TODOS SOMOS FAMILIA

by

la_alegria_de_una_familia_numerosa_230x1501.jpgfamilia06.jpgUna sociedad que tiene que defenderse a sí misma defendiento la institución familiar de los ataques del Gobierno y de otros poderes interesados en debilitar si no destruir las naciones de etnia europea es una sociedad que tiene ante sí una lucha a muerte para sobrevivir. Quienes han programado el genocidio abortista lo han hecho con la intención de reemplazar a los hijos no nacidos por inmigrantes que en el mejor de los casos son extraños a nuestra idiosincrasia y a la larga una amenaza grave para la salvaguardia  futura de la identidad europea. 

Por su interés reproducimos parte de un artículo publicado en www.elmanifiesto.com:

(…) la familia, institución sin la que ninguna sociedad humana puede sobrevivir. Porque la familia es, antes que ninguna otra cosa, eso: una institución que garantiza la supervivencia de una comunidad.En realidad la cuestión es muy simple. Ninguna sociedad sobrevive si no se reproduce, esto es, si no tiene hijos. El ámbito natural en el que las personas tienen hijos, los crían y guían su crecimiento es la familia; esto es así desde que hay hombres sobre la tierra, y por eso hay un derecho de familia en la vieja Roma, por ejemplo.El concepto de familia, y en su interior el concepto de matrimonio, retratan esa realidad natural, primaria, elemental: una mujer y un hombre establecen un vínculo y tienen unos hijos. Es verdad que a lo largo de la historia han existido tipos muy diversos de familias, diversidad que obedece a razones culturales, sociológicas, económicas, etc. Pero esa diversidad nunca ha discutido el carácter heterosexual por naturaleza del matrimonio y la familia, precisamente porque su fin implícito es la reproducción. Como la constitución de una familia es algo que trasciende el interés individual de los cónyuges, porque hay hijos por medio, conviene establecer condiciones que protejan la solidez del vínculo. De hecho hay países –Rusia o Polonia, por ejemplo- donde el derecho de familia se ha desgajado del derecho civil, para subrayar que su casuística no se reduce a un juego de intereses individuales. Y por eso, porque la familia trasciende el interés individual, las legislaciones suelen imponer un cierto número de limitaciones a su ruptura, es decir, al divorcio.Dado que la familia es una institución con valor en sí misma, a los padres se les reconoce la potestad sobre los hijos, potestad correspondiente al deber de mantenerlos. Por eso es nocivo que los niños sean arrancados de sus hogares, y también por eso se reconoce a los padres el derecho a la educación moral de sus hijos, (…). Eso quiere decir que en materia de formación moral, religiosa, etc., el derecho de los padres prevalece sobre cualquier otro mientras sus hijos son menores de edad.Una sociedad puede sobrevivir perfectamente con un número limitado de parejas homosexuales; también puede sobrevivir perfectamente sin ellas. Por el contrario, ninguna sociedad puede sobrevivir sin un número elevado de familias; si no hay tales, la sociedad caduca por falta de reproducción. Así las cosas, es de sentido común que eso que se llama “normalidad social”, es decir, la idea que una sociedad se hace acerca de cómo debería ser, privilegie el estatuto de la familia. 

Todos podemos estar de acuerdo en respetar a quienes deciden observar una conducta erótica o afectiva de tipo homosexual; ese respeto puede perfectamente incluir la regulación de derechos socioeconómicos en caso de convivencia dependiente. Pero de eso a inventar un “matrimonio homosexual”, y presentarlo como equivalente del heterosexual, hay un trecho demasiado largo. El único resultado de esa operación es que el matrimonio natural deja simplemente de existir como categoría propia. Es interesante recordar que en sociedades antiguas donde la homosexualidad no representaba un excesivo obstáculo moral, como la griega o la romana, a nadie se le ocurrió establecer un “matrimonio homosexual”. Es que la sexualidad de los individuos es una cosa, y la organización de la sociedad es otra muy distinta.

 

Del mismo modo, todos podemos estar de acuerdo en la necesidad de regular las condiciones en las que un vínculo matrimonial pueda disolverse. Tal regulación existe incluso entre quienes consideran (consideramos) que ese vínculo es un sacramento; con más razón deberá existir para quienes lo ven como un contrato civil. En todos los casos, parece juicioso que la legislación se ocupe de resolver situaciones personales que llegan a convertirse en un verdadero infierno. Pero, una vez más, hay un trecho demasiado ancho entre esa regulación y lo que ha hecho el Gobierno ZP con su ley del “divorcio exprés”, que en la práctica significa establecer la posibilidad de romper el matrimonio a las primeras de cambio y a petición de parte. Con un vínculo así fragilizado por el interés individual, el valor del matrimonio se reduce al mínimo, se estimula la irresponsabilidad de los cónyuges y, por supuesto, la familia como institución pierde valor.

Todos estamos de acuerdo, por último, en que el Estado debe hacerse cargo subsidiariamente de la educación de los hijos, y en que la obligación docente del Estado es una buena cosa, aunque sólo sea porque la gran mayoría de las familias no está en condiciones de hacerlo por sí misma. También es razonable que esa educación oficial incluya formación sobre el sistema general de convivencia, las leyes, la urbanidad, etc. Pero de nuevo hay un enorme trecho entre eso y la imposición de “Educacón para la Ciudadanía”, una asignatura obligatoria de carácter ideológico-moral que priva a los padres de un derecho unánimemente reconocido y además lo hace en términos que distan de suscitar un mínimo consenso social. Si a los padres se les niega el derecho a decidir la formación moral de sus hijos, la familia vuelve a ser, una vez más, golpeada.

José Javier Esparza

http://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=1394

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: