Archive for 29 enero 2010

¿Celebra El Vaticano la “fiesta” del 27 de Enero ?

29 enero 2010

“Ante varios miles de fieles que asistieron en el Aula Pablo VI del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles, el Papa conmemoró el “Día de la memoria” número 65, que se celebra este miércoles 27 de enero, en recuerdo de aquel 27 de enero de 1945 cuando las tropas soviéticas liberaron a los detenidos del campo de concentración nazi de Auschwitz (Polonia).  (…/…)

Al dirigirse antes a los peregrinos alemanes, había afirmado, en su lengua materna, que “el horror nazi nos recuerda el respeto a la vida”.

El obispo de Roma imploró a Dios que ilumine los corazones y las mentes de las personas, “para que jamás se repitan semejantes tragedias”.

Un millón y medio de personas, la mayoría judías, fueron asesinadas en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, situado a 60 kilómetros de Cracovia, símbolo del genocidio nazi.

Levantado en un antiguo cuartel del imperio austrohúngaro, entró en funcionamiento el 14 de junio de 1940 y permaneció activo hasta el 27 de enero de 1945, cuando fue liberado por las tropas soviéticas.

Esa jornada fue designada Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto por las Naciones Unidas en 2005.  (…/…)

Benedicto XVI lo visitó en mayo de 2006 y allí pronunció una frase que pasará a la historia: “¿Donde estaba Dios en aquellos días?, ¿Por qué calló?, ¿Cómo pudo tolerar ese exceso de destrucción, ese triunfo del mal?”.

===

Hasta aquí, hemos copiado unos párrafos de un post de radiocristiandad. Y a continuación reproducimos cuatro de los comentarios que suscita dicho post:

antiratzinger:

Los dos ultimos Papas se “apuntan” al filon del Holocausto como si de una nueva “religion secular” se tratase.Cosa que no hizo Montini.

EL HOLOCAUSTO ES LA RELIGION CIVIL DE OCCIDENTE.

El Concilio Vaticano II no menciona el Holocausto.¿Fue eso un lapsus? ¿o tal vez no?

—-

Azul:

—Lo de Ratsinger empeora día a día. Ha elegido un camino de falsía, impulsado por su propia naturaleza judía (Igual que Wojtyla Katz), que lo lleva a los extravíos mas notables.Porque si el pretendido Holocausto existió, se extiende sobre la figura de Pío XII una mancha indeleble. Pues este santo pontífice jamás dijo una palabra,, ni antes ni después de la derrota alemana, sobre cámaras de gas, hornos crematorios, asesinato de seis millones de judíos, cuatro millones de gitanos, un millón de comunista y otro tanto de degenerados sexuales. Mas todas las actividades truculentas que conforman el mito.Cada palabra del cripto judío Ratsinger afirmando su mentira es una puñalada que asesta a la memoria de SS Pío XII, a quien marrana y ladinamente pretende elogiar por otro lado.La verdadera razón por la que Pío XII, quién por otro lado protegió a muchos judíos desprotegidos, jamás habló del Holocausto fue por que éste nunca existió.Y como Pío XII, además de un gran pontífice, era todo un hombre, nunca intentó congraciarse con los prepotentes vencedores de la Segunda Guerra Mundial, difundiendo sus mentiras. Eso no se lo perdona la judeo-masonería, ho haberse doblegado y tener por señor solamente a Cristo.Como por el contrario y obsecuentemente lo hicieron los cripto judeo-masones Wojtyla Katz y Ratsinger. Wojtyla Katz evidentemente, por sus declaraciones, no creía en el Infierno y menos en el Purgatorio, dudaba de la existencia de estos lugares, por eso mentía impunemente, canonizaba terroristas (Kolbe) y espías (Stein) y llevaba a la Iglesia al marasmo judaico en que se encuentra. Por eso no creía que algún día moraría en el primero de esos sitios.

Jorge de la Compasión:

Ratzinger no tiene derecho a condenar a los nazis porque EL TAMBIÉN ERA NAZI. De hecho, participó en las Juventudes Hitlerianas y en la Luftwaffe (aunque lo quiera negar).

Logan:

Jorge de la Compasión…

Tú afirmas de RatZinger: “EL TAMBIÉN ERA NAZI”…

Joseph Alois RatZinger era tan nazi como el Emperador Palpatine era “Republicano”. RatZinger era tan nazi como el almirante Guillermo Canaris (alias Moses Meyerbeer ver http://enroutados.wordpress.com/2007/04/26/mis-espias-favoritos-almirante-canaris/) quien siendo cripto-hebreo se encumbró nada menos que a cargo del ¡contraespionaje alemán nazi!, era el ¡encargado de descubrir a los espías!. Su historia permeneció discreta hasta que se filmó “Operación Valkiria” con el dianético Tom Cruise haciendo el papel principal y el homenaje a los muchos hebreos infiltrados en el Estado Mayor Nazi…

“La última logia masónica de Alemania es mi Estado Mayor” declaró Hitler antes de su muerte…

También se sabe de los mariscales Von Manstein, Von Rubenstein, el mismísimo Alfred Rosenberg -principal ideólogo del nazismo racista que introdujo la jerga xenofóbica para atemorizar a los pueblos no arios-…

También está el embajador alemán en Tokio, el cripto-hebreo Richard Sorge, quien impulsó a los japoneses a servir involuntariamente de cebo para atraer a los EEUU a la guerra, en lugar de atacar a la vulnerable URSS por oriente, como habían acordado con Hitler.

Existe además un cursioso documental que levantó muchos comentarios de los “Hermanos Mayores”: “LOS SOLDADOS JUDIOS DE HITLER” http://www.youtube.com/watch?v=cGdHTvKDWxg

Hay muchísimos más casos, están el del Estado Mayor a cargo de Walter Schelenberg, Rudolf Roessler, Beck, de Oster, Leiba Domb, además esta Ilse Stöme, del Servicio de información de Asuntos Extranjeros; la condesa Erika Von Buckdorf que “trabajaba” en el Ministerio de Trabajo, el coronel de la Luftwaffe Erwin Gras y Horts Helmann, que operaba en la oficina de claves del contraespionaje (¿Se dan cuenta de lo que significa?) También añadiré a la bailarina Olga Schottmüller y la vidente Anna Krause.

Algunos datos aparecen en el libro: La orquesta Roja, de Perrault, en su parte: La guerra se ganó en Suiza.

Azul:

Estimado Logan:
Muy buena tu explicación. Hay mucho cerebro lavado por aquí. En España quizá por su ubicación geográfica la demonización del nacionalsocialismo ha sido mayor y los escribas de la mistificación han echo horas extras. La masonería, el Mossad y el Opus Dei han trabajado fuertemente para ello. Y también cierto servilismo aposentador del rico turismo judío.

Ahora, al borde de la escisión territorial, con la democracia, la inmigración, la droga, el aborto y el putimonio se disfrutan las delicias que los triunfadores en la Segunda Guerra Mundial han regalado al orbe.

Realmente suponer al criptojudío Ratsinger como nazi es una injuria gratuita a los nazis, totalmente inmerecida además.

expulsión de los feos!, Millán Astray y …otros temas…

25 enero 2010

Durante los años cuarenta (del siglo XX) hubo en España una canción popular y jocosa que se atrevía a decir verdades que hoy serían “políticamente incorrectas”:  Tenía un estribillo tal como “¡Que se mueran los feos!”

Desear tal cosa hoy nadie se atreve a proponer.., pero en un blog llamado teleprensa, Javier Salvador escribe con estilo castizo y campechano lo siguiente:

Vamos a no empadronar inmigrantes. Todos fuera, porque son cuatro millones los que han entrado y en España hay cuatro millones de parados. Si los mandamos a casa y las matemáticas no fallan, recuperamos el pleno empleo. Así de fácil.
Así no tendremos consulados, mezquitas ni ninguna de esas cosas tan molestas que han venido con ellos porque, además, muy pocos hablan español y los que lo hacen, lo hacen muy mal. Pero cuando digo todos, digo todos: moros, chinos, paquistaníes, argelinos, colombianos, venezolanos, filipinos y demás. A los ingleses, alemanes y otros hermanos europeos los dejamos aquí porque son blancos de piel y les gusta la cerveza tanto como a nosotros. Esos son los chachis. Y bueno, ni que decir tiene que las rusas, lituanas y todas esas caritas de ángel de los países del Este también las dejamos entrar sin problemas, porque son guapísimas y tampoco estorban tanto. Pero si vienen sin parejas mejor ¿solteras gusta más verdad?
Bien, pues ya están todos fuera.
Y para que no entren más a los aspirantes les sometemos a un examen de patriotismo y quien no sepa quién era Millán-Astray no tiene derecho a pisar suelo español. Así mejor, con la puerta bien cerradita, ni corrientes ni contrastes.

(…/…)”

—-

…Y …parece que un signo de españolidad es el fundador de la Legión, Don José Millán-Astray,  y que quizás por esa razón su estatua conmemorativa ha sido expulsada  de su ciudad natal… “A Coruña”, es decir  La Coruña, que significa La Coronna o cabeza de la Peninsula Ibérica. Tomamos la siguiente información de nuevatribuna:

NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C. 22.01.2010

Eran las siete de la mañana cuando varios operarios del ayuntamiento comenzaron los trabajos previos para la retirada definitiva de la estatua del General José Millán-Astray, fundador de la Legión y promotor del levantamiento franquista que bajo el grito ¡viva la muerte! derrocó al gobierno democrático de la II República.

La orden partió del gobierno municipal (PSOE y BNG) en aplicación de la Ley de Memoria Histórica frente al rechazo del PP y de la hija de Millán-Astray que hace un mes interpuso un recurso contra la decisión del consistorio.

Peregrina Millán-Astray Gasset sostiene que la estatua de su padre situada en la plaza que lleva su nombre “ni exalta la sublevación militar, ni la Guerra Civil, ni la represión de la dictadura de Francisco Franco” y que la razón por la que fue levantada en 1970, fue exclusivamente la creación de la Legión, como consta en la placa”.

...Y mientras en Galicia se elimina un monumento a un hijo de La Coruña, el general Millán-Astray, se produce una manifestación con quema de bandera rojigualda y exhibición de la bandera gallega “independentista”, es decir, con estrella  roja de cinco puntas…: varios miles de personas se manifestaron en Santiago de Compostela contra el decreto de enseñanza impulsado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. La organización de la protesta, corrió a cargo de por la plataforma «Queremos Galego» y fue arropada por la cúpula del BNG,sindicatos secesionistas y altos cargos del PSOE gallego.



Nota de IRANIA: Las dos fotografías que hacen referencia a Galicia han sido tomadas del diario digital www.elnuevoalcazar.es.

—Finalmente es un hecho muy significativo el servil respeto que muchos diplomáticos, gobernantes, etc., de Europa y de “America” (recordemos las reverencias de Mr. Obama ante el rey de Arabia)… Aunque en el caso del prersidente USA habría la justificación de su educación islámica… También causa vergüenza ajena ver como gentes que se dicen cristianas entran con más recato en una mezquita (pues se descalzan…) que en una iglesia…  cristiana…  y esto parece otro de los logros del “ecumenismo” del Concilio Vaticano II, más que de la “Alianza de Civilizaciones”… En el caso que ilustra la fotografía de abajo, tomada de la revista “Hola”, hay que pensar que  se impuso el protocolo de cumplir con ” las preceptivas tradiciones”, pues la expresión del rostro parece expresar cierto enojo por dicha imposición…

descubriendo webs católicas: IOTA UNUM

10 enero 2010

Hay, por lo menos, un centenar de blogs católicos, tradicionales, católicos y además escritos en lengua hispana. Uno, elegido al azar, es Iota Unum, que se autodefine como blog antimodernista y antisistema.

Por su interés, reproducimos parcialmente un artículo cualquiera, pero elegido precisamente porque no es de temática religiosa. Se titula “El fraude de los tres poderes”, publicado con fecha de 2 de Septiembre de 2009.

Todos conocemos la leyenda negra creada por las plumas conservadoras y burgués-capitalistas-caciquiles y por sus correlatos demagogos de izquierda acerca de la Cristiandad.

Todos ellos, embriagados  de dialéctica hegeliana y envenenados por diversas ideologías, no cejan en su empeño de calumniar y mentir acerca de lo injusta, inmovilista, explotadora, tiránica que fue la Cristiandad político-social hasta la revolución y la moderna aparición del Estado, mal llamado “de derecho”.

Ahora bien, cualquiera que se acerque sin prejuicios a las fuentes constatará, sin gran esfuerzo, que desde que el Cristianismo tomó en la Antigüedad Tardía las riendas de la sociedad y especialmente una vez que hubo conseguido la conversión de todos a la verdadera religión en cada territorio, entonces fue instituyéndose de forma eficaz el Régimen de Cristiandad; esto es: según la caridad y justicia cristianas y según el libre albedrío y no según el “libre examen” que después introducirá ese monje maldito que fue Martín Lutero y sobre el cual se sustentará después el liberalismo en todas sus formas.

La Sociedad Cristiana se basará, simplemente, en aplicar a la experiencia las leyes naturales y la Tradición recibida de los antepasados (de tradere, entregar): no en ideologías ni en imposiciones hechas desde arriba por parte de un grupo de visionarios y de una ficción política como es actualmente el “Estado”.
La demagógica clase política, con sus firmes apoyos financieros y propagandísticos, adormila a una sociedad anestesiada y aburguesada por los vicios y vanos placeres

La demagógica clase política, con sus firmes apoyos financieros y propagandísticos, adormila a una sociedad anestesiada y aburguesada por los vicios y vanos placeres

Aquellos felices tiempos nada tenían que ver —como decimos— con las leyendas negras inventadas por diversos elementos de las clases acomodadas que fueron quienes inventaron el Estado Moderno.

El Estado Moderno y su democracia crearon una nueva casta, la “clase política”, que con su aparato propagandístico y sus apoyos financieros adormila a una sociedad colmada de numerosas comodidades y placeres efímeros que intentan camuflar cómo todos esos “individuos” viven, en realidad, arrollados por la burocracia y por el afán de regularlo todo, ¡y que persigue al disidente con una feroz policía!; y todos se asfixian con unos terribles impuestos ante los cuales sólo es posible bajar la cabeza.
La sangrienta Revolución fue la responsable de la aparición del Estado

La sangrienta Revolución fue la responsable de la aparición del Estado y de la absorción de la soberanía social por parte de la soberanía política

En cambio, los tiempos en que regía la Ciudad de Dios, eran tiempos en que la soberanía se hallaba verdaderamente dividida, y no dividida artificialmente como ahora mediante un Estado opresor con un gran aparato propagandístico. Desde Aristóteles hasta la Segunda Escolástica, pasando por San Juan Crisóstomo o por Santo Tomás de Aquino, se tuvo bien claro que:

1)      En la soberanía es preciso distinguir entre un poder social y un poder político. Ambos se limitan entre sí y ambos, a su vez, se hallan limitados por la Tradición y por la Ley Natural.

2)      El poder central no tiene ningún derecho de supremacía sobre la sociedad.

En cambio, la Revolución creó el Estado, cuya aparición supuso el cumplimiento de unas expectativas francamente totalitarias (que presumen de ser antiabsolutistas y antitotalitarias cuando en realidad son todo lo contrario) previstas por Marsilio de Padua, Hobbes, Bodino o Rousseau, que tienen sus antecedentes en los engaños de los antiguos sofistas.
Aquellos procaces visionarios (Bodino, Hobbes, Rousseau y Locke) fueron los responsables teóricos de la aparición del fraudulento sistema totalitario de la Democracia

Aquellos procaces visionarios (Bodino, Hobbes, Rousseau y Locke) son los responsables teóricos de la aparición del fraudulento sistema totalitario y artificial de la Democracia Liberal

Estos visionarios, personas muy pagadas de sí mismas y alejadas de una interpretación realista de la política y fundamentados en constructos “de laboratorio”, quisieron establecer una sola soberanía: la soberanía política del poder central, desvinculada de todo posible poder externo que la limite, absorbiendo radicalmente a la soberanía social y aplastando todo orden natural.

Además, con la Revolución liberal, la política se desvincula de la ley natural y de toda constitución histórica de la sociedad. Así aparece el Estado, que conquista la supremacía absoluta por encima de cualquier otra entidad.

Los teóricos liberales se inventan entonces la ficción de los tres poderes, una ficción inexistente y profundamente totalitaria porque:

1)      Esos tres poderes los acapara esa gran bestia tiránica que es el Estado.

2)      El Estado no tiene en cuenta ninguna limitación: ni ético-moral, ni jurídico-foral, ni jurídico constitucional.

Con los planteamientos defendidos por Bodino, el Estado se hace a sí mismo única fuente del derecho y usurpa el derecho al pueblo. El Estado se convierte en solutus legibus, esto es:

Él mismo crea leyes, él mismo ejecuta esas leyes y él mismo juzga a quienes no cumplen esas leyes.

Pero, ¿acaso los individuos que conforman el cuerpo social son tenidos en cuenta a la hora de crear esas leyes? No.
Resultado del proceso es ese Gran Leviatán, estado totalitario camuflado con la palabrería de libertad e igualdad, pero que aplasta la idiosincrasia e impide a los hombres cubrir sus necesidades particulares

Resultado del proceso es ese “Gran Leviatán”, estado totalitario camuflado con la palabrería de libertad e igualdad, pero que aplasta la idiosincrasia e impide a los hombres cubrir sus necesidades particulares

A diferencia del sistema tradicional, desde entonces ha sido aquí una misma bestia quien ha impuesto a todos unas leyes y quien sigue persiguiendo a quien no las cumple. Apareció así el “Gran Leviatán” de Hobbes, que inventó un imaginario pacto al que todos los individuos llegan, renunciando a su libertad por el temor a una muerte violenta y por su egoísmo utilitarista y creando un “poder común”.

Así, todo y todos quedan sujetos a ese “poder común”: sólo ese poder común de oligarcas podrá legislar y sólo él será quien determine lo justo y lo injusto.

Locke vino a completar esos delirios de Hobbes o Bodino al inventar una nueva ficción: la teoría de la división de poderes.

Ahora bien: tal división es absurda porque, en tales concepciones supremacistas estatistas y esencialmente antinaturales, esos tres poderes están acaparados por el Estado.
La división de trs poderes es utópica e inexistente, pues el Estado arrebata su soberanía a los cuerpos sociales y además acapara los poderes en la misma cúpula burocrática del sistema

La división de tres poderes es utópica e inexistente, pues el Estado arrebata su soberanía a los cuerpos sociales y además acapara los poderes en la misma cúpula burocrática del sistema

Así pues, el Estado arrebata a los cuerpos sociales su soberanía social, la fusiona con la soberanía política y después divide en fragmentos (los supuestos tres poderes) para oponerlos unos a otros; de este modo, un límite que debería estar fuera, lo buscan dentro.

Así que no existen esos tres poderes, sino que son una ficción que intenta esconder una realidad: la Bestia del Estado acaparando todo el poder.

Después apareció Rousseau con su solemne sandez de la “bondad natural del hombre”, redundando en lo anterior y exaltando el Estado y diciendo que la sociedad corrompe al hombre. Ese envanecido tipejo era tan contradictorio que, para encajar sus ficciones en unas nociones erradas y contradictorias de libertad, llegó a defender con su palabrería el absurdo de que el Estado “obligue a cada individuo a ser libre”. Entonces, algo tan vago como la “voluntad general”, erigida en un Estado (artificial, nuevamente y, en la misma línea de sus predecesores), se convierte en fuente de todo derecho, sin tener en cuenta la necesaria autogestión de los distintos individuos, instituciones y cuerpos sociales y aplastando la idiosincrasia y necesidades particulares de todos los hombres, que deben cubrirse para que la sociedad sea verdaderamente libre y justa.
En el Régimen de Cristiandad, TODO PODER se hallaba encerrado dentro de unos límites hacia abajo.

En el Régimen de Cristiandad, TODO PODER se hallaba encerrado dentro de unos límites hacia abajo.

¡Qué diferente de estas falsificaciones modernas es la clásica sociedad cristiana! ¡Y qué realista! ¡Y qué conocimiento tan profundo del hombre y de las fecundas posibilidades de la política y de lo social!

En el Régimen de Cristiandad, la suprema auctoritas implicaba que todo poder (incluso el poder político central) se hallaba encerrado dentro de unos límites hacia abajo.
Eso fue lo que intentaron abolir Rousseau, Hobbes y otros; y la Revolución lo consiguió. Como no podía ser de otro modo, al conseguir esto, lo que consiguieron fue aplastar toda posibilidad de sociedad libre, naturalmente jerarquizada, justa y equitativa.

Los liberales, en efecto, ejecutaron sangrienta y totalitariamente esa revolución antinatural y filosóficamente anticristiana; una vez llevada a cabo tan mortífera revolución, fusionaron todas esas ideologizaciones que idolatran al Estado y las aderezaron con esa funesta invención de la libertad, igualdad y fraternidad, que no son sino un constructo ideológico de palabras vacías enderezado a engañar a los tontos.

Con el liberalismo y el positivismo jurídico que le es inherente, existen unos “poderes” legislativo y ejecutivo acaparados por la tiranía de un gabinete de políticos; y se crea un pretendido ‘poder judicial’ que no es más que  un artefacto artificial de control social, en que la ley, expresión de la voluntad del poder totalitario del Estado liberal, absorbe al Derecho y todo lo puede.

Los límites de esta legalidad soberana no están puestos desde afuera del Estado (principio de subsidiariedad, naturaleza humana, naturaleza de las cosas, ley natural, la espontaneidad de la vida social, etc.), sino desde el Estado mismo, cuyo criterio en definitiva será esa misma soberanía estatal.
Con el Estado liberal, os poderes se ven en manos de las oligarquías de politicastros, siervos del más absoluto positivismo jurídico

Con el Estado liberal, los poderes se ven en manos de las oligarquías de politicastros, siervos del más absoluto positivismo jurídico

¿Hasta cuándo habrá que soportar la vigencia de ese mito de los tres poderes?

¿Cuándo las gentes honradas se pondrán en marcha de verdad para restablecer la necesaria autonomía de la soberanía social respecto de la soberanía política?

¿Cuándo se satisfará la urgente necesidad de reconstruir la sociedad natural, sociedad construida desde su base?

No. La civilización no está por inventar ni la ciudad nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la Civilización Cristiana, es la Ciudad Católica. San Pío X

“No. La civilización no está por inventar ni la “ciudad” nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la Civilización Cristiana, es la Ciudad Católica.” San Pío X

“No, la civilización no está por inventar ni la “ciudad” nueva por edificarse en las nubes. Ha existido y existe; es la civilización cristiana, es la “ciudad” católica. No se trata más que de establecerla y restaurarla sin cesar sobre sus fundamentos naturales y divinos contra los ataques, siempre renovados, de la utopía malsana, de la rebeldía y de la impiedad: Omnia instaurare in Christo”

el mestizaje… como ejemplo a NO seguir

3 enero 2010

No es casualidad que la TV pública de España, el segundo país del mundo en recepción de inmigrantes (después de USA), diera como noticia que el primer niño nacido en España al comenzar el año 2010, fuera hijo de “catalán” y “guineana”.

El tema es sumamente importante. Merece leerse  una información firmada por Cruzado Negro en la yijad en eurabia el  Sábado, 2 Enero, 2010 :

Esta es la sociedad multicultural y políticamente correcta que nos venden: una niña mulata el primer español del año. Lo hemos visto por la televisión y los periódicos hasta el hartazgo. Todo un ejemplo de lo que quieren y desean: Graciela nació en el hospital San Juan de Dios de la ciudad condal, su madre Lucrecia Akeng, guineana, y su padre Rafael Noguer, catalán. (…/…)

…pero más interesantes, si cabe, son los dos  comentarios siguientes, firmados por YSQ  y Joana:

YSQ:
Domingo, 3 Enero, 2010

El problema es que el aspecto racial es de inevitable consideración. Todos hemos pasado por la misma programación y hemos sentido el mismo reparo (grima, desagrado, miedo) a tratar ciertos temas. Sientes que el solo hecho de tratar ciertas cuestiones ya te coloca ‘en una posición desagradable’, pero no es más que el efecto de la programación recibida. A este respecto deberíamos actuar como el marxismo cultural americano (Obama) y no como los libertistas: reconocer que ‘the race matters’ y dejarnos de marear la perdiz. Porque importa y mucho, y además de muchas formas distintas, varias de ellas muy sutiles.

La raza importa biológicamente. Y según pasa el tiempo y se acumulan nuevos estudios sabemos que importa mucho más de lo que pensábamos hace apenas unas décadas o de lo que queríamos reconocer. En los últimos tiempos puedo decir que me he ‘machacado’ con lecturas científicas sobre el asunto, provenientes de ambas trincheras del debate, y no me quedan muchas dudas al respecto. La antropología marxista está prácticamente aniquilada, a pesar de que aún dominen muchos departamentos y la sociobiología se impone más y más a pesar de su persecución. Cada estudio epidemiológico, cada antropometría, cada nueva investigación sobre el cociente intelectual, cada investigación genética, le ponen un nuevo clavo en la tapa al ataúd de Boas, Montagu, Mead y los suyos. Cuando sabemos, por ejemplo, que las diferencias entre las razas humanas son superiores a las existentes entre perros o gatos, seguir sosteniendo que éstas ‘no existen’ o ‘no importan’ a base de falacias lógicas es pura superstición igualitarista.

Importa sociológicamente porque importa psicológicamente. El cerebro humano está preparado para reconocer las diferencias raciales y subraciales desde los seis meses de edad (!). El aspecto propio, el de los demás y las reacciones que estos provocan son esenciales en la formación de la identidad propia y en la socialización a lo largo de la vida. El aspecto físico delata hasta cierto punto ante uno mismo y ante los demás los propios orígenes. Eso influencia de forma inevitable la relación que cada cual establece con aquellos que le rodean, pero no sólo eso, sino también con quienes le han precedido. Cuando un español contempla los cuadros del Siglo de Oro reconoce de forma inmediata (y hoy sabemos que eso es una capacidad innata) que aquellos a los que contempla son de una estirpe genética muy cercana. Cuando uno se mira al espejo y ve a un africano tiene necesariamente que negociar alguna clase de arreglo con ese pasado que no es suyo. Ésa es la razón por la que en EEUU se recurre a engrandecer las figuras de aquellos esclavos libertos que participaron anecdóticamente en la llamada Revolución Americana: para intentar que los jóvenes negros sientan aquellos sucesos como algo propio, como algo en lo que participaron esos antepasados que les han legado nada menos que su aspecto.

Por todo lo anterior importa además política y culturalmente: porque cuando se sustituye demográficamente a la población autóctona de un territorio, de raza bien marcada, por poblaciones foráneas, todos los procesos de mestizaje tienden a convertir en irreversible esa sustitución y a negar toda posibilidad de éxito a cualquier movimiento identitario nativo que se oponga al proceso. Sin indígenas no hay reconquista posible. El mestizaje diluye la identidad previa y la sustituye por una nueva, mientras que los individuos mestizos luchan por defender el statu quo dado que es la base de su propia identidad personal y de su derecho a poblar ese territorio. Por esa razón es por la que el mestizaje forzoso ha sido tradicionalmente el arma de destrucción masiva preferida en todas las guerras intertribales, interétnicas o de colonización. Hoy mismo podemos ver su utilización por toda África (verbigracia en Sudán): el mestizaje diluye el sentido de una identidad diferenciada en los colonizados, disminuye su número reduciendo su tasa reproductora y simultáneamente aumenta los apoyos de los nuevos pobladores. ‘Los hijos de español y de india nos apoyan a nosotros’, constataron con cierta sorpresa los primeros conquistadores españoles en América.

Sobre todas estas cuestiones se podría escribir perfectamente una pequeña enciclopedia, así que no es cuestión de alargarse innecesariamente en un comentario. Pero si me gustaría añadir algo: según datos de la propia ONU (nada sospechosa de ser precisamente muy sensible ante los problemas de los europeos) resulta que para 2060 los caucásicos europeos o europoides (vulgo ‘blancos’) van a ser menos del 9% de la población mundial y con una pirámide de edades prácticamente invertida. Es decir: que estarán en vías de extinción, literalmente. Siendo esto así afirmar que nuestra actitud ante el mestizaje masivo debe ser ‘neutra’ suena a chiste malo o a broma cruel. En este contexto histórico, marcado por la implosión demográfica y la invasión migratoria, el mestizaje es el principal acelerador de nuestra destrucción. Es un mal objetivo. Un gran mal. Un suicidio colectivo. Y hay que denunciarlo como tal por mucho reparo que eso nos dé (a mí el primero). Porque lo contrario equivale a afirmar que la extinción de la raza blanca es irrelevante: un racismo con el que no se atreven ni los Nuevos Panteras Negras.

Joana:
Domingo, 3 Enero, 2010

Tu comentario habría que imprimirlo y repartírselo a la gente por la calle.
Es sumamente cierto lo que dices.
A mí hace tiempo que estos temas no me dan reparo tratarlos. Todos aquí y en mi entorno saben que soy racista. Porque la raza es lo más importante que tenemos. Nuestra herencia genética, nuestra pertenencia a un grupo humano es lo más importante.
Lo demás se soluciona: las casas se reconstruyen, la economía se levanta, los invasores se hechan, la cultura se protege…. ¡ah! para hacer las dos últimas cosas la raza tiene que mantenerse. Si los blancos se mestizan, Europa desaparecerá.
Desde que mis hijos eran bebés les he ido inculcando el orgullo de su raza, el orgullo de su herencia, el deber de proteger la herencia de miles de generaciones que llevan en su sangre.
Porque desde siempre yo he pensado como pienso, ni el comunismo ni el marxismo ni el castrismo ni nada ha podido hacerma cambiar de opinión. Y como viví en Cuba conocí a muchos negros. Pues precisamente por eso. No son como nosotros, son una raza aparte, y mezclarse con ellos es la destrucción de nuestra raza y nuestra civilización (que al final es lo mismo).


A %d blogueros les gusta esto: