la maniobra del cardenal Bertone…

by

tarcisio_bertone1williamson-missa-y-gas-camaras1

 

 

 

 

 

 

 

 

  Panorama Católico publica, con comentarios, la nota de la Secretaria de Estado del Vaticano, cuyo titular es el cardenal Tarcisio Bertone y  que, al parecer da respuesta a las presiones internacionales y del Rabinato de Jerusalem sobre Benedicto XVI para que  se obligue al  obispo Williamson  a retractarse de sus declaraciones en relación a las consabidas “cámaras de gas”.

Esta es la traducción del italiano (*) de la citada nota:

Ante las reacciones suscitadas por el reciente Decreto de la Congregación para los Obispos, con el que se levanta la excomunión a los cuatro Obispos de la Fraternidad de San Pío X, y en relación a las declaraciones negacionistas o reduccionistas de la Shoah por parte del Obispo Williamson de la misma Fraternidad, se considera oportuno considerar algunos aspectos de la situación.

[Es decir, se admite que es una respuesta a “reacciones” {¿

del rabinato sin mencionarlo?} sin aclarar de quien y por qué razón estas son atendibles. Además se vuelve sobre el tema del “negacionismo de la Shoa”, es decir, los dichos imputados a uno de los cuatro obispos exonerados de pena canónica, aunque aplica las consecuencias a todos ellos sin distinción.]

 

 1. Remisión de la excomunión

Como ya se ha publicado con anterioridad, el Decreto de la Congregación para los Obispos, con fecha de 21 de enero de 2009, ha sido un acto con el que el Santo Padre fue benignamente al encuentro de reiterados pedidos por parte del Superior General de la Fraternidad de San Pío X.

Su Santidad ha querido quitar un impedimento que afectaba la apertura de una puerta al diálogo. Él ahora espera que una igual disponibilidad sea expresada por los cuatro Obispos en total adhesión a la doctrina y a la disciplina de la Iglesia.

La gravísima pena de la excomunión latae sententiae, en la que dichos Obispos incurrieron el 30 de junio de 1988, declarada luego formalmente el 1º de julio del mismo año, era una consecuencia de su ordenación ilegítima por parte de Monsenor Marcel Lefebvre.

El levantamiento de la excomunión ha liberado a los cuatro Obispos de una pena canónica gravísima pero no ha cambiado la situación jurídica de la Fraternidad de San Pío X que, al momento actual, no goza de ningún reconocimiento canónico en la Iglesia Católica. También los cuatro Obispos, si bien absueltos de la excomunión, no tienen una función canónica en la Iglesia y no ejercen lícitamente un ministerio en ella.

[Se sabía que el levantamiento de las excomuniones no significaba la regularización canónica de la FSSPX, la cual supone un tema de gran complejidad jurídica y política. Tampoco era pretensión de los obispos de la FSSPX dicha regularización, como lo han repetido reiteradamente. Se buscaba la recreación de un clima de confianza para llevar adelante encuentros de discusión sobre temas teológicos introducidos por el C.V.II en los que la FSSPX manifiesta reservas.]

2. Tradición, doctrina y Concilio Vaticano II

Para un futuro reconocimiento de la Fraternidad de San Pío X es una condición indispensable el pleno reconocimiento del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y del mismo Benedicto XVI.

Como ya se ha afirmado en el Decreto del 21 de enero de 2009, la Santa Sede no dejará de profundizar con los interesados, en los modos juzgados oportunos, las cuestiones que aún permanecen abiertas para poder alcanzar una plena y satisfactoria solución de los problemas que han dado origen a esta dolorosa fractura.

Se pide “el pleno reconocimiento del Concilio Vaticano II y del Magisterio…” etc. bajo las condiciones del decreto del 21 de enero, afirmando que “, la Santa Sede no dejará de profundizar con los interesados, en los modos juzgados oportunos, las cuestiones que aún permanecen abiertas para poder alcanzar una plena y satisfactoria solución de los problemas que han dado origen a esta dolorosa fractura”. [

Lo cual supone anteponer el carro al caballo, anticipando ya a qué conclusiones deberán llegar dichas conversaciones. Es un absurdo de todo diálogo partir de las conclusiones antes de las discusiones.]

 

 Las posiciones de Mons. Williamson sobre la Shoah son absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre, como Él mismo ha remarcado el 28 de enero pasado cuando, refiriéndose a aquel feroz genocidio, reiteró su plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos destinatarios de la Primera Alianza y afirmó que la memoria de aquel terrible genocidio debe inducir a “la humanidad a reflexionar sobre el imprevisible poder del mal cuando conquista el corazón del hombre”, añadiendo que la Shoah es “para todos advertencia contra el olvido, la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo ser humano es violencia contra todos”.

[El Santo Padre manifestó su adhesión a la teoría de la Shoá, Una opinión privada tan discutible como la de Mons. Williamson, puesto que su competencia como Doctor de la Iglesia, aunque sea el Doctor Supremo, no alcanza los temas que no son de Fe y/o moral. La parte de moral que el tema involucra ya está clarificada a partir del 5º mandamiento de la Ley Divina, no matar. Y respecto a otros temas, tanto históricos como técnicos, ninguno de los dos tiene autoridad por su mera condición de obispos. Sigue siendo un tema secular y discutible.]

El Obispo Williamson, para una admisión a funciones episcopales en la Iglesia, deberá también tomar distancia en un modo absolutamente inequívoco de sus posiciones sobre la Shoah, no conocidas por el Santo Padre al momento del levantamiento de la excomunión.

 [Es decir, para que Mons. Williamson pueda tener funciones episcopales regulares deberá aceptar que el número de judíos muertos en los campos de concentración alemanes fue de 6.000.000 exactamente, ni uno más ni uno menos. Y que además todos fueron muertos en cámaras de gas.]

Esta frase, si no fuera una trágica gaffe, movería a risa. Lo que afirma la carta de la Secretaría de Estado es una absoluta novedad teológica que por otra parte plantea la exigencia moral de que todos los obispos de mundo realicen un compromiso similar, sin la certeza de que se logre encontrar unanimidad sobre el tema, particularmente entre los obispos polacos.]

El Santo Padre pide el acompañamiento de la oración de todos los fieles para que el Señor ilumine el camino de la Iglesia. Que aumente el compromiso de los Pastores y de todos los fieles en apoyo de la delicada y pesada misión del Sucesor del Apóstol Pedro como “custodio de la unidad” en la Iglesia.

Desde el Vaticano, 4 de febrero de 2009.

[Naturalmente corresponde acompañar al Santo Padre con nuestras oraciones, por él así como por todos los pastores. Y en dicho acompañamiento debería hacer punta el propio Cardenal Bertone, absteniéndose exponer al Pontífice a las consecuencias de un documento tan absurdo. Pues no sólo frena su trabajo por la unidad de los cristianos, sino que desacredita la seriedad de su ministerio más importante.

Además, proporciona a la FSSPX la salida perfecta de la mesa de conversación, pues se han cambiado las condiciones pactadas y se ha roto nuevamente la confianza, confirmando que “con Roma no se puede hablar”.]

 

  3. Declaraciones sobre la Shoah(*): radiocristiandad publica hoy dia 4 de enero el texto original italiano de la citada Nota

Las posiciones de Mons. Williamson sobre la Shoah son absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre, como Él mismo ha remarcado el 28 de enero pasado cuando, refiriéndose a aquel feroz genocidio, reiteró su plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos destinatarios de la Primera Alianza y afirmó que la memoria de aquel terrible genocidio debe inducir a “la humanidad a reflexionar sobre el imprevisible poder del mal cuando conquista el corazón del hombre”, añadiendo que la Shoah es “para todos advertencia contra el olvido, la negación o el reduccionismo, porque la violencia hecha contra un solo ser humano es violencia contra todos”.

[El Santo Padre manifestó su adhesión a la teoría de la Shoá, Una opinión privada tan discutible como la de Mons. Williamson, puesto que su competencia como Doctor de la Iglesia, aunque sea el Doctor Supremo, no alcanza los temas que no son de Fe y/o moral. La parte de moral que el tema involucra ya está clarificada a partir del 5º mandamiento de la Ley Divina, no matar. Y respecto a otros temas, tanto históricos como técnicos, ninguno de los dos tiene autoridad por su mera condición de obispos. Sigue siendo un tema secular y discutible.]

El Obispo Williamson, para una admisión a funciones episcopales en la Iglesia, deberá también tomar distancia en un modo absolutamente inequívoco de sus posiciones sobre la Shoah, no conocidas por el Santo Padre al momento del levantamiento de la excomunión.

 

[Es decir, para que Mons. Williamson pueda tener funciones episcopales regulares deberá aceptar que el número de judíos muertos en los campos de concentración alemanes fue de 6.000.000 exactamente, ni uno más ni uno menos. Y que además todos fueron muertos en cámaras de gas.

Esta frase, si no fuera una trágica gaffe, movería a risa. Lo que afirma la carta de la Secretaría de Estado es una absoluta novedad teológica que por otra parte plantea la exigencia moral de que todos los obispos de mundo realicen un compromiso similar, sin la certeza de que se logre encontrar unanimidad sobre el tema, particularmente entre los obispos polacos.]

El Santo Padre pide el acompañamiento de la oración de todos los fieles para que el Señor ilumine el camino de la Iglesia. Que aumente el compromiso de los Pastores y de todos los fieles en apoyo de la delicada y pesada misión del Sucesor del Apóstol Pedro como “custodio de la unidad” en la Iglesia.

Desde el Vaticano, 4 de febrero de 2009.

[Naturalmente corresponde acompañar al Santo Padre con nuestras oraciones, por él así como por todos los pastores. Y en dicho acompañamiento debería hacer punta el propio Cardenal Bertone, absteniéndose exponer al Pontífice a las consecuencias de un documento tan absurdo. Pues no sólo frena su trabajo por la unidad de los cristianos, sino que desacredita la seriedad de su ministerio más importante.

Además, proporciona a la FSSPX la salida perfecta de la mesa de conversación, pues se han cambiado las condiciones pactadas y se ha roto nuevamente la confianza, confirmando que “con Roma no se puede hablar”.]

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “la maniobra del cardenal Bertone…”

  1. Cristián Yáñez Durán Says:

    Bertone se ha desembozado como hereje. sostiene como verdades de Fe las herejías del Concilio Vaticano II y el “magisterio” de los papas anticatólicos conciliares; sin mencionar la burrada de la “Shoa” nuevo dogma sostenido por este marrano que se ha quitado la piel de oveja.
    Cuándo, Señor, suscitarás nuevamente la gloriosa cruz verde con la enseña:

    EXURGE DOMINE ET JUDICA CAUSAM TUAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: