico”, escribió en uno de sus libros. En el fondo, el programa de Zhirinovski no se distinguía de cualquier partido de ultraderecha europeo: anticomunismo visceral, establecimiento un Ejecutivo fuerte y promesas de renacimiento nacional, todo ello salpicado de comentarios xenófobos hacia los nativos del Cáucaso, los turcos y los azeríes (paradójicamente, aquellos mismos pueblos en los que se había especializado en la universidad).
Jean-Marie Le Pen le envió en 1992 ordenadores
y máquinas de fax.
Incluso le visitó en Moscú

La encendida oratoria de Zhirinovski dio a conocer al LDPR, otorgándole a la formación valiosos minutos de presencia en las cadenas privadas de televisión –que además de elevar sus ratings veían en él la posibilidad de dividir a la oposición no comunista a Yeltsin– y, a la vez, limitó sus posibilidades de éxito. En las primeras elecciones legislativas a la Duma, en junio de 1991, el LDPR consiguió un 7,81%. En 1992 Zhirinovski entró en contacto con el líder del entonces marginalFrente Nacional (FN) francés, Jean-Marie Le Pen, quien le envió máquinas de fax y ordenadores. Le Pen incluso llegó a visitar Moscú para conocer a quien veía como su homólogo ruso.

En las elecciones legislativas de 1993, celebradas en diciembre, el LDPR consiguió inesperadamente un 22,92% y una amplia representación en todo el país, siendo incluso primera fuerza en 64 de los 87 sujetos federales de Rusia. Según el sociólogo ruso Borís Kagarlitsky, Zhirinovski consiguió este éxito gracias a haber sabido ”manipular el descontento público sin enfrentarse a las autoridades” y a la campaña poco brillante del reaparecido Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR). “La demagogia de comienzos de los noventa se volvió contra la gente que la había predicado primero”, escribe Kagarlitsky en Restoration in Russia. Why Capitalism Failed (“La restauración en Rusia, por qué fracasó el capitalismo”, Verso, 1995).

“Mientras el ciudadano común buscaba malhechores, el sistema postcomunista no se veía amenazado por la revolución o la reforma”
“Vertiendo un torrente de mentiras sobre las cabezas de la población rusa –explica Kagarlitsky–, que en la mayoría de casos tenía muy poca idea de la verdad, la maquinaria propagandística del Estado consiguió imprimir en la mente de la gente que no había nada peor que el comunismo, pero fue incapaz de convencerlos de que, como resultado de la victoria sobre el comunismo, la vida era mejor. Fue necesario, así, buscar nuevos villanos. Éstos podían ser los de piel oscura (inmigrantes del Cáucaso), los extranjeros, los masones, los judíos, los americanos o los propios demócratas.
Portada de la revista TIMES de julio de 1994, con Vladimir Zhirinovski.

Pero lo más importante permaneció escondido al ciudadano amargado y desconcertado: el hecho de que sus miserias no se debían a las intrigas de alguien, sino que eran el resultado inevitable del funcionamiento del sistema que se había establecido. Mientras el ciudadano común buscaba malhechores, el sistema no se veía amenazado por la revolución o la reforma. Sin embargo, los propios ideólogos de este sistema, que se habían convertido en materiales de desecho, pasaron a estar disponibles para el sacrificio.”

La victoria del LDPR en 1993 animó a Zhirinovski a sopesar presentarse a las presidenciales contra Borís Yeltsin. La especulación causó temor en la comunidad internacional, horrorizada por la posibilidad de que el Kremlin terminase en manos de un nacionalista con ambiciones expansionistas. Sin embargo, la conclusión de que aquel voto no había sido más que un castigo de los electores al partido oficialista, la elección de Rusia –que presentó como candidato a uno de los arquitectos de la terapia de shock neoliberal, Yegor Gaidar–, le hizo desistir. Zhirinovski no se presentaría a las presidenciales hasta 2008, quedando en tercer lugar con un 9,5% de los votos.

METADONA NACIONALISTA

Del LDPR el semanario alemán Der Spiegel dejó escrito que se convirtió en una suerte de programa de metadona para neutralizar una potencial amenaza nacionalista. Los políticos como Zhirinovski, señala Kagarlitsky, “están convencidos de que lo principal es que el público les ame. Las ideas, los principios y los intereses de la sociedad son percibidos exclusivamente a través del prisma de sus propias personalidades”. Éstas son, continúa, algunas de “las características que pueden hacer de alguien un demagogo realmente exitoso”. Sin embargo, con el tiempo la tolerancia aumenta y el tratamiento ha de incrementar la cantidad: si al principio bastaba con criticar la herencia soviética, luego había que pedir fusilar a los comunistas, la lista de conspiradores contra Rusia aumentaba sin cesar y así sucesivamente. “Un demagogo brillante no es siempre un político de éxito”, recuerda Kagarlitsky: el LDPR quedó en segundo lugar (11,74%) tras los comunistas de Guennadi Ziugánov en las elecciones de 1995, en quinto lugar (5,2%) en las de 1999, y en las de 2003 en tercer lugar (11,45%), puesto que repitió en los comicios de 2007 (8,14%). En las últimas elecciones a la Duma el LDPR retrocedió hasta el cuarto puesto, con un 11,67% de los votos.
“Si los periodistas dijéseis que yo soy un demócrata normal, con un programa normal, quieto, inteligente, educado, estaría acabado”, aseguró Zhirinovski en 1995

“A diferencia del fascimo real, estos movimientos –amorfos y con una relación parasitaria con las estructuras del parlamentarismo burgués– no pueden luchar por el poder”, escribe Kagarlitsky. Zhirinovski no ha logrado movilizar nunca por completo al nacionalismo ruso, su partido es un one man show que busca constantemente el acceso a la prensa y los medios. “¿El LDPR tiene ideología? ¡El LDPR tiene a Zhirinovski!”, escribía hace unos días en su cuenta de Twitter el diputado comunista Valeri Rashkin.

Si el LDPR sigue consiguiendo diputados no es tanto por su atractivo para el votante nacionalista como para el pequeño y mediano empresario de las regiones rusas que lo apoyan a cambio de obtener acceso a las instancias del poder y que sus negocios no se enfrenten obstáculos burocráticos, o incluso a un acta de diputado que les otorgue inmundad parlamentaria. Sin embargo, añade Kagarlitsky, estos partidos “son peligrosos”: “No sólo porque su crecimiento demuestra que la crisis del ‘nuevo orden mundial’ está socavando los cimientos de la democracia, sino por la razón de que mientras la demagogia de estos movimientos funcione’ millones de personas aullarán al unísono con los líderes de estos movimientos y creerán en sus recetas sin ton ni son para la salvación. Los miembros de estos movimientos están condenados a ser rehenes del mismo orden social que sinceramente odian”.

“A nuestros votantes les gusta un poco de contraste, un shock al sistema. Así que si vosotros, los periodistas, escribiéseis cada día que yo soy un demócrata normal, con un programa normal, quieto, inteligente, educado, estaría acabado de inmediato”, dijo en 1995 Zhirinovski. Hoy su nombre es legión, porque son muchos.

FUENTE:
https://www.publico.es/internacional/trump-existio-zhirinovski.html

KUPRIN, TESTIGO DE LA REVOLUCIÓN RUSA Y DE LOS HORRORES DEL SIGLO XX

12 mayo 2018

…por   ANTONIO PARRA GALINDO

Cuando vivía en una inhóspita buhardilla de Pigalle se acercaba a la estación de Austerlitz a la hora en que salía para Moscú el Transiberiano para ver a quién viajaba a la añorada patria lejana, subía a uno de los vagones y se quedaba allí sentado un rato antes de que el convoy arrancara. Era como si pisara un trozo de tierra rusa. Hijo de un barín o pequeño terrateniente, nacido en 1870, se había mostrado partidario de los mencheviques democráticos y posteriormente de las fuerzas del general Wrangel en contra de Lenin. Tuvo que huir pero los horrores de aquella revolución, aquella añoranza por lo que se fue, esa melancolía tan típicamente rusa (taská) palpita en todos sus libros y es imbatible sobre todo en los relatos impresionistas y en los cuentos.

 

 Su famosa novela corta “Derebiu” (La aldea) constituye una de las obras maestras de la literatura universal. En 1918 huye a Berlín. Luego recala en París, se divorcia de su mujer, pasa hambre y la lucha por la vida le hace quejarse en carta a su amigo Turguenev de que su existencia se había convertido en una mudanza continua de vivienda a la búsqueda de una chambra más barata. Hasta que no puede más y pide un visado en la Embajada soviética. Contra las suposiciones por sus antecedentes el salvoconducto no sólo se le concede sino que es recibido con todos los honores en el Hotel Metrópoli de Moscú.

 

 El gobierno le registra en el Consorcio de Escritores y hasta le asigna una dacha a las afueras de su familia. Stalin era por entonces el “padrecito” pues no había empezado aun el Juicio de los Doctores. Alexander Ivanovich Kuprin retornó del exilio viejo y enfermo. Cuando acudía aspirar los vapores de las locomotoras con destino a Siberia sabía aquel asiento del compartimiento que acariciaba como un parte del suelo patrio era la tierra que le aguardaba para morir. Hacía veinticinco años que no había escuchado cantar a los ruiseñores moscovitas. “Las flores de la patria-había escrito en su cuaderno de campo- huelen de una forma diferente a la de otros sitios”.

 

El gobierno soviético no sólo le alojó en una casita de campo a las afueras sino que también le asignó un médico y una enfermera de la cual se enamoró. Se llamaba Elisabetha y con ella contrae matrimonio poco antes de su muerte el 25 de agosto de 1938. el cáncer de esófago y el Alzheimer hacen que, vuelto del exilio, no escriba prácticamente nada, pero fue bien tratado, contra lo que presumía, en la URSS y se le rindió un funeral de Estado. Su bella esposa, Elisabetha, treinta años ,más joven que él no tuvo la misma suerte. Se suicidaría a principios de 1943, el año del hambre, en pleno cerco de Leningrado.

 

 La Aldea un libro que leí en mi adolescencia fue uno de los textos que más me marcaron. Aun recuerdo su pequeño formato en octavo de pastas amarillas de la Colección Universal. Su divisa dentro de un círculo era un talante y aquellos autores rusos que empezaba a leer en las ediciones baratas o que prestaba de la biblioteca de Cuatro Caminos y en cuyas páginas me extasiaba, desconectándome del mundo en el trayecto Gran Vía-Estrecho eran verdaderos prometeos. Mi encuentro con la literatura rusa fue una epifanía, trazó rumbos. Y ese Atlante de la Colección Universal es un verdadero destino para ese inmenso país: ser el cristobalón que cargue con el peso de este planeta. En ese sentido los poetas rusos, herederos de la Grecia clásica bajo un prisma de tradición cristiana, se sienten formando parte de una misión mesiánica. Kuprin (por eso lo pondero tanto) fue mi bautismo de fuego. Siguió Gogol con su sentido del humor esperpéntico y funcionaral llamando Gosydar ( Excelencia) a algunos canallas pero con un excelente critico para describir las costumbres delos hebreos y de los antisemitas y catoliquísimos polacos. Con Gogol en “Tarás Bulba” con el que pasé unas hermosas navidades quise ser atamán y volar al Caucaso a defender al zar enrolado en una “sentina” (escuadrón). El cosaco que presenta es tan divertido que confiesa preferir su cachimba a la mujer de uno. Porque de ésta se puede prescindir pero dejar de fumar para un cosaco es algo imposible. Y esto no es el cuento de la buena pipa.

 

Chejov me hizo amar con desesperanza a inalcanzables Dulcineas. Olga personifica el platonismo químicamente puro que es una forma incorrecta de amar pero recuerdo que la noche más trágica de mi existencia cuando estuve a punto de suicidarme dejé olvidado “La historia de una anguila” en la mesa de aquel restaurante ovetense una noche de San Mateo de 1974. Aquel relato sería una premonición de los rumbos que adquiriría mi existencia después. Testimonio de muerte y resurrección. Lloro por los ojos del alma de aquel “Uncle Vania” forrado en piel que también perdí en la sala de espera de aquel paritorio de Londres donde nacería mi hija en 1976. El tío Vania al llorar empaña el cristal de sus lentes su llanto tiene que ver con las inconstancias del amor, la fugacidad de la vida, lo poco importante que nos sucede, lo poco que somos. Nada se puede hacer.

 

Y algunas veces escucho atemorizado los demoledores golpes de que dan los leñadores que han venido a talar nuestro jardín de los cerezos. Vienen a expulsarnos  del Eden pero la vida es eso. Mientras a lo lejos se perfila como la columna de fuego que fuió al pueblo de Israel a la tierra de la promesa. Es el Monje Negro que cabalga de nuevo y se acerca atravesando el campo de girasoles. Otro relato impresionante.

 

Los personajes de Gorki, el  dulce y amargo tísico de los ojos color ajenjo, me invitan a subir al andamio donde pintan las techumbres de las iglesias ortodoxas mientras que me aconsejan que no espere demasiado de las mujeres y que me gane el pan con mis propias manos. Con ellos me hice batelero y navegué con ellos aguas arriba aguas abajo del Volga.

 

Pushkin, el Homero ruso, es la palabra hecha carne y esperanza. Dostoyevsky me ayudó a hacer examen de conciencia. Y a bucear dentro de mí mismo. Sus libros son casi epilépticos de tan vertiginosos en su acción interior desencadenada. Hay que estar muy atentos para seguir el hilo sin perder el huelgo. Proyectan un mundo de estados de ánimo cambiante ambulando entre ángeles y demonios. Van desde los impulsos de Raskolnikov a asesinar a la viehj hasta los alegatos en defensa de la existencia de Dios que pone el autor de los Hermanos Karamazov en boca del P. Zossima. Desde las páginas de este gran libro misterioso el Cristo ortodoxo extiende sus brazos amor y de perdón y nos alienta a no desfallecer puesto que al final el bien superará a la maldad. Aunque antes tengamos que apurar el cáliz. Somos pecadores y a veces nuestra vida nada tiene que ver con nuestra obra. La gracia presupone a la naturaleza. Fedor Dostoyevsky, por ejemplo, como individuo debía de ser un tipo poco recomendable: algo borrachón pues el alcoholismo fue causante en él de la epilepsia, tahúr, algo maniático y anarquista que quiso matar una vez a su patrona y que estuvo condenado a muerte.

 

La gran literatura rusa retumba en este eco mesiánico. Es el aliento soteriológico de esos pueblos que se sienten como responsables de las desdichas de los demás. Pero he acompañado a cazar en sus ambulaciones cinegéticas a Iván Turguenev. Donde se nos muestra en todo su poder descriptivo la grandeza de la naturaleza de la estepa  “shirkaia priroda”. Es un escritor elegante, enigmático, cerrado. Premier Amour fue un libro que leí en Paris en el verano del 64. la cubierta traía a un garzón luciendo la típica “rubascka” de los aldeanos eslavos cerrada por el cuello.

 

 Turguenev, al contrario de Kuprin, se movía muy bien en los salones de Paris y se pasó media vida deambulando por los casinos y los balnearios.

 

 Por último Andreiev es otro gran exponente del alma o el talante del alma rusa. El “Sacha Yegulev” con sus “ogoñi) o fuegos de verano, presentando un panorama de campos arrasados y presentador del sufrimiento de los eslavos del sur, en esa novela parece anunciar la tragedia de Yugoslavia  en el año 95, es el más misterioso y esotérico de los escritores de esta generación. Todos sus libros tienen un sello a la vez realista y místico.

 

 Luego podríamos trae a colación el general Krasnov, el Tolstoi de la guerra civil, o Soloviev al que tengo por maestro. Pasternak Sholojov, Navokov, el que más suena en occidente por suhistoria de Lolita pero que a mí me parece el más mediocre del grupo. Y sin echar al olvido el gran Ivan Bunin,el mejor para mi gusto de la literatura rusa a principios del siglo XX. Gracia a él Rusia se ha convertido para mí al igual que para otros muchos en una especie de patria espiritual. Gracias, Señor

lunes, 25 de agosto de 2008

 

FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/

JULIO MEINVEILLE: SIETE CONCLUSIONES TEOLÓGICAS SOBRE LOS JUDÍOS

28 marzo 2018

Встань за веру Русская земля

 

LIBRO “EL JUDÍO EN EL MISTERIO DE LA HISTORIA”, DEL P. MEINVIELLE: LAS SIETE CONCLUSIONES TEOLÓGICAS

CONCLUSIONES TEOLÓGICAS

 

PRIMERA CONCLUSIÓN

El pueblo judío, cuyo destino fue traernos a Cristo, tropezó en Cristo. Parte del pueblo creyó en Cristo y se edificó sobre Él para formar la raíz y el tronco de la Oliva que es la Iglesia. Otra parte del pueblo cayó y renegó de Él invocando el orgullo carnal de la raza y de la nación judaica. Esta parte de Israel fue rechazada y lleva sobre sí la sangre de Cristo como maldición. Esta parte forma el Judaísmo propiamente dicho, que es herencia y continuación de los Rabinos que rechazaron a Cristo.
Después de Cristo no hay, para los descendientes de Abrahán, sino dos caminos: o ser cristianos adhiriéndose a Cristo, o ser judíos. El que a sabiendas no se convierte sinceramente al cristianismo, es judío con todas las perversidades satánicas de la raza estigmatizada.
SEGUNDA CONCLUSIÓN

El Judaísmo es un enemigo declarado y activo de todos los pueblos en general, y de modo especial de los pueblos cristianos. Desempeña el papel de Ismael, que perseguía a Isaac; de Esaú, que buscaba matar a Jacob; de Caín, que dio muerte a Abel. San Pablo, en su 1ª Carta a los Tesalonicenses, dice que los judíos son enemigos de todos los pueblos (2, 15). Observemos que esto es tremendo e importantísimo. Son enemigos teológicos. Es decir, no es una enemistad local, o de sangre, o de intereses. Es una enemistad dispuesta por Dios. Los judíos, si son judíos, es decir, si no se han convertido sinceramente al cristianismo, aunque no quieran buscarán con mentiras hacer daño, perder y corromper a los cristianos, apoderarse de sus bienes y sujetarlos como a viles esclavos. Desempeñan en ello una función teológica como la desempeña el diablo, de quien son hijos, en expresión de Jesucristo, quien decía de los fariseos: Vosotros sois hijos del diablo y queréis cumplir los deseos de vuestro padre. El fue homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad porque no hay verdad en é!; cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de la mentira. (Juan, 8, 44).
TERCERA CONCLUSIÓN

Si los judíos son enemigos teológicos, esta enemistad debe ser universal, inevitable y terrible. Universal, porque debe extenderse a todos los pueblos, ya previniendo al Cristianismo, ya acompañándole, y así vemos que donde va el cristianismo van los judíos. No hay modo de evitarlo, porque es teológico. El Cristianismo y el Judaísmo han de encontrarse en todas partes sin reconciliarse y sin confundirse. Representan en la historia la lucha de Lucifer contra Dios, de las tinieblas contra la Luz, de la carne contra el Espíritu. Representan en el tiempo el cumplimiento espiritual y el cumplimiento carnal de la Escritura. La Letra tiene que estar en todas partes para ser sirvienta del Espíritu, y por esto Santo Tomás de Aquino enseña que el judío es sirviente de la Iglesia.
Enemistad terrible, porque es teológica. En el judío hay un misterio de iniquidad, como enseñan San Jerónimo y San Justino haciéndose eco de Jesucristo y de la predicación Apostólica. No os fiéis del judío porque ejerce la enemistad simulando que os beneficia. Jesucristo los anatematiza llamándoles infinidad de veces hipócritas y mentirosos. El judío hace daño sin mostrar la mano. Los judíos obran detrás de los bastidores, insinúa el gran judío Disraeli. Y en ello no hacen sino perpetuar lo que un día hicieron con el Cristo: ellos tramaron contra Él la conjura secreta, pero sus planes los ejecutaron los gentiles. Así la acción judaica sobre el mundo se realiza en la sombra de los concilios secretos, y los personajes que parecen regir los pueblos no son más que títeres manejados por estos hijos de la iniquidad.
CUARTA CONCLUSIÓN

Después que Cristo fue levantado en alto sobre el monte Calvario, el mundo ha quedado entregado a dos fuerzas verdaderamente opuestas: la judía y la cristiana.
En el mundo actual, en todas las manifestaciones de la vida no puede haber más que dos modos verdaderamente fundamentales, dos polos de atracción: el cristiano y el judío. Sólo dos religiones: la cristiana y la judía. Sólo dos internacionalismos: el cristiano y el judío. Todo lo que no sea de Cristo y para Cristo se hace en favor del judaísmo. De aquí que la descristianización del mundo corra paralelamente con su judaización.
¿Por qué no puede haber más que estos dos modos? Porque éstos son los únicos queridos por Dios. Son los únicos teológicos. Dios ha repartido el mundo entre Isaac e Ismael, entre Jacob y Esaú, entre Caín y Abel, entre el Cristo y el Anticristo. Todas las fuerzas humanas tienen que plegarse en uno u otro frente.
De aquí que a los pueblos gentiles, a nosotros, a quienes se nos ha propuesto la vocación a la fe cristiana, no nos queda más que dos caminos: o cristianizarnos o judaizarnos. O formar en la Oliva de la Iglesia o en la Vid estéril del Judaísmo; o ser hijos de Sara la libre, o de Agar la esclava.
Los pueblos gentiles, si quieren ser libres y grandes, no tienen otra solución que adherirse humildemente a la Iglesia; no tienen otra grandeza en la libertad que la grandeza incomparable de las naciones cristianas de la Edad Media, que forjó los santos y los héroes, que levantó las catedrales, que educó al pueblo en la contemplación de los santos, que le dio el sentido de la belleza en el canto gregoriano y en los frescos del Angélico y del Giotto, que sublimó su inteligencia con la Suma Teológica del doctor Angélico. Si los pueblos gentiles, repudiando esta grandeza como obscurantista y sombría, quieren ser grandes con la grandeza carnal de Babilonia, podrán serlo, sí, pero como sirvientes del judaísmo. Porque los judíos tienen la superioridad en el dominio de lo carnal.
Y he aquí que la historia nos dice (Werner Sombart hace la comprobación) que la decantada grandeza del capitalismo inglés y norteamericano no es más que una creación judaica. Grandeza carnal incomparable, pero que es cl trabajo de millones de cristianos en beneficio de un puñado de judíos.
QUINTA CONCLUSIÓN

La única defensa y protección de los pueblos gentiles para no caer en la esclavitud judaica es la vida cristiana. Porque Cristo, únicamente, es la Salud del hombre. De aquí que la Edad Media no ha sufrido la dominación de los judíos. Los judíos han asechado, pero sin lograr jamás la dominación.
HOMENAJE DE GRATITUD DE LOS JUDÍOS A LA IGLESIA

La Iglesia, reconociendo la perversidad teológica que hay en ellos, sabía sujetarlos con leyes sabias y con vigilancia alerta para que no inficionasen a los cristianos. Sin embargo, la Iglesia jamás ha odiado al judío. Al contrario, ha orado y ha hecho orar por ellos; los ha defendido de las vejaciones y persecuciones injustas, de tal suerte que cuando el Sanedrín judío se reunió públicamente, por vez primera después de siglos, en Francia en 1807, convocado por Napoleón, rindió homenaje público a la benevolencia de los Pontífices en documentos que se conservan. (Collection des Actes de l’Assemblée des Israelites de France et du royaume d’Italie, par Diogène Tama).
Los Diputados Israelitas del Imperio de Francia y del Reino de Italia en el Sínodo hebraico decretado el 30 de mayo último, penetrados de gratitud por los beneficios sucesivos que el clero cristiano ha hecho en los siglos pasados a los Israelitas de diversos Estados de Europa;
Llenos de reconocimiento por la acogida que diversos Pontífices han hecho en diferentes tiempos a los Israelitas de diversos países, cuando la barbarie, los prejuicios y la ignorancia reunidos perseguían y expulsaban a los judíos del seno de las sociedades; declaran:
Que la expresión de estos sentimientos será consignada en el proceso verbal de este día para que quede para siempre como un testimonio auténtico de la gratitud de los Israelitas de esta Asamblea por los beneficios que las generaciones que les han precedido han recibido de los Eclesiásticos de los diversos países de Europa.
SEXTA CONCLUSIÓN

Los cristianos, que no pueden odiar a los judíos, que no pueden perseguirlos ni impedirles vivir, ni perturbarlos en el cumplimiento de sus leyes y costumbres, han de precaverse, no obstante, contra la peligrosidad judaica.
Precaverse como quien se precave de los leprosos. Tampoco se puede odiar ni perseguir ni perturbar a los leprosos, pero hay que tomar precauciones contra ellos para que no inficionen el organismo social. Dura cosa es, no hay duda; pero es irremediable. Así los cristianos no han de trabar relaciones comerciales, ni sociales, ni políticas con esa casta perversa que hipócritamente ha de buscar nuestra ruina. Los judíos deben vivir separados de los cristianos porque así se lo ordenan a ellos sus Leyes, como veremos más adelante, y además porque son “infecciosos” para los demás pueblos.
Si los demás pueblos rechazan estas precauciones, tienen que atenerse a las consecuencias, o sea a ser lacayos y parias de esta raza, a la que le corresponde la superioridad en el reino de lo carnal.
SÉPTIMA CONCLUSIÓN

En la vida errante y despreciable del judío, que se prolonga, al menos, durante dieciocho siglos, hay que descubrir el misterio cristiano. Así lo demuestra magníficamente el abbé Joseph Léhmann, judío convertido, en su libro L’Entrée des Israelites dans la société française. (pág. 3).
El judío había llenado de oprobio al Justo. Le había puesto un manto de burla sobre sus espaldas, una corona de espinas sobre su cabeza, una caña en su mano, golpes, escupidas, insultos, injurias, vergüenzas de toda clase le había prodigado, y nada le perdonó de cuanto es oprobioso. Y al final le vendió por el precio vil de treinta monedas.
Estos oprobios se han encontrado después, como castigo y pena de talión, en la vida del pueblo judío. Ya lo había anunciado Moisés: Seréis burla y risa de todos los pueblos adonde os conducirá el Señor. (Deut. 28, 37).
a) Venta en remate como animales de los judíos después de la mina de Jerusalén. Se había vendido al Justo por treinta dineros, y en la feria de Terebinto, en la llanura de Mambré, se llegó a dar treinta judíos por un dinero.
b) Prohibición, durante siglos, de venir a llorar sobre las ruinas de Jerusalén.
c) Exclusión de los judíos de los rangos de la sociedad, en pago de que el judío había excluido a Cristo como leproso de todo trato de hombres.
d) La cachetada que en Tolosa, Béziers y otras partes estaba obligado a recibir un diputado de la comunidad judía, públicamente, el viernes santo.
e) La rueda o estrella amarilla que debía llevar en su pecho o en su sombrero para ser reconocido como judío.
f) Los barrios o juderías donde debían vivir amontonados.
g) La obligación en ciertas ciudades de pagar hasta el aire que respiraban, como en Augsburgo, donde pagaban un florín por hora, y en Bremen un ducado por día.
h) Prohibición de aparecer en público desde el Domingo de Ramos hasta el día de Pascua.
i) Los insultos al judío errante.
j) La desconfianza o creencia de una malicia perpetua del judío, aun en las causas entre ellos. En Puy, las diferencias que surgían entre dos judíos eran sometidas a monaguillos, a fin de que la extrema inocencia de los jueces pusiese en descubierto la extrema malicia de los litigantes.
k) En Alemania y en Suiza se colgaba al judío al lado de un perro, en burla, porque éste era símbolo de fidelidad.
l) Permiso dado a todo oficial público para usar epítetos infamantes contra los judíos.
m) Expulsión, todas las tardes, de ciertas ciudades, al toque de trompeta de los judíos.
n) Prohibición de bañarse en las playas donde se bañaran los cristianos.
o) Interdicción de pasearse en paseos públicos. En ciudades de Alemania se colocaba esta inscripción: Prohibición a los judíos y a los perros de entrar aquí.
p) El peaje, que era un derecho que se cobraba por la entrada de todo judío a la ciudad.
¿Hasta cuándo ha de prolongarse esta enemistad tremenda entro judíos y cristianos? Hasta que la misericordia de Dios disponga el tiempo de la reconciliación.
San Pablo nos enseña que día vendrá en que Israel reconozca a Aquél a quien ha negado (Rom. 11).
25. Mas no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, que la ceguedad ha venido en parte a Israel hasta que haya entrado la plenitud de las gentes.
26. y que así todo Israel se salve.
Cuando llegue esa hora, que está en las manos de Dios, Esaú se reconciliará con Jacob, esto es: los judíos se convertirán en cristianos, y entonces se cumplirá la palabra del Profeta Ezequiel, dicha 500 años antes de Cristo:
21. He aquí yo tomaré a los hijos de Israel de en medio de las naciones, a donde fueran; y los recogeré de todas partes, y los conduciré a su tierra.
22. Y los haré una nación sola en la tierra, en los montes de Israel, y será sólo un rey que los mande a todos; y nunca más serán dos pueblos, ni se dividirán en lo venidero en dos reinos.
27. Y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. (Ez., 37).
Entonces todos “en el Cristo” serán una sola cosa, porque los judíos dejarán de ser “judíos” y los cristianos serán cristianos de verdad, y la paz se realizará como fruto de la justicia y de la caridad en Aquél, el Prometido de Abrahán, a Isaac y a Jacob, que es Jesucristo, la Bendición de todos los siglos.

 

FUENTE:

http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.es/2018/03/libro-el-judio-en-el-misterio-de-la.html

ПЛАН КЛАН владимира путина убийца миллиардер вор лжец

8 enero 2018

 

https://youtu.be/FQLfKj2XzTQ

 

https://www.youtube.com/watch?v=FQLfKj2XzTQ

 

https://www.youtube.com/watch?time_continue=135&v=1rcjzYjnnrQ

 

https://youtu.be/1rcjzYjnnrQ

 

 

ПЛАН КЛАН владимира путина убийца миллиардер вор лжец

 

https://www.stormfront.org/forum/t876336/

ARRECIA CAMPÀÑA ANTIPUTIN, QUE SE SEPARA DE SU MUJER LUDMILA

9 junio 2013

Todo lo que viene de Rusia ha de ser negativo, es una consigna que preside la mesa de los redactores jefes de los países de la NATO. En tal sentido, Volodia Putin, el personaje más odiado y difamado por los medios occidentes- es odiado y difamado porque se las tiene tiesas y aparte de eso es un creyente cristiano- se separa de su mujer la bella Ludmila, consorte de 40 años.
Para los rusos esto no es importante. Los líos de faldas y los deslices por alcoholismo no suelen encontrar el mismo eco que en la gazmoña Inglaterra, o en el mundo americano tan taimado, habitual de la ley del embudo y el doble lenguaje, donde las convicciones victorianas y el espíritu de los padres peregrinos prevalecen.
Las primeras damas en el Kremlin eligieron siempre un segundo plano y no suelen aparecer al lado de sus maridos en los saraos, convenciones y giras por el extranjero. No son lo que se dice la reina de los ingleses o nuestra Sofi que le roba cacho al Juanqui y siempre anda por ahí besando niños con cida en giras benéficas chupando cámara y cobrando dietas, claro; o la propia Angelita Merkel que es la que lleva los pantalones alemanes, todos con tirantes.
El hecho es sin embargo un detonante de que Vladimir Putin se encuentra en el punto de mira. No hizo bien los deberes que le encomendaron ni se pliega a los imperativos de la Casa Blanca. Sencillamente van a por él.
Y en esta lucha todo vale pero Volodia es tan compacto como opaco. Todo un judoka que resiste el gran combate.
Obama buscándole las cosquillas le quiere marcar un ipon. Putin sin embargo tiene cara de bloque. Es un tipo sólido, petreo y muy prieto de andares. Parece un gladiador romano.
Ahora bien, el peligro no le viene de adentro sino desde la propia casa.
Como hombre del KGB, sabe muy bien que estas organizaciones secretas suelen ser implacables, se estructuran en anillos convergentes independientes unos de otros y en eso se basa su eficacia, pero también su flojera. Carecen de sentimientos, son cabezas frías. Me fifuro que dentro de los muros del Kremlin la lucha por el poder debe de estar haciendo correr la swangre. Se trata de una lucha sorda y sórdida.
A mí lo que haga el lider moscovita en su vida social me la trae floja, es un asunto privado y cada uno “la mete donde puede y donde le dejan”.
Lo que verdaderamente me preocupa es la paz del mundo, y la cierta libertad personal qie gozo en la actualidad ante tenga que escribir para Google que no me paga un centavo, espía mis movimientos, me escruta y me acojona hablando en plata porque esto del Internet pese a la cacareada transpariencia forma para de una red de espìonaje universal, pues las redes contra lo que muchos suponen no son transparentes y todas tienen “bicho”.
Saben hasta los pedos que te tiras y los polvos quie echas con tu señora o con tu novia de fin de semana. Nosy bastards. Sin embargo, yo les digo :”soy periodista, sólo periodista, no me rindo” y le recuerdo la fase que pronunciaban mis antepasados judíos cuando los acercaban al brasero: contra verdad no cabe fuerza

Fuente:
http://periodistajournalist.blogspot.com.es/2013/06/arrecia-campana-antiputin-que-se-separa.html

RELECTURA DE “LA GRAN NACIÓN” DE JEAN THIRIART (via Jean Thiriart)

16 noviembre 2010

un libro que deberían leer todos los europeos del Continente y también los de ulttramar…es decir,
las personas que siendo de ascendencia europea viven en América, Oceanía, Africa o Asia

POR UNA EUROPA LIBRE RELECTURA DE “LA GRAN NACIÓN” DE JEAN THIRIART de Adriano Scianca de Orion 236, mayo 2004; y la Nazione Eurasia diciembre 2004 La cultura no conformista europea posterior a 1945 presenta pocas figuras verdaderamente fundamentales. Una de éstas es seguramente Jean Thiriart, distinguido padre del europeismo nacional revolucionario. Thiriart ha contribuido de forma esencial en la formulación de los temas centrales de nuestra vis … Read More

via Jean Thiriart

¿Será Rusia una esperanza para el resto de Europa?

4 diciembre 2009

Esta pregunta se me plantea tras leer la entrevista que he leído en panoramacatólico y que reproduzco resumido:

El Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill I, dirigiéndose directamente al Papa de Roma hace presente que para todos los cristianos están maduros los tiempos para una respuesta al desafío epocal ya en acto en el mundo: la secularización definitiva o la recuperación para la fe.   El patriarca Kirill I, dotado de una profunda fe y determinación, en esta entrevista hace hincapié en que las dos iglesias, si obran concordemente, pueden constituir un baluarte contra las amenazas del relativismo y del ateísmo, del hedonismo y consumismo desenfrenados y de la difundida degradación moral.

(…) *

El equilibro en las relaciones entre estado e iglesia, así como estaba históricamente constituido, fue alterado bruscamente en 1721 por la reforma del zar Pedro I que abolió el patriarcado, en cuanto símbolo evidente, con su sola existencia, de la no subordinación de la Iglesia a los antojos de los gobernantes terrenos. De hecho, la Iglesia se convertía en un elemento de la máquina estatal.

*

Luego llegó la Revolución de octubre…

Este estado de las cosas se mantuvo, con modificaciones irrelevantes, hasta el 18 de noviembre de 1917, cuando en el fragor de la artillería bolchevique que bombardeaba el Kremlin de Moscú, después de un intervalo de dos siglos fue libremente elegido el Patriarca de todas las Rusias Tichon, hoy en el número de los santos. Con la llegada al poder de los bolcheviques, que han sacado de la arena histórica tanto la monarquía como la idea republicana revelada efímera, la Iglesia rusa ha bebido hasta la última gota el cáliz del martirio, que ha superado con creces todo lo que sabemos de las persecuciones a los cristianos bajo Tiberio y Nerón. En esta época feroz, una enorme multitud de sacerdotes y de laicos ortodoxos ha testimoniado la fe en Cristo hasta dar la vida.

*

¿Y actualmente?

Actualmente, la situación de las relaciones entre estado e iglesia puede ser definida casi óptima. Tales relaciones se apoyan en el firme fundamento del respeto mutuo, del reconocimiento de las respectivas esferas de responsabilidad, de la recíproca no injerencia en las prerrogativas naturales. No sólo en la Federación Rusa sino también en Bielorrusia, Ucrania, Moldavia y en los otros países de la Comunidad de los estados independientes y del Báltico, la Iglesia está separada del estado; esto no implica, de hecho, un rechazo a colaborar en el interés del pueblo, que para la gran mayoría está unido a la ortodoxia.
En la Rusia actual no son pocos los problemas sociales dolorosamente abiertos; su valoración encuentra concordes a iglesia y estado, y ambas partes trabajan en acuerdo para resolver los apremiantes problemas de la vida cotidiana del pueblo. De esto no deriva una estatización de la Iglesia o una “clericalización” del estado. En la nueva Rusia la gran mayoría de la población forma parte de la Iglesia ortodoxa rusa, la cual representa una porción significativa, respetada e influyente de la sociedad civil.

*

Después de la caída del comunismo, ¿cómo ha cambiado la actitud de los creyentes hacia la religión?

(…/…). Cuando en los años ’90 se abrieron las perspectivas de un desarrollo libre de impedimentos, nuestra Iglesia se dedicó, con el apoyo de la sociedad, a restaurar las iglesias destruidas y profanadas, a erigir otras nuevas, a reorganizar la vida de las parroquias, a abrir monasterios, escuelas dominicales, seminarios y academias teológicas. Actualmente los expertos concuerdan en estimar que entre el 70 y el 80 por ciento de la población de Rusia declara el propio apego a la ortodoxia. Sin embargo, ciertamente no se puede decir que todos son creyentes practicantes. Estoy convencido de que la tarea más importante de la Iglesia actualmente es precisamente hacer que los que sólo son cristianos de nombre, lo sean de hecho, realmente.

(…/…)
¿También los jóvenes?

El Papa Benedicto XVI dedica una atención particular a las relaciones entre Moscú y el Vaticano. ¿Puede pensarse, en un futuro inmediato, en una visita del Papa a Rusia?

Nuestras iglesias pueden trabajar juntas en muchos campos y enfrentar unidas la ideología del consumismo y del rechazo de los valores morales cristianos difundido en la sociedad contemporánea. Nuestras posiciones también coinciden en el ámbito de la defensa de la moralidad y de los valores tradicionales en el mundo moderno. Al mismo tiempo, no podemos ignorar los problemas que permanecen en las relaciones entre la Iglesia católica y la ortodoxa.

(…/…)

*
(…/…)
*

¿Cuáles son, actualmente, los mayores enemigos del Cristianismo?

Uno de los desafíos más grandes al futuro de la humanidad es el diktat del agresivo secularismo neoliberal, que considera que su concepción del mundo es la única con derecho de ciudadanía. Entre otras cosas, esta ideología trastorna irreparablemente el modo de vivir del hombre así como Dios lo ha pensado porque busca introducir en la vida de todos los venenosos principios del relativismo moral, del hedonismo egocéntrico, del más burdo consumismo, del permisivismo moral, de la negación del pecado. De este modo, se realiza la descristianización de nuestra cultura. Al mismo tiempo, se está llevando a cabo un proceso de marginación del rol de la religión en la vida de la sociedad, ya que los ideales éticos y espirituales constituyen una piedra de tropiezo en el camino del triunfo ideológico del secularismo neoliberal.

*

¿Cuál es la respuesta de la religión?

La respuesta religiosa a este desafío puede ser de tres tipos: radical, y es el caso de una parte de los seguidores más agresivos del Islam; liberal, como significativos sectores de las comunidades protestantes, los cuales admiten los matrimonios entre homosexuales, el aborto y la eutanasia; finalmente, la respuesta puede ser la de las iglesias que se inspiran en la tradición cristiana, y es la respuesta de quien quiere defender la pureza de las verdades enseñadas por el Salvador sobre la vida y el hombre. La Iglesia ortodoxa y la católica están separadas por contrastes doctrinales y eclesiológicos pero, más allá de esto, hay algo que hace aliados estratégicos a los ortodoxos y católicos. De su comprensión recíproca, del éxito de las acciones a emprender juntos, depende el futuro no sólo de Europa sino, tal vez, del mundo entero.

*

Fuente: Papa Ratzinger Blog

Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

Nota de IRANIA:

Tras haber leído la entrevista el azar hizo que diese con un blog particular, en el que también se hace alusión al Patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Rusia y de paso se comenta el criminal atentado de los chechenos musulmanes contra un tren de viajeros. Curiosamente, en este caso, la prensa occidental, que tranto jaleó los atentados de Madrid y de Londres,  ha dado una información mínima.


A %d blogueros les gusta esto: